De vuelta a los dos dígitos

Por: 
Amilkar Acosta
19 de Julio 2019
compartir
El presidente Iván Duque había dicho durante su campaña que “las empresas están asfixiadas con tanta carga tributaria…debemos bajar impuestos para que puedan generar más y mejor empleo”. Luego el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla sostuvo que el sistema tributario “es muy agresivo con las empresas formales”.

Y fue más allá, diciendo que “tenemos una estructura tributaria que castiga severamente la competitividad, la formalidad, el empleo y el emprendimiento y, por lo tanto, el crecimiento a mediano plazo de la economía. Tenemos que arreglar ese problema”.

 

Y, efectivamente en la reforma tributaria, que disfrazaron de Ley de financiamiento se le bajó el impuesto de renta a las empresas del 34 % al 30 % y, como si esto fuera poco, además de mantenerle las gabelas impositivas otorgadas en reformas anteriores le aprobaron otras más, con un costo fiscal que ronda los $10 billones (¡!). Utilizando la frase del ministro Carrasquilla, “ese problema” lo arreglaron a su manera. Advertimos que ello era un espejismo, que ese alivio tributario se traduciría en mayores utilidades para las empresas, pero no iban a generar más empleo y los resultados que están a la vista.

 

Como es bien sabido el crecimiento del PIB en el primer trimestre estuvo por debajo de las expectativas del gobierno y del Banco de la República. El magro crecimiento alcanzado, de sólo 2.29 %, resulta demasiado débil para estimular la generación de empleo productivo. Según el gerente de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, Camilo Pérez, históricamente se requería de un crecimiento de 2.5 % anual para que el mercado laboral estuviera en equilibrio. Esa era la “cifra mágica”, pero ahora la economía es más exigente, según sus estimaciones sólo un ritmo de crecimiento del PIB del 3 % permitiría estabilizar la tasa de desempleo.

 

Después de 6 años de tasas de desempleo de un solo dígito, en mayo se completaron 6 meses consecutivos en niveles de dos dígitos. En efecto, según el DANE, en mayo de este año la tasa de desempleo se situó en el 10.5 %, 0.8 puntos porcentuales por encima del registro para el mismo mes en 2018 (9.7 %), el más alto desde 2012 cuando alcanzó el 10.7 %, alejándose de la meta que se fijó el presidente Iván Duque en su cónclave reciente con su gabinete en la hacienda presidencial Hato grande, de 7.9 % para el 2022.

 

De las cifras suministradas por el DANE se infiere que en la actualidad están ocupadas 22.16 millones de personas, 290 mil menos que un año atrás, 2.6 millones de desempleados, 191 mil más, y 14.1 millones de inactivos, 596 mil más en mayo de este año con respecto al mismo mes del año pasado. Si sumamos los que perdieron su empleo el último año con los que se sumaron a la población inactiva, en el último año no sólo no se ha generado más empleo, sino que la destrucción neta de empleo alcanza la cifra de 787 mil plazas, lo cual es ¡una barbaridad!

 

www.amylkaracosta.net
Publicado en El Heraldo, 17 julio 2019