El gaucho y la preñez

Por: 
Martín García
10 de Diciembre 2012
compartir
La recorrida era larga, los caballos con rienda floja iban al paso por los potreros. Hay que cabalgar la pampa para entender la noción de horizonte infinito. Don Arturo Corro es un gaucho cabal: nació arriba de un caballo, podría haber sido llanero colombiano, o cowboy en Montana. Como buen criollo, conoce cada vaca, por grande que sea el rodeo, y así íbamos evaluando el estado de las madres con su ternero al pie.
Se iniciaba el período de monta: solo tres meses tenían las vacas para preñarse, de otro modo no es posible obtener un ternero/vaca/año. Cuesta explicar la estacionalidad de la monta cuando se está en el trópico, y los ganaderos dicen tener pasto todo el año. A poco de andar se comprende que la mayor parte de las regiones tienen al menos una época de sequía, y las restricciones son severas, y que en consecuencia la monta continúa es solo una cuestión tradicional y cultural, con buenas razones, pero que no alcanzan a compensar los perjuicios de ese sistema.
 
Claves
¿Porqué estacionar el período de monta?
 
  • Para ajustar la demanda a la oferta forrajera. Una vaca con su cría al pie necesita un 50% más que una destetada, los máximos requerimientos deben coincidir con la mayor producción de pasto y viceversa.
  •  Para poder controlar las enfermedades venéreas. Particularmente la trichomoniásis, y las reproductivas como la brucelosis.
  •  Y lo más importante: Poder manejar el momento del destete, permitiendo que la madre acumule reservas.
Don Corro, el gaucho, está entrenado para calificar a las vacas por su condición corporal (CC), sabe que ¨la preñez entra por las boca”, y que una vaca adulta con cría requiere al menos 45 días post-parto para empezar a ciclar, pero que además tiene que tener una CC mayor de 5 en la escala 1 a 9 (Ver cartilla de CC en www.brangur.org.ar).
 
Normalmente toma nota de la CC una vez por mes sobre un 20% del hato, y de ese modo puede evaluar la evolución, es decir si van recuperando o no estado. Y puede actuar en consecuencia.
 
Conclusiones
 
A veces resulta imposible, pero casi siempre se puede actuar para mejorar la CC, que es una medida de apreciación suficientemente objetiva, y no requiere más que entrenamiento del personal:
 
  •   Clasificando a los animales para asignar los mejores potreros a quienes más lo necesiten
  • Destetes temporarios o amamantamiento restringido (resultados erráticos, aunque de bajo costo), pueden dar resultado si la oferta forrajera es muy buena.
  • Destete precoces (70 a 100 kg) o hiperprecoces a partir de los 50 Kg, siempre y cuando la mejora en la preñez justifique el costo de la alimentación del ternero. De altísimo impacto en el porcentaje de preñez final.
Pero lo mejor y más seguro es actuar el año anterior: destetar temprano asegura la recuperación de las madres. Obviamente habrá que ajustar sistemas de venta, o la alimentación de ese ternero, nada cambia de un día para el otro, también es probable que muchos hagan dos temporadas anuales de monta con excelentes resultados.
Don Corro sabe que si el ternero permanece más de 6 meses con su madre, es casi imposible tener un ternero/vaca/año, por lo que debe planificarse con tiempo y rigor la fecha de destete, si se pretende una cría rentable.