Ganaderos: 2022 será aún mejor

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
23 de Diciembre 2021
compartir
En 2021 el sector ganadero continuó en una senda de crecimiento y optimismo que no registraba desde las épocas boyantes de comercio hacia Venezuela, sin que la decepción que generó el papel de algunas instituciones en la defensa de lo nacional opacara el resultado, pero sí permitió ver un trasfondo en la política pública que para los ganaderos no es entendible.

En 2021 el sector ganadero continuó en una senda de crecimiento y optimismo que no registraba desde las épocas boyantes de comercio hacia Venezuela, sin que la decepción que generó el papel de algunas instituciones en la defensa de lo nacional opacara el resultado, pero sí permitió ver un trasfondo en la política pública que para los ganaderos no es entendible.

 

Hablando específicamente de exportaciones del sector bovino, se estima que el año supere los 415 millones de dólares. Datos oficiales muestran que a octubre 31 ya habíamos alcanzado los 352 millones de dólares. Esta última cifra corresponde a exportaciones de carne y una pequeña proporción de despojos por valor de US$204 millones; a ventas de ganado en pie por la suma de US$123 millones; y a exportaciones de leche y sus derivados de US$24 millones.

 

Es importante destacar que este buen desempeño de la ganadería colombiana no se había visto desde 2012.

 

Tal dinámica ha incidido en un mejor nivel de precios de los novillos en el mercado interno, al menos nominales. Y digo nominal porque el precio real es apenas $300 por kilo superior a lo que se registraba en abril de 2007. Es decir 14 años atrás.

 

Valga la pena precisar que en 2020 y 2021 solo se recuperó lo perdido, pues en 2009 —cuando el precio se desplomó por el cierre del mercado venezolano —, o en 2018 —por la entrada de la aftosa al país —, no recibimos mayor mirada.

 

Respecto al sacrificio bovino, entre enero y octubre de 2021 se registra un crecimiento de 3% frente al mismo periodo de 2020, esperándose para el último bimestre de este año una buena dinámica, pues es un periodo de fiestas y de mayor consumo.

 

Algunos críticos, indican que el sacrificio va bien exclusivamente por los movimientos exportadores de carne, pero vale aclarar que el 94% del beneficio se dirige al mercado interno y solo el 6% a los mercados internacionales.

 

Vamos a cerrar 2021 con una buena noticia y es la expedición de la Resolución 0383 del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Esta norma reglamenta el Sistema Nacional de Identificación, Información y Trazabilidad Animal, la cual permitirá, en la medida que se implemente, la colocación de productos colombianos a mercados de mayor valor. A la fecha contamos con 25 mercados abiertos, el ultimo es el de Arabia. Ganaderos: 2022 será aún mejor ¡Enhorabuena!

 

 

¿Qué pasa en la cadena productiva láctea?

 

En la cadena de valor de la leche la situación es un tanto diferente, pues solo se espera que el precio pagado al productor genere el total de eficiencia de la cadena ¿y el transporte, la transformación, la distribución, la comercialización?

 

Justamente en el tema lechero el acopio registró una contracción de 8% en los diez primeros meses del año producto de que la industria prefirió agotar sus inventarios antes que pagar un mejor precio ante la mejor dinámica de mercado que además incluye el reajuste de 7% decretado en octubre del presente año, ante la exagerada subida en los costos de producción, pero que luego su agremiación trató de vender como una caída de 15% en la producción con el fin de justificar alzas al consumidor.

 

Seguramente, y como es típico en cada fin de año y comienzo del siguiente, la oferta se ajusta a la baja por temas climáticos ¿pero 15 %?

 

En los propósitos de fin de año para 2022, los demás eslabones de la cadena de valor deberían reconocer las ineficiencias propias, corregirlas, y no esperar que exclusivamente el eslabón primario les genere el grueso de competitividad. A hacer la tarea.

 

Vale recordar, además, que en los inventarios existió una proporción de leche en polvo importada de algunas empresas. Al respecto, los diez primeros meses del año sumaron 47.862 toneladas de leche y derivados traídos desde el exterior, un 31% menos del registro del mismo periodo de 2020. Tal reducción de debe fundamentalmente a la tasa de cambio que protegió de una mayor avalancha.

 

Sin embargo, más de 50 mil toneladas importadas, con las que cerrará el año, significan unos 560 millones de litros, casi dos meses de acopio de nuestros ganaderos. De allí la importancia que con la evidencia que el Ministerio de Comercio encontró en su análisis técnico, sobre la salvaguardia solicitada por FEDEGÁN, se hubiera implementado tal medida. Pero no fue así.

 

Al respecto, no solo perdió nuestro sector lechero, sino la credibilidad sobre ya las debilitadas instituciones.

 

2022 será aún mejor.

 

@ojcubillosp