¿Hasta dónde debería subir el precio?

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
12 de Mayo 2022
compartir
Bienvenido de nuevo el mercado para no perder competitividad afuera y ser desplazados por el pollo o por el cerdo adentro.

Bienvenido de nuevo el mercado para no perder competitividad afuera y ser desplazados por el pollo o por el cerdo adentro.

 

Hay situaciones que vale la pena destacar le hayan sucedido a la economía ganadera en los últimos años. La primera, la corrección del precio del novillo gordo que, con el cierre del mercado venezolano en 2009 y los botes de aftosa en 2018, estuvo a la baja o estancado en términos reales hasta febrero de 2020. Importante que haya recuperado su tendencia de mediano y largo plazo. Segundo, la mayor dinámica de inserción en mercados internacionales que se refleja en el volumen exportado y la cantidad de destinos.

 

Sin embargo, y teniendo en cuenta que el precio es el reflejo de lo que ocurre en el mercado, bien vale tener en el radar algunos elementos de interés para evitar daño en la primera o segunda razón que he expuesto.

 

Al respecto, hay que tener en cuenta que el precio del novillo gordo y de la carne está teniendo alzas a nivel mundial, situación que se extiende a todos los alimentos. En ese sentido seguimos siendo de los más competitivos del mundo en cuanto a la cotización del kilo del novillo gordo en pie. No es igual para la carne, en donde la industria frigorífica de otros países es efectivamente más eficiente que la nuestra. En el caso colombiano un solo frigorífico realiza el 92% de las exportaciones de carne. El otro 8% queda en manos de diez frigoríficos.

 

Tal situación se evidencia en las exportaciones de carne y novillos en pie del primer trimestre del año. En el caso de carne y despojos, entre enero y marzo de 2022 se exportaron 10.155 toneladas por valor de US$44,8 millones. En volumen es 26% menor al mismo periodo de 2021 y en valor la baja es de 16%.

 

En el caso de novillos en pie el crecimiento en cabezas es de 60% y en valor de 108%, sumando en el primer trimestre 156 mil cabezas exportadas por US$117 millones. Claro, también se deben considerar las variables de geopolítica y logística del mundo, pero es evidente que hay mayor apetencia por novillos que por carne dados los costos comparados frente a otros países.

 

La pregunta entonces que debemos hacernos como sector es si el alza del precio del novillo gordo empieza a quitarnos espacio en el mercado de la carne. En las exportaciones de carne y despojos se nota pérdida de ritmo, es decir, la respuesta es sí. Pero además vale recordar que de la faena anual el 7% se dirige a mercados internacionales y el 93% para mercado interno.

 

En el mercado doméstico la baja en el sacrificio es de 12% en el primer trimestre, sin duda marcado por el mayor precio de la carne, la clandestinidad, y el daño en el nivel de ingreso monetario. Mientras que en 2013 el ingreso per cápita superaba los US$8 mil, en 2021 no alcanzó los US$6 mil.

 

Así las cosas, ante menor demanda de carne en lo interno e internacional, el mercado tendrá que regular el equilibrio entre oferta y un nuevo ritmo de consumo pues ya empieza a manifestar que el precio no da para estimularlo. Bienvenido de nuevo el mercado para no perder competitividad afuera y ser desplazados por el pollo o por el cerdo adentro.

 

@ojcubillosp