La agricultura se transforma con economía solidaria

Por: 
Maria Helena Latorre
03 de Agosto 2021
compartir
“Nos concentramos en lo que queremos y podemos hacer, sin atender los planes y las aptitudes de otros”: Daniel Kahneman.

“Nos concentramos en lo que queremos y podemos hacer, sin atender los planes y las aptitudes de otros”.

Daniel Kahneman.

 

Daniel Kahneman es psicólogo y recibió en el 2002 el premio Nobel de Economía, aunque hago la claridad de que no es economista. Sus estudios sobre toma de decisiones revolucionaron diversamente las explicaciones del bienestar en las personas y la influencia de los demás en lo nuestro.

 

Una nación próspera se consolida si transforma en bienestar la quejosa desesperación e impotencia de la población de bajos recursos, por eso, concentrarse en el trabajo con los pequeños y medianos agricultores es pensar en nuestro progreso.

 

La economía solidaria es la opción más efectiva para reestructurar la producción y comercialización de los agricultores, porque se enfoca en los humanos y los provee de cooperación, solidaridad y asociatividad, con lo que se repararían socioeconómicamente las comunidades agrícolas.

 

El tema central está en lograr que los productores del campo desaprendan y reaprendan las bondades de esta economía, pues las cooperativas, asociaciones y demás figuras tienen sesgos en su operación, limitando la increíble capacidad de convertir su negocio en el más rentable y generador de riqueza.

 

Son miles las organizaciones de economía solidaria que encontramos en la agricultura. Nuestro tránsito por toda Colombia, con los programas de Procultivos ANDI, nos ha permitido conocerlas, y son muy pocas las que transforman una comunidad pobre en una próspera y sustentable.

 

Lo que comúnmente hemos encontrado son organizaciones solidarias con la aspiración total de las ayudas, de los recursos y de algunos beneficios tributarios, entre otros. Por eso, es imperativo reconocer que las empresas solidarias no son solo para este fin.

 

Según la FAO y la OIT las organizaciones solidarias han demostrado la transformación estructural de la ruralidad, porque han erradicado la pobreza y han mejorado las condiciones de vida en el campo. Por eso, trabajar en los modelos solidarios para facilitar las capacidades de autogestión en la solución de los problemas productivos, organizacionales y del ser humano desarrollarán integralmente las comunidades agrícolas. Definitivamente, esta debe ser la principal conquista, porque recordemos que si a los agricultores les va bien a todos nos irá bien.

 

Procultivos ANDI pronto estará compartiendo su diseño y ejecución del modelo de trabajo con principios solidarios, porque la economía solidaria sí transformará a la agricultura colombiana. Vamos juntos por esa apuesta.