La carne nos hace humanos

Por: 
Felipe Aristizábal Henao
25 de Febrero 2019
compartir
Bajar el consumo de alimento no tiene un impacto significativo en las emisiones del medio ambiente, pero si complicaría la seguridad alimentaria de las naciones.
EE.UU. es una de las sociedades con mayor consumo per cápita de carne, con 100 Kg/persona/año, siendo la de ave el 49 %, la de vacuna 27 % y la de cerdo 23 % (https://avicultura.com, 2018).
 
Un estudio reciente demuestra que incluso si todos los estadounidenses eliminasen todas las proteínas animales de sus dietas, las emisiones de gases de efecto invernadero del país solo se verían reducidas en un irrisorio 2,6 % y esto teniendo en cuenta que la producción ganadera en EE.UU. es típicamente industrial.
 
Colombia tiene un consumo de 67,4 Kg/persona/año, siendo la carne de ave 48,6% de vacuno el 26,8% y la de cerdo el 13,9 % (Vega, 2018); con producciones sin tanto nivel de intensidad, por lo que la disminución de la ingesta de carnes, tendría un impacto inferior en la mitigación de cambio climático.
 
La gente suele creer que contribuye al medio ambiente, disminuyendo el consumo de carne. Nada más lejos de la realidad. Pero siguen conduciendo su automóvil, desperdiciando agua y generando basuras sin remordimiento.
 
Es de tener en cuenta que el consumo de proteínas animales ha sido determinante para el desarrollo humano, Al incorporar la carne a su dieta, los humanos abrieron el camino evolutivo que condujo a las características actuales, entre ellas el desarrollo del cerebro (Esquivada, 2016).
 
Esto es demostrable en hallazgos arqueológicos donde se evidencian que los humanos antes de la agricultura eran más sanos, fuertes y altos (Dieta de los cazadores-recolectores).
 
Tenemos un cerebro más grande y un aparato digestivo más chico que nuestros antecesores y parientes primates más cercanos. El cerebro representa el 2 % del peso corporal y consume 25 % de la energía. Esto no puede ser alimentado solo por vegetales, somos omnívoros por evolución y humanos por el consumo de carne (Ayuso, 2018).
 
Las dietas en base a animales, contienen una alta densidad nutricional (aportan proteínas de alto valor biológico, vitaminas liposolubles, colesterol, grasa como nutriente; no aportan azucares.
 
El consumo de carnes rojas es fundamental, por diversas razones entre ellas: La presencia de hierro (Fe) hemo, que solo se encuentra en la carne, presencia de enzima como la CoQ10, con múltiples beneficios para la salud demostrado de forma sistemática. Adecuada concentración de vitaminas liposolubles (K, A, D, E), (Ayuso, 2018).
 
Eliminar entonces la carne de las dietas humanas, trae un gran riesgo para la salud, y poco contribuye a mitigar el impacto en las emisiones del medio ambiente.
 
Felipe Aristizábal, MVZ. Docente Universidad Autónoma de las Américas- Pereira- Facultad de MVZ Esp, MSc
CONSULTA PECUARIA
INSTAGRAM: @aristimvz_consultapecuaria
FACEBOOK: @aristimvz