No al mercado ilegal de agro insumos

Por: 
Maria Helena Latorre
06 de Abril 2021
compartir
Cuando hablamos de contrabando y falsificación solemos pensar en bienes como licores, cigarrillos, prendas de vestir e incluso medicamentos. Y aunque sin duda estos sectores han sufrido desde hace años este par de flagelos, no podemos olvidar que ambas prácticas nefastas también azotan a otras industrias en nuestro país.

Cuando hablamos de contrabando y falsificación solemos pensar en bienes como licores, cigarrillos, prendas de vestir e incluso medicamentos. Y aunque sin duda estos sectores han sufrido desde hace años este par de flagelos, no podemos olvidar que ambas prácticas nefastas también azotan a otras industrias en nuestro país.

 

Una de estas es la de los agro insumos, en específico, los productos para la protección y nutrición de cultivos. Desde Procultivos ANDI estamos liderando los esfuerzos para conocer mejor este flagelo y así poder atacarlo, tanto con acciones en conjunto con las autoridades, pero sobre todo con la idea de generar conciencia entre todos los actores del campo sobre los daños que producen el contrabando y la falsificación de estos insumos.

 

En ese sentido, la ANDI realizó el primer estudio de caracterización de la adulteración y falsificación en Colombia, un esfuerzo académico que apunta a identificar a los actores que hacen parte de esa maligna cadena y sus formas de actuación.

 

Por supuesto, las conclusiones de este estudio serán expuestas a través de este y otros medios, pero antes de ello quiero aprovechar este espacio para evidenciar el daño que nos hace porque es un mal que nos golpea todos el mercado ilegal de agro insumos.

 

Regresemos al párrafo inicial de esta columna para hacer un símil, que nos permita comprender mejor el daño al que nos expone el contrabando y la falsificación de productos para la protección y nutrición de cultivos.

 

Al igual que con los medicamentos, el uso de productos ilegales representa un alto riesgo para quien los utiliza. Pensemos en un agricultor que, por ahorrarse unos pesos, por desconocimiento o por mala fe de quien le vende los insumos, compra un pesticida ilegal para proteger a su cultivo de alguna plaga o maleza.

 

Imaginemos que el insumo que compró es falsificado y, por lo tanto, no tendrá el efecto deseado en su cultivo. Su cosecha entonces sucumbirá a la plaga o maleza que buscaba erradicar y en caso de que sobreviva, ofrecerá productos de bajísima calidad y con el riesgo de estar infectada por el falso insumo.

 

Además de esa afectación a su cultivo (y por ende a su bolsillo) la salud de este agricultor también estará en riesgo, así como la de cualquier otra persona que haya estado en contacto con el producto falsificado, ya que quienes operan estas estructuras criminales no tienen ningún escrúpulo a la hora de usar productos que sean nocivos para los seres humanos y el medio ambiente.

 

El contrabando y la falsificación de estos insumos, entonces, no solo genera pérdidas económicas para el agricultor y el campo en general, sino que pone en riesgo la salud de las personas y el cuidado del medio ambiente. Efectos nefastos e indeseables que nos llevan a decir, con fuerza y determinación, NO al mercado ilegal de agro insumos. Demos todos juntos esta batalla.