¿O no, o sí?

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
15 de Agosto 2019
compartir
Quedé sorprendido en días recientes con la afirmación de la ONU acerca del esfuerzo que debe hacer el planeta al disminuir el consumo de carnes rojas teniendo en cuenta los efectos ambientales que, según sus observaciones, la ganadería desencadena en el medio ambiente y cambio climático.

Lo que no tiene en cuenta la ONU es que implícitamente también está pidiendo la disminución en el consumo de leche e incluso que compremos menos zapatos o tenis, pues es la ganadería vacuna la mayor proveedora de insumos de las cadenas de valor láctea y de cueros.

 

Como en cualquier actividad económica los impactos ambientales que se desencadenen dependen del manejo responsable que se le dé. Un ejemplo para ser más ilustrativo: ¿existen plantas de energía nuclear en el mundo? Sí. ¿Son malas para el medio ambiente? No, si se manejan responsablemente.

 

En el caso colombiano la ganadería es de pastos, los cuales realizan una inmensa captura de gases efecto invernadero (GEI). Al final, la ganadería entrega un saldo positivo de las mismas emisiones que los bovinos realizan y además compensa lo que otros sectores le quitan al medio ambiente con saldos negativos: industria, turismo, transporte, en fin.

 

El efecto positivo de captura de GEI por parte de la ganadería se multiplica al menos por siete cuando lo utilizado son sistemas silvopastoriles. Sumemos, además, la contribución de estos en la conservación de agua, mejoramiento del paisaje y promoción de la fauna edáfica y silvestre, así como el aporte a la disminución de la temperatura local, por tanto, su aporte a la mitigación del cambio climático.

 

Al contrario, hoy la ONU lo que debería promover es mayor consumo de carne, pero eso sí, de una fuente verde, es decir con origen en ganaderías de pastos o de sistemas silvopastoriles. Tal mensaje es que el Banco Mundial sí ha llevado en Colombia durante la última década al financiar en el país el establecimiento de sistemas silvopastoriles y agroforestales.

 

Mientas que el Banco Mundial promueve ganaderías sostenibles apuntándole a cuidar el medio ambiente sin descuidar la seguridad alimentaria del mundo, la ONU piensa en restringir. A propósito ¿Qué piensa la FAO sobre el consumo de carnes rojas?

 

Por supuesto la FAO promueve el consumo de carne y resalta la importancia de esta en la nutrición y desarrollo humano. Lo que tal vez algunos no entiendan es que la FAO es perteneciente a la ONU. Entonces ¿o no, o sí? al consumo de carne.

 

Por supuesto que sí, dada su importancia en el aporte físico y biológico, que ningún otro alimento puede suministrar. Lo que sí es de entender es que las ganaderías del futuro cercano solo serán las que se encadenen adecuadamente al cuidado ambiental: silvopastoriles.

 

Sea responsable ambientalmente no solo al evaluar las fuentes de lo que come, sino de lo que viste, de lo que usa, del auto que conduce. El tema ambiental, como algunos “expertos” lo quieren hacer ver no termina siempre en que la culpa es de la vaca. No coma cuento, mejor coma carne.