Para tener en cuenta

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
12 de Enero 2022
compartir
Inicia el año con algunas cifras de bastante interés, pero aun sin cerrar los datos correspondientes a 2021. Importante la relacionada con el acopio de leche, que me causó curiosidad por el manejo que ha tenido en las últimas semanas.

Inicia el año con algunas cifras de bastante interés, pero aun sin cerrar los datos correspondientes a 2021. Importante la relacionada con el acopio de leche, que me causó curiosidad por el manejo que ha tenido en las últimas semanas.

 

Recordemos que el mes pasado la industria lechera afirmó que la producción de leche en el país había disminuido 15% en las últimas semanas del año. Luego entre líneas de su siguiente comunicado manifestaba que no era la producción sino el acopio, en referencia a las bajas de 15% en el acopio de septiembre y 14% en el de octubre.

 

Lo que no logré entender es por qué si las cifras de caída de más de 14% eran de acopio, la industria lechera terminó relacionándolo con producción. Cosas que pasan en algún Excel.

 

Pues bueno, las cifras de acopio del mes de noviembre de 2021 indican una baja de 4,1% frente al mismo mes de 2020. En ese sentido me surge la siguiente pregunta ¿si la industria está asemejando acopio con producción, y en el mes de noviembre, mes en el que inician los comunicados de caída de la producción, el acopio cae 4%, entonces el comunicado industrial no debió hablar de 15% sino de 4%?

 

Puede ser tan sublime, pero a su vez tan confuso, y abro comillas, como la clásica respuesta de alguna candidata a miss Colombia por allá en 2018 con el famoso “El hombre se complementa al hombre, mujer con mujer, hombre con hombre y también mujer a hombre, del mismo modo en el sentido contrario”.

 

Sin embargo, tal afirmación de la caída de 15% en la producción de leche, fue la bandera verde para que muchos comercializadores iniciaran, no su agosto, sino su diciembre, especulando con los precios bajo la excusa de la escasez que como noticia circulaba por todos los medios de comunicación nacionales, regionales y locales.

 

Fue una situación similar a la del sector cervecero, en donde por fortuna la Superintendencia de Industria y Comercio – SIC llamó a cuentas a la principal industria cervecera del país para evitar la especulación de precios que ya se registraba con el producto nacional a fines de 2021.

 

Por supuesto reconocemos que hay dificultades con el acceso a materias primas e insumos importados para la producción de leche, que también con toques de especulación incluidos, han desbordado sus precios, y han ralentizado la producción lechera. ¿Pero 15%? Cosas de algún Excel.

 

Pero para tener en cuenta. Es importante que hoy el enfoque de la política pública se dirija a que se puedan producir materias primas dentro del territorio nacional más baratas que las importadas para desligarnos de dificultades como las actuales respecto a crisis de contenedores y crisis de logística, o de la tasa de cambio.

 

Así las cosas, hoy se debe pensar en el reimpulso de la oferta nacional de maíz, necesaria para la industria de balanceados que surte a porcinos, aves, ganado de leche. Claro, el foco del asunto es que los policy-makers establezcan políticas para que sea más barata no solo por efectos de la tasa de cambio con la depreciación del peso, sino también cuando se aprecie nuestra moneda.

 

Pero además que piensen en productos sustitutos, torta de palmiste, semilla de algodón, desecho de fruta, etc. además de proyectos ya comprobados por su alta eficacia productiva en alimentación como son los sistemas silvopastoriles.

 
@ojcubillosp