Parar e ir con calma

Por: 
Mariana Navarro Sanint
17 de Septiembre 2019
compartir
“Stop and slow down”, hace parte del comportamiento de todas las especies.

Cuando el organismo está respondiendo a una situación de estrés, la sangre se concentra en las extremidades y demás órganos necesarios para huir. El sistema digestivo se paraliza o trabaja a una velocidad lenta por falta de irrigación sanguínea, las hormonas reproductivas disminuyen y los actos se tornan agresivos.

 

Esto ocurre en todas las especies, incluida la humana y la bovina.

 

En el momento de pensar en los parámetros reproductivos es indispensable el manejo del estrés para evitar las malas consecuencias del mismo. Así como recomiendan a los humanos hacer pausas para disminuir el nivel de estrés, en nuestras producciones debemos trabajar porque nuestros bovinos estén siempre lo más tranquilos posible.

 

Teniendo presente la buena memoria de los bovinos, si ellos asocian la presencia de los humanos, la entrada al corral, el acceso al agua o a la comida con situaciones difíciles, van a estar permanentemente en situación de huida cuando deben estar tranquilos. Esta es la razón por la que en el bienestar animal se insiste en el manejo no agresivo.

 

Si usted ha observado cómo los animales de caza logran llegar a obtener sus presas, ha notado que les dan pausas y la opción de pensar que aún no los han alcanzado.

 

Así mismo, las decisiones que se toman con calma siempre son más acertadas que las que se toman bajo estrés. Por esta razón, cuando los animales están “ranchados” en no pasar por una puerta no valen los golpes, es mejor darles espacio y dejar que se sientan con la tranquilidad de pensar y ver el espacio por el que necesitamos que pasen. “No le voleé mucho poncho que se tira por el barranco” es una expresión que se utiliza en el campo y tiene mucho de sentido común.

 

Reconociendo que no siempre el ideal es posible, conocer la relación entre estrés y parámetros productivos nos genera una mayor conciencia para que el manejo de los bovinos sea lo mejor posible para su bienestar y por ende el de nuestra empresa ganadera.

 

El bienestar de la empresa se ve afectado por el estrés de sus bovinos; y el bienestar de sus bovinos se ve afectado por el estrés de su equipo de trabajo. Cuando sienta todo muy estresado, y ojalá antes, pare y vaya con calma.

 

 

Mariana Navarro S. MVZ.

Asistencia de manejo en ganadería

[email protected]