Pidámosle a la Virgen

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
19 de Mayo 2022
compartir
Para quienes somos creyentes, católicos y marianos, es conocido que en mayo de 1917 la Santa Virgen hizo la revelación de tres misterios a los pastorcitos de Fátima, en Portugal. Transcurría la Primera Guerra Mundial.

Para quienes somos creyentes, católicos y marianos, es conocido que en mayo de 1917 la Santa Virgen hizo la revelación de tres misterios a los pastorcitos de Fátima, en Portugal. Transcurría la Primera Guerra Mundial.

 

El segundo de los tres misterios incluía la necesidad de establecer la devoción al Inmaculado Corazón de María con el fin de propender por la paz del mundo y por la conversión de Rusia, que con la Revolución Bolchevique del mismo 1917, instauraba el comunismo e iniciaba su expansión por buena parte del mundo.

 

Rusia no se consagró al Inmaculado Corazón y tal cual como lo reveló la Santa Virgen llegaría otra guerra en el papado de Pío XI, en 1939. Era la Segunda Guerra Mundial. Solo fue en 1984 cuando el entonces Papa Juan Pablo II consagró Rusia a la Santa Virgen. Sería él un actor relevante en la geopolítica de la época pues en apenas cinco años caería el muro de Berlín y en siete años la URSS se disolvería.

 

Sin embargo, el comunismo en Latinoamérica mutó a partir del Foro de Sau Paulo, con el fin de continuar su expansión. Cambió de nombre a socialismo del siglo XXI y continuó llevando miseria a Cuba, además de expandirse a Venezuela, en donde en menos de una década y media acabó con su economía, expulsó su sociedad y generó más ruina y pobreza.

 

Pero además ha querido imponerse a como dé lugar. En 2022 Rusia invadió Ucrania irrespetando el derecho internacional y cometiendo crímenes de guerra. En Colombia no nos puede pasar lo del poema alemán “primero vinieron”, y no hice nada, no protesté, guardé silencio.

 

Pues efectivamente ahora vienen por nosotros. Hoy en el país estamos inmersos en las narrativas de lucha de clases ya probadas en Cuba, en Venezuela, que también impusieron en Bogotá en el gobierno de Petro de 2012 a 2015 y que dio como resultado una ciudad atrasada, sucia, sin avance, insegura, hostil.

 

Ahora nos dice este mismo candidato que acabará la producción petrolera, los recursos privados de los fondos de pensiones los repartirá de una forma que ni el mismo entiende, el sistema de seguridad social quedará en manos de las secretarias municipales de salud, terminará las exportaciones de carne y animales en pie, acabará con las corridas de toros, el Banco de la República estará en manos de sindicalistas y delegados territoriales, e incluso el metro de Bogotá quedará en pausa porque al señor nunca le gustó que fuera elevado. Que democratizará. ¿a dónde irán a parar nuestras libertades?

 

Tan malo fue el comunismo que incluso la misma Santa Virgen lo expresó en 1917 al pedir la consagración de Rusia. Por supuesto que el 29 saldremos a votar por la libertad y la democracia, pero también pidámosle a la Virgen para que ilumine a cada ciudadano y le dé sabiduría para no caer en manos de la ruina, la pobreza y la destrucción.