Pobres y desinformados

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
05 de Mayo 2021
compartir
Un país que no se informa, poco analiza y nada lee, abre la puerta para que un proyecto de Ley, como el de la reforma tributaria, sea aprovechado para desinformar y buscar garantizar ciertos intereses políticos.

Un país que no se informa, poco analiza y nada lee, abre la puerta para que un proyecto de Ley, como el de la reforma tributaria, sea aprovechado para desinformar y buscar garantizar ciertos intereses políticos.

 

La información es poder, no solo en el ámbito de los negocios, la economía, la política, incluso la cultura, sino también en el entorno personal. El oportuno acceso a información de calidad permite tomar las mejores decisiones. Ahora bien, no me refiero solo a la capacidad de tener datos y cifras, sino a la de darle análisis suficiente y estratégico para el mejor aprovechamiento. En otras palabras, la adecuada capacidad de pensar.

 

Desafortunadamente en países como los latinoamericanos, con bajas tasas de acceso a internet, con regulares niveles de calidad en educación, y sobre todo con pésimos índices de lectura, terminan tomándose decisiones no basados en la mejor información sino por la influencia de otros: lo que dijo el vecino, el amigo que me contó, incluso las redes sociales que mueven tantas noticias falseadas (fake news).

 

Se encuentra entonces una relación entre pobreza y desinformación: lamentable pero cierto. En el caso de Colombia, ya la semana pasada el DANE reveló como en 2020 la tasa de pobreza monetaria llegó a 42,5% de la población, producto de la crisis sanitaria, los aislamientos y los cierres de comercio que han terminado por aumentar el desempleo y reducir los ingresos de las familias.

 

Claro, pudo ser aún más alta la tasa de pobreza si las políticas públicas no hubieran creado programas gubernamentales como el de Ingreso Solidario para paliar un poco la crisis, especialmente en las comunidades menos favorecidas.

 

Al respecto, y con el fin de evitar mayor deterioro en las condiciones de vida de tales comunidades, el proyecto de reforma tributaria ya retirada tenía dos grandes objetivos. El primero de ellos, contar con recursos permanentes para mantener en el tiempo programas como el de Ingreso Solidario y ayudar a más de 4,7 millones de hogares en situación de vulnerabilidad, además de otros elementos como el de matricula cero para estratos 1,2 y 3 en educación universitaria.

 

El segundo objetivo: el de mantener las cuentas fiscales en orden para garantizar el grado de inversión que al fin y al cabo traduce endeudamiento barato, mirada de inversores internacionales puesta en Colombia para la generación de empleo y el funcionamiento sostenido de los programas sociales.

 

Pero claro, como somos un país que no se informa, poco analiza y nada lee, el Proyecto de Ley de la reforma tributaria fue aprovechado para desinformar y buscar garantizar ciertos intereses políticos.

 

El hecho es que en medio de la pobreza y desinformación y con una estrategia prediseñada y sistemática terminaron dañándose bienes públicos, generando escaladas de violencia e incluso cerrando vías. El resultado es el desabastecimiento de alimentos que se encarecerán, la no entrega de muchas vacunas contra la Covid19, así como de suministros como oxígeno y medicamentos a personas que desafortunadamente morirán.

 

Además, resulta totalmente contradictorio que cuando lo que se buscaba era ayudarle a las personas en mayor vulnerabilidad y pobreza, terminaron los intereses políticos oportunistas pateando tal iniciativa y reclamando que por qué no se les ayuda a tales comunidades. Háganme el favor.

 

En otras palabras, terminará el país aún más empobrecido por no haberse informado. Pobres y desinformados.

 

@ojcubillosp