¿Producción amigable con el medio ambiente?

Por: 
Mariana Navarro Sanint
12 de Febrero 2019
compartir
Por supuesto que la ganadería si.
Todos los días oímos hablar de lo que se debe hacer y no se debe hacer para defender el planeta Tierra. Nuestra pasión y producción es continuamente cuestionada y de nosotros depende que no lo sea, o al menos que estemos seguros de lo que hacemos. Todas las opiniones son respetables, a mi me gusta cuando tienen argumentos.
 
Hay dos temas que salen a flota en muchas conversaciones cotidianas: el daño al medio ambiente y el bienestar animal. Y lo más atacado son las producciones ganaderas.
 
Cuando alguien habla del medio ambiente suelo pensar en la forma como se desarrolla nuestra ganadería, no la de otros países, la nuestra. La ganadería colombiana es de pastoreo y la que se administra bien es cada vez más consiente de la importancia de los árboles y el cuidado de las áreas boscosas, lo que repercute en mayor presencia de flora y fauna. Son áreas en las que producimos leche y carne para el consumo humano.
 
Cuando escucho las soluciones, no las entiendo. ¿Ha visto usted cuántos árboles y cuál es la cantidad de fauna en los cultivos de cereales y leguminosas? No me parece que sean más amigables con el medio ambiente y si creo que tienen mayor uso de agroquímicos y daño al ecosistema.
 
Por otro lado, nuestros bovinos viven en pastoreo. Eso representa mayor bienestar animal, en espacios en los que pueden interactuar como seres gregarios. Las empresas ganaderas de Colombia tienen un alto potencial por ser en pastoreo, y es a lo que están apuntando los países desarrollados. Además, ¿ha visto usted como son las otras producciones pecuarias? La producción pecuaria para alimentos proteicos en la que los individuos tienen mayor bienestar animal es la ganadería.
 
Ya tenemos un planeta con sobre población humana y un sistema que debe hacer algunos cambios para que los daños sean cada vez menores, siempre habrá daños, y hacen parte del ecosistema, aunque los del humano sean mayores. No creo que la solución sea acabar con las producciones agropecuarias que causan daño ambiental porque no existe una forma de reemplazarlas que sea cero dañina.
 
Considero fundamental revisar las prácticas que se realizan en cada producción y procurar trabajar de una forma más amigable con el entorno. Soy partidaria de seguir con nuestras producciones pecuarias, sin sentirnos culpables y haciendo los cambios que tenemos al alcance para causar menor repercusión.
 
Ahora, recuerde, la culpa no es de la vaca, y puede tampoco ser suya si le cuida el entorno para que ella este bien. La ganadería NO es la culpable del daño del planeta.
 
Mariana Navarro Sanint
Médico Veterinario Zootecnista
Universidad Tecnológica de Pereira