Tarea del año para salvar la década

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
20 de Enero 2022
compartir
Es muy importe implementar de manera pronta el sistema de identificación animal, para articular información de vacunación, movilización y trazabilidad, con el fin de tener una lucha efectiva contra la clandestinidad.

Es muy importe implementar de manera pronta el sistema de identificación animal, para articular información de vacunación, movilización y trazabilidad, con el fin de tener una lucha efectiva contra la clandestinidad.

 

Las cifras de sacrificio de bovinos y bufalinos para el mes de noviembre de 2021 registran una caída de 0,7% que en el año corrido acumulan un crecimiento de 2,4%. La baja mensual se explica un poco porque noviembre de 2020 tuvo ya apertura de la economía a pesar de ser el primer año de pandemia. Sin embargo, noviembre de 2021 debió haber tenido un crecimiento real teniendo en cuenta que en 2021 se tuvo apertura total de las actividades económicas.

 

Si bien el año podrá terminar en positivo no se puede desconocer las altas diferencias en el sacrificio formal en los últimos años. Mientras que en 2013 la faena alcanzó 4,1 millones de animales en 2021 llegará a 3,4 millones. Esta baja de 700 mil animales tiene que ver con diferentes variables, pero la principal de ellas el sacrificio clandestino, también originado por diferentes circunstancias.

 

Sin duda ha habido efectos de contrabando de carne como tal desde Venezuela, situación que ha afectado de manera importante las zonas de frontera, quitándole amplio espacio a la oferta formal de carne proveniente de frigoríficos que deben contribuir con todas las cargas de tributos respectivas.

 

Pero la variable que sin duda impactó más en la promoción del sacrificio clandestino tuvo que ver con los efectos del cierre de plantas que no cumplían los estándares sanitarios que se habían estipulado en la norma. La intención fue que al cerrar las plantas que no cumplían, las que sí cumplían, tomaran la oferta de sacrificio que quedaba disponible. Desafortunadamente eso no ocurrió y la mayoría de dicha oferta terminó en la clandestinidad.

 

Efectivamente se generaron efectos colaterales desde de la norma, que aún no se corrigen vistas las cifras de 2021. De allí la importancia de implementar de manera pronta el sistema de identificación animal, con el fin de articular información de vacunación, movilización y trazabilidad, con el fin de tener una lucha efectiva contra la clandestinidad.

 

En la medida que el sacrificio clandestino se mantenga a raya, se eliminará la competencia desleal que aqueja a la industria transformadora, se recaudarán más tributos y contribuciones, y el consumidor gozará de un producto óptimo, pero además se tendrá la oferta real para satisfacer la demanda interna generando menos distorsión en los precios. Con menor distorsión en los precios también mayor consumo.

 

Tampoco se puede olvidar que desde 2021 tenemos libre comercio en carne con Estados Unidos producto del Tratado de Libre Comercio. Si bien la tasa de cambio nos ha brindado protección frente a las importaciones, siendo los cortes premium los que más ingresan al país, 2021 terminará con cerca de 9 mil toneladas ingresadas, que es cerca del 1% de nuestra producción, en donde EEUU participa con cerca del 60%.

 

Implementar el sistema de identificación animal entonces nos debe servir para fortalecer nuestra oferta interna y a su vez combatir oferta importada de carne, que, si bien hoy no es grande, no puede terminar siendo un factor de desequilibrio como ha ocurrido en el sector lechero.

 

Resultará imperativo como principal objetivo del año implementar tal sistema y modernizar nuestras cadenas de valor.

 
@ojcubillosp