Una nueva preocupación lechera

Por: 
Oscar Cubillos Pedraza
28 de Febrero 2018
compartir
Adicional a las problemáticas que ha debido registrar el sector lechero en los últimos años y a la expedición de la Resolución 083 de 2018, que termina afectándolo más que ayudándolo, surge una nueva preocupación que solo depende del Gobierno Nacional que no ocurra: la entrada de Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Singapur a la Alianza Pacífico.
Desde hace unos meses se viene negociando la entrada de Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Singapur a la Alianza Pacífico con el fin de fortalecer dicho bloque económico y comercial. No está mal que otros países quieran ser parte de dicho grupo, sin embargo sí genera preocupación que se pretenda negociar un acuerdo comercial que continúe afectando el ya deteriorado sector lechero colombiano.
 
Y aunque Australia y Nueva Zelanda no son los líderes de la producción lechera, sí lo son en la comercialización y formación de precios en el mundo. Solo basta ver una serie de precios internacionales en dónde se evidencia que son tres los grandes jugadores del mercado lácteo: Europa, Estados Unidos y Oceanía. Típicamente los precios de esta última región han sido los menores.
 
Ya tenemos Tratado de Libre Comercio con Europa (2013) y Estados Unidos (2012), lo que ha hecho que la industria importe permanentemente leche en polvo entera, descremada y lactosueros principalmente (materias primas). Permitir que el sector lechero sea parte de este Tratado de Libre Comercio sería la estocada final para más de 320 mil familias que dependen de la producción de leche en nuestro país.
 
Tan grande es la preocupación de los efectos que causaría en nuestra economía lechera el abrirle la puerta a la oferta de leche de Nueva Zelanda y Australia, que la misma industria procesadora ha estado de acuerdo con los productores en que el sector lácteo sea excluido de la negociación, pues llegarían materias primas y bienes finales más baratos que competirían directamente con la industria local (quesos, mantequillas, derivados lácteos), arruinándola, como ha ocurrido con gran cantidad de ganaderos a razón de las crecientes importaciones.
 
En diciembre pasado productores de leche, cooperativas e industria láctea enviaron al Jefe Negociador Agrícola de este acuerdo comercial, una carta conjunta manifestando el interés que el sector lácteo sea excluido. Ese es el interés de Colombia. La pregunta con lógica respuesta es ¿Cuál es el interés de Australia y Nueva Zelanda? Por supuesto que estos países pretenderán, en el marco de la negociación, que se les otorgue acceso al sector lechero nuestro.
 
La respuesta que hoy no tenemos, es sí el Gobierno Nacional, a través de sus ministerios de Industria, y de Agricultura y Desarrollo Rural, permitirán que para favorecer a otros sectores productivos del país se entregue como moneda de canje al sector lechero colombiano. La experiencia en el TLC con la Unión Europea es un mal antecedente. Esperemos no ocurra lo mismo.