"Hay que dejar que las vacas expresen su potencial", ganadería Tamacara

Por: 
Luis Humberto Caballero R.
08 de Agosto 2017
compartir
tamacara,volumen de producción,leche,tanque,natalidad,ugg,ayrshire,cruces,nucleo puro,CONtexto ganadero
"El propósito de Tamacara es tener un nucleo puro de Ayrshire", Carlos Alberto Pinto Sarmiento. Foto: Ganaderia Tamacara.
Ganadería Tamacara aumentó en 1.983 % la producción de leche en 9 años. Pasó de 13 mil 140 a 273 mil 750 litros de leche al año.
 
Carlos Alberto Pinto Sarmiento es un hombre de 35 años caracterizado por su sencillez e incluso se considera un campesino más, que en el 2008 se inclinó por la ganadería en la que se especializó en la producción de leche cuyo volumen de producción hizo crecer en la ganadería Tamacara en 1.983%.
 
Han pasado 9 años y dice que la administración del negocio es la clave del exito. "Hay que conocer las vacas, observarlas, cuidarlas y darles la oportunidad de mostrar lo mejor de ellas", dijo Pinto. 
 
Considera que el negocio debe basarse en tres aspectos fundamentales: la información, la organización y la inversión de capital.
 
La información en el sentido de recolectar hasta el más mínimo dato del proceso productivo de la ganadería que posteriormente se va a convertir en un indicador que permitirá ver el dinamismo y  la evolución del negocio, o de lo contrario la alarma en algún proceso que permita evitar un sobre costos o pérdida. (Lea: Ganaderos de Antioquia aprenderán a gestionar los datos de sus fincas)
 
Con la información viene luego la administración y el orden, el equilibrio que se debe mantener en la producción y la correción de algún factor que lo necesite.
 
Ya con esos dos aspectos claros la inversión necesaria en capital también es igualmente primordial.
 
Agradece la transferencia de conocimiento promovida por Fedegán durante sus jornadas de capacitación. "El gremio me orientó y mis trabajadores también fueron parte de su transferencia de conocimiento", dijo Pinto.
 
Resaltó la importancia que tiene para él su grupo de trabajo y su familia, para llevar a cabo su gestión. "Una sola sola golondrina no hace verano", agregó Pinto.
 
¿Qué se va a hacer?
 
Saber qué se va a hacer es la pregunta del productor diariamente. Eso le ha permitido aplicar una administración que podría llamarse en tiempo real. 
 
Esta lo ha conducido a lograr una gestión tesonera. 
 
Tamacara existe desde 1926 y Pinto corresponde a la cuarta generación. La familia de su esposa ha generado su sustento de la ganadería bovina desde comienzos del siglo pasado. 
 
La feria ganadera del Socorro cuando tenía 20 años -en 1937- exaltaba la ganaderia Tamacara por su ganado de cría y leche y actualmente que dicha feria tiene 102 años, le ha otorgado premios como: primer puesto en calidad de leche en 2013 y 2014 y segundo puesto en volumen de producción en 2014, 2015 y 2017.  
 
Tamacara se ubica a 3,8 kilómetros de la vía que conduce del Socorro al municipio de Simacota a 1.000 metros sobre el nivel del mar.
 
En esta finca se han criado durante casi cien años razas criollas, cebú, normando y herford. 
 
Pasó a la evolución
 
Al recibir la finca estudiamos qué opción sería la más viable para propiciar el resurgimiento de Tamacara. Luego de hacer varios análisis concluímos que lo mejor era continuar como productora de leche.
 
Al recibir la finca decidimos que la raza Ayrshire se establecia con facilidad en ese clima y en ese ambiente. "Teniamos también holstein cruzada con gyr y siete colores", dijo Pinto. (Lea: ¿Qué es mejor: comprar animales puros o hacerlos?)
 
Comenzaron con 8 vacas y un solo ordeño y se producian 36 litros diarios. Pero poco a poco fue aumentando el hato, mejorando potreros y pastos y siendo más eficientes con la administración de los recursos propios.
 
Fue así como modificó el ordeño al comprar una maquina de 4 puestos y ahora en 2017 con 46 vacas y también 2 ordeños produce 750 litros de leche diarios. Esto en otras palabras quiere decir que pasó de producir 13 mil 140 litros a 273 mil 750 litros de leche al año, lo que significa un aumento de 1.983 %.  
 
"Siempre he tratado de subir el volumen de producción y de mantenerlo", dijo Carlos Pinto.
 
Aumentó su natalidad  
 
El propósito de Tamacara es tener un nucleo puro de Ayrsshire y cruzarlo con cebuinas como el gyr para conservar el volumen actual de producción y aumentarlo.
 
Con esta genética pretende mantener activa la preñez y continuar con la meta de producir una cría al año.
 
A veces sucede que en un año se logra este propósito pero en el siguiente no, por diferentes factores externos, la vaca se enferma y se retrasa, o resulta que se cometió un error al nacer que la enfermó o le causó un retraso en su normal producción.
 
"Generalmente registro 138 días abiertos y cuando sucede algún problema o enfermedad se extienden a más días", replicó Pinto.
 
No obstante Tamacara logró aumentar en 23 puntos su tasa de natalidad al pasar de 55,7 % al 78,9 % entre 2012 y 2017. (Lea: Los ingresos que no se reciben por preñeces tardías)
 
En eso también influye la monta directa o la inseminación. "A veces inseminar resulta óptimo pero otras veces se demora, entonces acudo al toro".
 
En esos casos el ganadero generalmente descarta. Indicó que si una vaca no responde hay que observarla y mirar como se puede mejorar, no descartarla sin darle oportunidad. Para Pinto, un ganadero no debe manejar el tema solo por el lado económico. "Hay que ser paciente y ayudarle a la hembra para que exprese su potencialidad", recalcó. 
 
Para el ganadero del Socorro, Santander, lo ideal es que la vaca dure 10 años o más. Si se descarta es una pérdida pero si se le da la oportunidad, cumple y le da al hato el propósito deseado. "Entre menos vacas tenga que reponer más novillas voy a tener", contó Pinto.
 
Tanque de enfriamiento
 
Pensando en mejorar la calidad de vida de los empleados y asimismo la producción de leche, fue que tomó la decisión de invertir en el mejoramiento de la sala de ordeño. A la que ademas del equipo de 4 puestos, también acondicionó un tanque de enfriamiento con capacidad de 2.000 litros.
 
"Aqunque la luz se va muy seguido, el tanque es el prototipo del costo-beneficio", opinó Pinto. Señaló que tiene un motor a gasolina que le mueve el motor de la ordeñadora. De todas manera ahorra en costos de transporte y paga luz. 
 
Manejo de comida 
 
El manejo de comida es lo más importante. "Es lo que nos da leche, preñeces y deja algo de excedentes", manifestó. 
 
La administración de los potreros lo es igualmente. "Antes se rotaban cada 45 días, después baje a 30 y ahora lo hago en 20 días", indicó Pinto. 
 
"Luego acudí a la fertilización y decidí establecer el volumen por vaca y volumen general. Utilizar más vacas en el mismo espacio", aseveró.
 
¿Qué día deben comer? 
 
Asesorado por un agrónomo y también por un veterinario instauró la medición óptima de la cosecha. "Que día deben comer el pasto las vacas", aseguró.
 
Dijo que las vacas se regulan ellas mismas en lo referente a la comida. Se debe programar la producción de comida durante todo el año. 
 
La ganadería del Socorro -Santander ostenta actualmente una UGG -unidad de gran ganado- de 2,14 por hectárea, lo que según expertos, es un índice sobresaliente. 
 
Aplicó entonces la fertilización mixta, es decir, 2 partes de elementos químicos y una parte de elementos orgánicos, pero luego modificó esta decisión y de 4 toneladas de orgánicos solo había 150 kilos de químicos. "La idea es bloquear los residuos químicos y convivir con el respeto al medio ambiente", replicó.
 
 
Actualmente usa pasto estrella y braquiaria. Tamacara tiene 35 hectáreas y el 85% es silvopastoril. Tiene árboles que combina con cultivos de matarratón y leucaena.
 
Esto lo ha hecho y lo mantiene para darle confor a los animales. Igual para los pastos que los impacta de menor manera durante las temporadas de invierno", aseveró Pinto.
 
"Me ayuda a mantener el equilibrio ya sea en verano o en invierno. Impacta menos", señaló Pinto.
 
Su deseo ha sido siempre hacer lo posible para que su ganaderia sea un negocio sostenible.
 
El futuro es mejorar calidad
 
Dice que su negocio es la venta de leche liquida y la premisa a diario es producir y mejorar la calidad "El futuro está en ofrecer leche cada vez de mejor calidad", insistió el ganadero de Socorro Santander. 
 
Almacenar comida
 
En el tema de almacenar comida es uno de los pocos ganaderos que no manifiestan su complacencia al hacerlo. No es amigo de hacer silos y de conservarlos en almacenaje. "Es plata guardada y con alto riesgo de perderse", opinó Pinto. 
 
"Al guardar comida cualquier circunstancia puede suceder. En el caso de los silos ve dos riesgos: que se presente humedad en los mismos o que de pronto sea invadido por roedores, etc,", añadió Pinto.
 
"Es tener 12 o 15 millones de pesos guardados y con alta posibilidad de perderlos", expresó. 
 
Según Pinto, ahora es fácil conseguir comida. "No es como antes que el ganadero tenia la plata para comprarla pero no la conseguia".
 
Incertidumbre por el precio
 
A pinto le preocupa la incertidumbre que genera siempre el manejo del precio de la leche. También que no haya una entidad de control con credibilidad que apoye al ganadero.
 
Opina que aún así, si a la industria le va bien traspasa algo del beneficio a los ganaderos. "Me preocupa que hoy me pagan el litro a mil pesos y que de un momento a otro me digan que en esta quincena se cayó el precio, pero no explican por qué", advirtió Pinto.
 
"Estamos desprotejidos frente a la industria", puntualizó.
 
Crecer más
 
Los indicadores y el crecimiento que ha logrado no deslumbran a Pinto, pero si le han dado pasión en la ganadería. De ahí que su propósito sea poder crecer más.
 
Pero la incertidumbre por todo lo que pasa en el sector lechero le obligan a ir más despacio. "Si nos aprietan más, las inversiones tendrán que ser más lentas", sentenció Pinto.
 
"Por intermedio del Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suarez, recibimos apoyos institucionales enfocados a la ayuda del ganadero en su parte productiva. Siendo de excelente beneficio para nosotros los productores", concluyó Pinto.