Ganaderos del país siguen afectados por la inseguridad rural

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Marzo 2016
compartir
Robo de ganado en Colombia, robo de bienes a ganaderos en Colombia, secuestro de ganaderos en Colombia, extorsión secuestro de ganaderos en Colombia, atentados secuestro a ganaderos en Colombia
El Sur del Cesar, Casanare y Huila están siendo azotados por una ola de robos, atentados, secuestros y extorsiones. Foto: CONtexto Ganadero.
Robo de ganado y bienes, secuestro, extorsión, son algunos de los flagelos a los que están siendo sometidos a diario los ganaderos de diferentes partes del país. Casos en el sur del Cesar, Casanare y Huila evidencian el panorama de inseguridad en el ellos que están viviendo.
 
La incertidumbre se apoderó de los miembros del sector, quienes manifiestan que los grupos al marguen de la ley y la delincuencia común los tienen azotados, hasta el punto que muchos temen salir a la calle.  
 
Lo que viene sucediendo en el Sur del Cesar
 
Andrés Castilla*, ganadero de la región, aseveró que la seguridad en el sur del departamento es precaria. Expresó que hay mucho desconcierto por parte de los ganaderos porque ellos manifiestan que en Aguachica y Gamarra hay presencia de grupos armados y personas encapuchadas, y que las autoridades no les dan mayores garantías.
 
“Las autoridades aseguran que están haciendo los respectivos controles y que están atentos a cualquier situación, pero no nos dan razón si estas personas armadas que recorren los municipios, que claramente no son locales porque nadie los conoce, son miembros de algún grupo al marguen de la ley, de delincuencia común o de donde salieron”, indicó. (Lea: Panorama de la seguridad en el sector rural durante 2015)
 
En los últimos días se conoció un caso lamentable en el que la víctima fue el reconocido ganadero del Sur del Cesar, Miguel Quintero, quien tras un intento de robo en su finca, fue herido con arma blanca por desconocidos cuando pretendían hurtar el predio de su propiedad ubicado en la vereda La Estación en el municipio de Gamarra.
 
El hecho ocurrió en las horas de la madrugada cuando se disponían a empezar el ordeño, momento en el cual desconocidos irrumpieron en la finca amordazando a los empleados y al ganadero, y en un forcejeo este último resultó lesionado en múltiples ocasiones con un objeto cortopunzante.  
 
En estos momentos el productor se encuentra en delicado estado de salud, en cuidados intensivos, en un centro médico de Bucaramanga, pues las puñaladas afectaron los intestinos y su familia teme por su vida.
 
Este medio mantuvo un diálogo con un miembro de la familia, a quien llamaremos Olivia Pérez*, para proteger su identidad. Ella, quien también es ganadera, relató los angustiantes momentos que vivió Miguel Quintero.
 
Además de eso comentó que lamentablemente sus parientes y su núcleo cercano han vivido desde hace muchos años los vejámenes de la violencia y que muchos de ellos han sido secuestrados. (Lea: Aumentan casos de extorsión y abigeato a finqueros caqueteño)
 
La persona que atacó a Miguel estaba encapuchada y lo quería matar, le lanzaba puñaladas en el rostro, en los brazos y en repetidos ocasiones en el estómago, estas últimas son las que precisamente lo tienen al borde de la muerte. Él les decía que se llevaran todo lo que quisieran pero que no le hicieran daño, pero fue en vano.
 
Cuando culminó el robo, mi familiar alcanzó a llegar al hospital de Aguachica y luego fue trasladado a Bucaramanga por la gravedad de las heridas. Ahora está en cuidados intensivos y como los cortes alcanzaron a dañar los intestinos le dio peritonitis”, narró Pérez.
 
La ganadera coincidió con Castilla y afirmó que la inseguridad se tomó el Sur del Cesar, que los productores literalmente tienen miedo de ir a las fincas o de salir a las calles, por lo que solicitan mayor apoyo, vigilancia y control por parte de las autoridades para poder encontrar los responsables y evitar que estos casos sigan ocurriendo.
 
Pablo Camacho Restrepo*, importante miembro del gremio pecuario de la región, confirmó que los grupos armados que están haciendo presencia en municipios como Aguachica, hacen parte del grupo guerrillero del ELN, pues los han visto con camuflados y con brazaletes con el nombre de la organización, recorriendo las calles.
 
Lo más grave de todo es que no se ve el patrullaje del Ejército, ni de la Policía. Pareciera que fuera orden de arriba para que los dejaran rondar sin problemas por acá. Esas personas tienen una actitud como de posicionamiento en la zona. Cuando hablamos con las autoridades nos dicen de manera extraoficial que no pueden salir porque correrían el riesgo de ser emboscados”, expuso el Camacho. (Lea: La inseguridad se apodera de Arauca y Casanare)
 
La difícil situación de Casanare
 
Santiago Huertas*, miembro del sector ganadero de Paz de Ariporo, señaló que hay hechos que no se han convertido en noticias y que no se han publicado porque la región en la que él se encuentra no es una zona fácil.
 
“En los últimos días han quemado 3 carrotanques, hay rumores que detrás de los hechos está el ELN. Por otro lado, el robo a fincas se sigue presentando, la justicia no ha cambiado, capturan a los delincuentes y al poco tiempo los sueltan. Es como si los ladrones o cuatreros fueran a descansar a la cárcel”, manifestó molesto el ganadero.
 
Agregó que la extorsión es otra de las problemáticas que están viviendo y que además hay un gran miedo por las zonas de distensión que creó el Gobierno. Añadió que espera el proceso de paz se logre, aunque él ve que las negociaciones no pintan nada bien porque si no hay trabajo para los que están en el campo, que se puede esperar que hagan los guerrilleros "que solo sirven para una cosa".
 
Recientemente, se dio a conocer un caso de privación de libertad en la región. La víctima fue Eneas García Fernández, un ganadero de Paz de Ariporo que llevaba 9 días secuestrado. Se presume que el acto fue perpetrado por la delincuencia común. (Lea: Ganaderos de San Vicente del Caguán pagan $36 mil millones en extorsiones)
 
Los captores pedían $300 millones por su rescate, pero gracias a una operación de inteligencia que realizó el CTI, el Gaula del Ejército y la Fuerza Aérea Colombiana, el productor pecuario fue liberado en el sector de Betoyes, en el municipio de Tame en Arauca el pasado miércoles 9 de marzo.
 
En el Huila el panorama luce complicado
 
Serafín Camargo*, ganadero extorsionado del Huila, aseveró que ese delito se viene presentando en todo el país, el problema es que a las víctimas les da miedo hablar. Comentó que él y su familia han sufrido de las desidias de este flagelo, pero aun así no han desistido de la actividad. 
 
Nosotros hemos recibido llamadas extorsivas desde hace muchos años y a mi padre lo secuestraron y lo mataron en 2006. A raíz de mi lamentable experiencia, me he convertido en un líder y otros ganaderos que están sufriendo el mismo problema e incluso por casos de abigeato acuden a mí, en busca de una ayuda. Yo los guío, y les indico qué deben hacer y a qué autoridades deben ir”, indicó Camargo.
 
El ganadero extorsionado, quien pidió reservar su identidad por cuestiones de seguridad, dijo que el pago por las extorsiones en el departamento se realiza anualmente. Expuso a través de un ejemplo que en el caso de que un ganadero cuente con un hato de 500 reses, debe pagar en promedio cerca de $2 millones 500 mil.
 
Los ganaderos de todas partes del país solicitan a las autoridades correspondientes que intensifiquen los operativos y el seguimiento a estos delincuentes, bandas y grupos, pues ya están cansados de vivir en medio de la incertidumbre y la violencia. (Lea: Continúan extorsiones de las Farc a ganaderos del Huila)
 
Si usted es víctima de extorsión y/o abigeo, puede denunciar con total reserva a través de los correos electrónicos: antiabigeo@fedegan.org.co y antiextorsion@fedegan.org.co.