7 razones para optar por la leche deslactosada

18 de Agosto 2015
compartir
Últimamente muchas personas están dejando de llevar a sus hogares la tradicional leche entera para comprar la deslactosada, pero ¿a qué se debe esto?
 
En iMujer nos pusimos a investigar y descubrimos que este tipo de bebida es muy recomendada no solo por los nutrientes que posee, sino también por el proceso que se lleva a cabo para realizarla.
 
Si quieres saber por qué las personas ahora prefieren la leche deslactosada o incluso por qué tú mismo la consumes, aquí te explicamos los detalles.
 
1. La puede tomar cualquier persona, en especial quienes son intolerantes a la lactosa.
 
Es un gran mito decir que la leche deslactosada es solo para quienes son intolerantes a la lactosa, pues, según la Revista del Consumidor, en un estudio publicado por el Laboratorio Profeco de México, este tipo de leche es tan nutritiva como la tradicional, la única diferencia es que se le agrega un ingrediente que quita la intolerancia y que sabe más dulce por su proceso de elaboración, es decir, ¡todos la podemos consumir!
 
Ahora bien, ¿qué es la intolerancia a la lactosa? ¡Sencillo!, es cuando el organismo de algunas personas no asimila la lactosa, que es el azúcar que tiene la leche, debido a que estos individuos no producen lactasa, una enzima que está en los intestinos y cuya función es absorber los nutrientes de la leche.
 
Por esta razón, a la leche deslactosada se le agrega este elemento (la lactasa) para evitar que quienes sean intolerantes tengan síntomas como los gases, dolores estomacales, colon irritable o inflamación de la barriga, entre otros.
 
2. Ayuda a bajar de peso.
 
Debido a que en el proceso de elaboración la leche deslactosada pierde la mayor parte de sus grasas, se convierte en una muy buena alternativa porque ayuda a bajar de peso.
 
Además, este tipo de alimentos también contribuye a reducir la barriga, pues nuestro organismo la asimilará muy bien porque hay una mínima cantidad de grasa.
 
3. Sus nutrientes, en especial el calcio, contribuyen al fortalecimiento de los huesos.
 
Uno de los principales nutrientes de la leche sin lactosa es el calcio, la vitamina C y el fósforo, por eso consumirla es importante para mantener vigentes nuestros huesos.
 
Este fortalecimiento es vital sobre todo para los más pequeños pues contribuye al crecimiento sano de sus huesos. (Lea: ¿Qué hay detrás de la leche deslactosada?)
 
4. Recomiendan consumirla cuando se tiene la presión alta.
 
Muchos especialistas sugieren tomar leche deslactosada cuando se sufre de alteraciones en la presión, especialmente cuando es alta, debido a que la gran cantidad de minerales que tiene es perfecta para cuidar la presión arterial.
 
5. Contribuye a fortalecer nuestro sistema inmunológico.
 
La leche sin lactosa es rica en vitamina C, propiedad que es especialista en prevenir que virus o bacterias entren a nuestro cuerpo y afecten nuestro sistema inmunológico.
 
Además, esta vitamina contribuye a combatir el estrés y a disminuir el colesterol.
 
6. Mantiene el corazón protegido.
 
La vitamina B es otro de los nutrientes que contiene la leche deslactosada, esta propiedad ayuda a la producción de nuevos glóbulos rojos que son los facilitadores del paso de la sangre hacia las venas y las arterias.
 
Por eso la leche sin lactosa protege nuestro corazón, pues sus propiedades ayudan a que la sangre circule y llegue hasta él para que funcione de manera correcta.
 
También te interesa: La leche, uno de los líquidos para hidratarse bien
 
7. Interviene en la protección de nuestros ojos
 
Otro de los nutrientes presente en la leche delactosada es la vitamina A, una propiedad que ayuda a mantener en buen estado nuestra vista, contribuyendo a que no se deteriore con el paso del tiempo.
 
Además de esto, la vitamina A presente en la leche sin lactosa contribuye a la prevención de enfermedades visuales como Las Cataratas.