Agricultura regenerativa: camino a un futuro seguro

05 de Julio 2021
compartir

El suelo fértil es la condición principal no solo para el bienestar del ser humano, sino también para su existencia. Por eso, la agricultura regenerativa, junto con otras prácticas agrícolas respetuosas (siembra directa, conservación del suelo, agricultura orgánica), es fundamental.

 

La degradación del suelo, al reducir significativamente el valor nutricional, la biodiversidad y las áreas adecuadas para la siembra, provoca escasez de alimentos a largo plazo. La agricultura orgánica regenerativa beneficia al suelo, revitalizando y manteniendo su fertilidad para el futuro, teniendo en mente las próximas generaciones. Las técnicas de agricultura regenerativa tienen como objetivo mitigar las consecuencias negativas de las actividades agrícolas.

 

¿Qué es la agricultura regenerativa?

 

Como sugiere el nombre, el concepto de agricultura regenerativa consiste en rehabilitar el suelo y mantenerlo productivo el mayor tiempo posible para evitar la expansión agresiva a nuevas áreas, por ejemplo, cortando bosques. La fertilidad del suelo es necesaria no sólo para producir cultivos que satisfagan las necesidades humanas, sino también para proporcionar forraje para el ganado. Por eso, cuanto más fértiles sean los pastizales, más alimento tendrán los animales.

 

Además de mantener la fertilidad de las áreas actualmente cultivadas, las técnicas de agricultura regenerativa abarcan territorios abandonados más allá de las actividades de agricultura o los que ya están en desuso. En particular, esto incluye reforestación, restauración de turberas, fortificación de zonas de amortiguamiento, acuicultura ecológica y regenerativa, etc.

 

Principios de la agricultura regenerativa

 

La agricultura y ganadería regenerativas priorizan la sostenibilidad ambiental y la salud humana. Significa que cualquier granja debe contribuir a la protección de la naturaleza, además de cultivar plantas comerciales Las principales ventajas de agricultura regenerativa son la mejora de la biodiversidad, las propiedades del suelo y el estado medio ambiental.

 

Un agricultor que practica la agricultura regenerativa reconoce cinco principios fundamentales definidos por Gabe Brown que implican lo siguiente:

 

  • Eliminación de tratamientos de campo mecánicos, químicos y físicos. Este principio de agricultura regenerativa se asocia con técnicas de cultivo preindustriales.
     
  • Uso de cultivos de cobertura durante todo el año evitando suelos descubiertos y mitigando la erosión. Además, este método de agricultura regenerativa proporciona forraje y material de pastoreo para aves de corral y ganado.
     
  • La agricultura regenerativa mejora de la biodiversidad (por ejemplo, con rotación de cultivos, técnicas agroforestales y silvopastoriles).
     
  • Incorporación de la ganadería a la producción agrícola.
     
  • Conservación de raíces vivas de cultivos perennes.

 

Todos estos principios tienen como objetivo garantizar un ciclo de agricultura regenerativa temporada tras temporada, año tras año. Sin embargo, no son universales y sus combinaciones y aplicaciones dependen de las características específicas de cada granja en particular.

 

Técnicas de agricultura regenerativa

 

La agricultura regenerativa no se limita a salvar o restaurar bosques, agregar materia orgánica y aumentar la fertilidad del suelo. Los impactos ambientales de agricultura regenerativa incluyen la captación de carbono eliminando sus emisiones a la atmósfera, la reducción de la contaminación del agua y del suelo, al usar menos insumos químicos, la mejora de la biodiversidad y otros. Con más bosques salvados y carbono del suelo almacenado, obtenemos aire más puro para respirar y mitigar el efecto invernadero. Además, los hábitats naturales preservados son una condición necesaria para fomentar la biodiversidad.

 

La lista de principios de agricultura regenerativa es bastante extensa.

 

Siembra directa y el cultivo de pastos

 

La siembra directa propaga la menor alteración posible del suelo, disminuyendo la erosión del suelo y las emisiones de dióxido de carbono. En este caso, la siembra se realiza con perforadoras especializadas o sembradoras de discos. El cultivo de pastos es una parte integral de la técnica de agricultura regenerativa cuando los granos se utilizan como pastos para el pastoreo. Además, ayuda a los agricultores a evitar los suelos desnudos y, por lo tanto, a combatir la erosión.

 

Cultivo orgánico anual

 

El cultivo anual orgánico lucha por el uso de fertilizantes y pesticidas no químicos para mitigar el impacto negativo a la naturaleza y los seres humanos. Este método de agricultura regenerativa es más caro, menos rentable y requiere más mano de obra en comparación con las prácticas industriales más sólidas. Sin embargo, las empresas relacionadas con la agricultura regenerativa obtendrán considerables ventajas de agricultura regenerativa en una perspectiva a largo plazo con una población más saludable y un medio ambiente menos comprometido.

 

Compost/ abono orgánico y té de compost

 

El abono orgánico/ compost proporciona materia orgánica y restaura la fertilidad del suelo, que es un objetivo clave en la agricultura orgánica regenerativa. La concentración óptima de materia orgánica en las capas superiores de la tierra varía del 3 al 5% y debe incorporarse al perfil del suelo en el grosor de al menos seis pulgadas. El té de compost es un líquido elaborado (de ahí el nombre) que aporta microorganismos y nutrientes solubles vitales para el crecimiento de las plantas.

 

Biocarbón y terra preta

 

El biocarbón es una alternativa más saludable al carbón vegetal natural y se elabora mediante la quema de desechos forestales y agrícolas. El término “terra preta” es un nombre portugués para los suelos antropogénicos de la India negra con alto contenido de carbón vegetal en la cuenca del Amazonas. El carbono negro condiciona la presencia de materia orgánica y nutrientes en el suelo y es relativamente inmune a los impactos químicos y microbianos. Esto explica su capacidad para mantener la fertilidad durante mucho tiempo, de gran interés para los adeptos de la agricultura regenerativa. De hecho, las investigaciones muestran que el contenido de carbón negro en terra preta supera su contenido en los suelos vecinos infértiles de la región hasta setenta veces.

 

Gestión holística de pastoreo

 

El pastoreo planificado de manera holística como práctica de agricultura regenerativa sugiere un uso rotatorio de pastos imitando el comportamiento natural de los animales. Al desplazarse de una zona a otra, el ganado se alimenta de hierba fresca, incorporando abono verde y animal y aumentando la fertilidad de los pastizales, lo permite regenerar el crecimiento de la hierba de los otros terrenos.

 

Integración animal en la producción agrícola

 

Dicha combinación promueve la fertilidad del suelo, ayuda en el manejo de malezas y plagas mediante la implantación de enemigos biológicos a especies no deseadas y es beneficiosa para el ganado mismo, ya que aproxima la agricultura regenerativa a las condiciones de la vida silvestre, si la comparamos con la cría en establos.

 

Acuicultura ecológica

 

El enfoque de agricultura ecológica regenerativa para la pesca y la acuicultura fomenta la plantación de zonas de amortiguación ribereñas para disminuir la sedimentación y las escorrentías de agua, para dar sombra y alimentos adicionales a los habitantes acuáticos con hojas. Exige una reducción de insumos agrícolas químicos que contaminan el agua debido a las filtraciones de tierras cultivadas.

 

Cultivo perenne

 

Los cultivos perennes en la agricultura regenerativa protegen la tierra de la erosión del agua y del viento, protegiéndola y manteniéndola en su lugar con sus fuertes raíces, acumulan humedad, ahorran costos agrícolas al reducir las operaciones de labranza y tratamientos de control de malas hierbas.

 

Sistema silvopastoril

 

Esta técnica de agricultura regenerativa introduce árboles en pastos o pastos en bosques con una ventaja adicional: los árboles en los pastos brindan refugio a los animales en los días calurosos y soleados y sirven como cortavientos. Además, son una fuente alternativa de alimento para el ganado y aportan materia orgánica con su follaje.

 

Texto original en el siguiente enlace.