¿Cómo funciona la ganadería ecológica?

14 de Marzo 2022
compartir
ganaderia ecologica

La ganadería ecológica tiene como objetivo ofrecer alimentos de origen animal de gran calidad, tanto desde el punto de vista sanitario como del nutritivo.

 

Para ello, se basan en unos principios básicos a la hora de su desarrollo:

 

  • Evitar el uso de productos químicos durante todo el proceso productivo. Este tipo de ganadería no usa medicamentos químicos en los animales (en la medida de lo posible), ni otras sustancias durante la preparación de los alimentos que no sean naturales. De este modo evitan la presencia de sustancias residuales que puedan suponer algún riesgo para el consumidor.

 

  • Respeto y conservación del medio y el entorno natural. Todas las producciones ecológicas llevan implícito la sostenibilidad de sus actividades. Por ello, persiguen el mantenimiento del medio y la atmósfera sin contaminación gracias a la fertilización natural del suelo. Para mantener la biodiversidad, la ganadería ecológica toma como base el aprovechamiento racional de recursos gracias a animales autóctonos y con una carga ganadera adecuada para reducir el impacto negativo en el medio ambiente.

 

  • Respeto máximo hacia el bienestar de los animales. La ganadería ecológica mantiene las condiciones necesarias para el desarrollo vital adecuado de los animales. Además, evita que los animales sufran daños o alteraciones durante sus vidas.

 

Obligaciones de la ganadería ecológica

 

Para cumplir con estos tres principios básicos, las personas que llevan a cabo una ganadería ecológica tienen la obligación de:

 

  • La alimentación de los animales se basará, en la medida de lo posible, en el pastoreo y los propios recursos de las fincas. Para ello se lleva a cabo la rotación de parcelas, potenciando la diversificación y rotación de cultivos. De este modo se consigue un equilibrio entre agricultura y ganadería, aprovechando los recursos de manera racional para que la actividad ganadera sea más sostenible.

 

  • El uso de razas autóctonas favorece la prevención de enfermedades y asegura la resistencia al medio.

 

  • Favorecer el desarrollo natural del potencial genético gracias al diseño de sistemas de manejo del ganado ligado al suelo.

 

  • Llevar a cabo un mantenimiento adecuado de la limpieza y sanidad de los espacios en los que conviven los animales. Es necesario un manejo adecuado de los mismos para evitar la aparición de cualquier proceso patológico que pueda afectar al ganado: alimentación equilibrada y refugios adecuados al clima y el entorno. En el caso de que apareciese un problema, los ganaderos de producción ecológica intentan paliarlos con medicina alternativa. Cuando es inevitable el uso de medicamentos convencionales, el animal tratado perderá la condición de ecológico.

 

  • Cumplir con la normativa legal específica para las producciones ganaderas ecológicas. Este tipo de explotaciones llevan a cabo un exhaustivo control del proceso productivo para garantizar con datos objetivos el cumplimiento de la norma. Deben garantizar tanto la calidad final del producto como el proceso de producción. Para ello realizarán: una identificación individual del ganado, un registro de entradas y salidas de animales y materias, registro sanitario minucioso de cada animal y un control del transporte, sacrificio y comercialización de los productos mediante un sistema de trazabilidad.

 

Diferencias entre la ganadería ecológica y la tradicional

 

La ganadería ecológica, a diferencia de los procesos ganaderos tradicionales, tiene un marco legal específico que define su funcionamiento y facilita los procesos de control para transmitir confianza y seguridad a los consumidores. Estas exigencias legales obligan a los ganaderos a diseñar sistemas de manejo propios que permitan conseguir un agro-ecosistema. En éste los animales aprovechan todos los recursos vegetales existentes, favoreciendo la producción de pastos y forrajes. Para ello se incorporan técnicas y avances novedosos en la agricultura y ganadería que cumplan con la normativa vigente en materia de producción ecológica.

 

Texto original en el siguiente enlace.