Enfrentar los TLC con asociatividad y costos

27 de Mayo 2013
compartir
Enrique Rubín Colea, ganadero mexicano, propietario del Rancho Hontoria y socio de la cooperativa de leche Alpura, realizó en el pasado mes de abril, a solicitud de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y Asoganaderos, una visita a empresas ganaderas productoras de leche en trópico alto, y explorar soluciones para que los productores de leche colombianos puedan enfrentar en mejor forma los TLC firmados con Estados Unidos y la Unión Europea.
 
En su Rancho, ubicado en Colón, Querétaro, tiene un hato de 3.000 vacas Holstein, que producen 32 Lts/vaca/día, para un total de 90 mil litros. Leche que vende a la Cooperativa Alpura, empresa de la cual es socio, y que adquiere diariamente más de 2.8 millones de litros de leche, proveniente de 155 ganaderías, las cuales poseen en conjunto más de 115 mil vacas, que evidencia una vez más el tamaño de la competencia que deben enfrentar los ganaderos colombianos.
 
Sus comentarios y opiniones técnicas resultaron de gran valor, toda vez que advirtió sobre los altos costos de nuestra ganadería, y los elevados precios de leche cobrados al consumidor y pagados al productor, sobre el cual señaló que es el mayor precio pagado hoy por litro tomando como referentes a Argentina, Chile, México, USA, Europa y Nueva Zelanda.
 
Advirtió que la adaptación de la producción de Colombia para enfrentar los nuevos retos de los mercados internacionales se enmarca en principios de eficiencia, producción en volumen, inocuidad y alta calidad, soportada en modelos asociativos.
 
Para Rubín Colea, quien es toda una autoridad en la producción de leche y de integración empresarial, las proyecciones a 20 años del mercado mundial de leche indican que la producción de este producto es un negocio rentable de acuerdo a la demanda, al aumento de consumo per cápita y a su importancia en la seguridad alimentaria mundial.
 
Las fincas observadas
 
Se visitaron cuatro empresas ganaderas con modelos diferentes de producción, desde el modelo de pastoreo con suministro único de concentrado al momento del ordeño, hasta un sistema de estabulación con Ración totalmente mezclada (TRM), teniendo en cuenta los modelos de pastoreo con suplementaciones de materias primas, especialmente silos de maíz y harinas de soya y maíz.
 
En estas empresas ganaderas se aplicó la herramienta Emprendegan, creada por la Oficina de Investigaciones Económicas de Fedegán-FNG, para cuantificar la rentabilidad y evaluar la distribución de los costos de producción.
 
Los factores técnicos
 
En cuanto a este aspecto, Enrique Rubín destacó las ventajas climáticas y agrológicas de los predios, el valor genético de los hatos lecheros visitados, y la disponibilidad de diferentes materias primas que pueden ser incorporadas a las dietas de las vacas.
 
En cuanto a los sistemas de alimentación, le llamó la atención el porcentaje de humedad de las dietas suministradas y la variabilidad en las mismas. Indicó que una manera de explotar la genética de nuestros animales y aumentar el volumen de producción es incrementando el porcentaje de materia seca/vaca/día, de la mano con silos tanto de maíz como de pasto, de henos y otros productos ricos en almidones que se pueden producir a lo largo del año.
 
El mercado, la asociatividad y la diversificación
 
El dirigente empresarial advirtió que los mercados de leche son liderados por empresas con altos volúmenes de producción, lo cual crea la necesidad de introducir
mecanismos que permitan la asociatividad de ganaderos para acceder a diferentes beneficios financieros, administrativos y técnicos, que les permitan aumentar su eficiencia de manera considerable.
 
Otro paso a considerar es que los gananderos no solo sean productores de leche, sino que se involucren definitivamente en el procesamiento y comercialización, más si se tiene en cuenta que la venta de un litro de leche pasteurizada al público tiene un precio 50% mayor al pagado al productor.
 
Compras en volumen
 
Respecto a las limitantes en cuanto a infraestructura vial, ex- puestas por los ganaderos colombianos, donde un recorrido de 200 Km puede tardar hasta 6 horas, que sumado a fletes y gastos financieros incrementa su valor en 48% al transportarlo hasta Bogotá, y duplica el costo de insumos, como la harina de maíz que llega al puerto de Cartagena únicamente con una diferencia de US$5 por tonelada con respecto al puerto de Veracruz, Rubín, comentó que en México tuvieron las mismas limitantes, y que fueron superadas con un modelo asociativo que les permitió acceder a compras en volumen y con pago a los proveedores por calidad, contar la asesoría de expertos en di- ferentes áreas para el mejoramiento de los diferentes parámetros en su hatos, crear la empresa Ganaderos Asociados de Querétaro S.A - empresa de balanceados y de medicamentos que les garantiza la calidad de sus productos con una reducción de costos importante, y además, les permitió crear una unión de Crédito para el financiamiento de los diferentes proyectos presentados por los socios.
 
Para Rubín Colea, los productores colombianos tienen grandes retos productivos, asociativos y de integración a la cadena, que son necesarios superar para aprovechar las ventajas que tiene el producir leche en nuestro país.