Erosión hídrica en la agricultura: causas y prevención

13 de Diciembre 2021
compartir

La erosión hídrica es uno de los muchos factores que son dañinos para la productividad de tierras, lo que eventualmente hace que la tierra sea completamente inadecuada para la agricultura. Dependiendo de sus causas, existen diferentes tipos de erosión hídrica. Para prevenir cualquier tipo de erosión hídrica y sus consecuencias agresivas el agricultor debe saber identificar cada tipo y tratar el suelo correctamente.

 

Afortunadamente, la agricultura moderna ofrece formas de ayuda a los agricultores para controlar el buen estado de su suelo, por ejemplo, detectar el riesgo cuando la erosión hídrica es causada por el agua y tomar las medidas necesarias.

 

¿Qué es la erosión hídrica?

 

La erosión hídrica es el escurrimiento superficial de tierra causado por el agua de riego, la lluvia, el deshielo, la escorrentía y la mala gestión del riego. En última instancia, el agua de lluvia es la principal responsable de este problema. El caudal del agua mueve las partículas orgánicas e inorgánicas del suelo por la capa superficial del suelo, dejándolas a niveles más bajos. El resultado de esto sería una inundación a largo plazo. Los residuos del suelo deteriorado pueden constituir un nuevo suelo o acabar en depósitos de agua cercanos (lagos, arroyos, etc.).

 

¿Cuáles son las causas de la erosión hídrica?

 

Debido a una serie de causas diferentes, el desplazamiento de la tierra por el agua puede ser natural o acelerado. La erosión hídrica ocurre con mayor facilidad en suelos arenosos. La erosión hídrica natural está fuera de control humano y no influye significativamente sobre la fertilidad del suelo. Ejemplos de erosión hídrica de este tipo se deben a fuerzas naturales: la lluvia, la nieve derretida o la escorrentía. Cada tipo de suelo tiene su índice de erosión hídrica natural, dependiendo de las propiedades de la tierra de cultivo y el clima en el que se encuentra.

 

Por el contrario, la erosión hídrica acelerada es consecuencia de una agricultura irracional. La erosión hídrica es causada por la elección incorrecta del método de riego, de la cantidad de agua o por el riego a destiempo, causando la destrucción de la capa fértil de tierra.

 

¿Cuáles son los efectos negativos de la erosión hídrica?

 

A pesar de la diversidad de manifestaciones, todos los ejemplos de la degradación provocan un conjunto común de efectos negativos que pueden definirse.

 

El impacto de la erosión hídrica sobre la flora

 

La remoción de la capa superficial del suelo debido al rápido proceso de degradación de la tierra afectará inevitablemente a las plantas que allí crecen. La reducción de nutrientes lavados del suelo por el exceso de agua impedirá que los cultivos reciban la cantidad necesaria de nutrientes disminuyendo la vegetación.

 

El impacto de la erosión hídrica sobre la fauna

 

La menguada salud del suelo tampoco pasa desapercibida para los organismos vivos. La ausencia de la capa superficial del suelo conduce a la contaminación del agua debido a la escorrentía química, lo que afecta negativamente a los animales, peces y algas de la zona. Eventualmente, esto lleva a la reducción de la fauna.

 

Inundación

 

La grave degradación de la tierra por erosión hídrica puede afectar negativamente a los ecosistemas al provocar inundaciones. La capa superior del suelo arrastrada pierde su capacidad de absorción de agua, aumentando en gran medida la posibilidad de inundaciones en áreas predispuestas. Podrían ser suelos de desnivel más bajo y suelos con capacidad de drenaje limitada. En último caso, fuertes inundaciones pueden ser extremadamente perjudiciales hasta el punto de arruinar carreteras y edificios.

 

Por eso es fundamental detectar cambios negativos en la salud de las tierras agrícolas para evitar que la situación llegue a ese punto.

 

Impacto en la calidad del agua

 

Además de afectar a los animales, las plantas y las tierras de cultivo, la erosión hídrica también afecta significativamente la calidad del agua en sí. Las partículas del suelo degradado eventualmente llegan a las fuentes de agua cercanas, cambiando el contenido químico del agua y reduciendo sus niveles de oxígeno. Además, el agua de las tierras agrícolas deterioradas contiene sustancias químicas nocivas (debido a la aplicación previa de pesticidas), arrastrándolas a lagos, arroyos y ríos.

 

Texto original en el siguiente enlace.