Forrajes y residuos de cosecha, alimento idóneo para bovinos

26 de Enero 2015
compartir
Es posible mejorar la alimentación de los animales rumiantes mediante la utilización de pastos y forrajes, además del uso adecuado de residuos de cosechas como arroz, yuca, fríjol y maíz, que generalmente se desperdician en las fincas.  
 
Igualmente forrajeras como la caña, el matarratón, el guandul y otras leguminosas que son alimentos ricos en nutrientes y que a veces se intentan destruir en vez de conservar y aprovechar.
 
Una vez se haya cumplido con el requisito de "Llenar" al animal, es decir, cuando este ha comido el alimento más voluminoso, que también es el menos nutritivo, se podrá mejorar la calidad, usando pequeñas cantidades de subproductos de origen vegetal provenientes de la agroindustria, tales como salvado de arroz o semilla de algodón, que le van a ayudar a los animales a conservar la producción de leche y mantener o ganar peso vivo y mejorar la reproducción, aún en las épocas críticas, a un costo que genere utilidades para el productor.
 
Por esto es importante conocer el funcionamiento del aparato digestivo de los bovinos, sus requerimientos nutricionales y así de esta manera poder alimentar adecuadamente, además conocer las diferentes alternativas de alimentación, combinada con los pastos y forrajes.
 
El bovino y otros animales como ovejas, cabras, búfalos, camellos y jirafas son herbívoros y sus dietas están compuestas principalmente de materia vegetal. (Lea: Los beneficios de dar silo de avena al ganado de leche en la Sabana)
 
Muchos herbívoros también son rumiantes y estos son fácilmente identificados porque mastican la comida aun cuando no ingieren alimentos. Esta acción de masticación se llama rumiar y es parte del proceso que permita a la res obtener energía de las paredes de las células de las plantas, también llamada fibra.
 
Adaptación para utilizar fibra y nitrógeno no-proteína
 
La fibra es la estructura que da fuerza y rigidez a las plantas y es el componente principal de las tallas de graminiae y otras plantas. Los azucares complejos (celulosa y hemicelulosa) se encuentran encerrados en las paredes de las células y inaccesibles para animales no-rumiantes. Sin embargo, la población de microbios que vive en el retículo y el rumen permita a la vaca obtener energía de la fibra.