Ganadería sostenible tiene norma internacional

16 de Octubre 2018
compartir
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación sostiene que el 26% de la superficie de la tierra se dedica a las pasturas y representan un factor mayoritario de deforestación. Además, sostiene que del total de gases invernaderos del planeta, el 18% los produce la ganadería.
 
Es así que para mitigar el impacto que esta actividad genera en el ambiente, la organización Rainforest Alliance y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional lanzaron una norma para promover buenas prácticas ambientales, sociales y de bienestar animal.
 
Aporte productivo
 
Esta norma puede ser implementada en fincas ganaderas de leche o carne en los trópicos (América Latina, África, Asia y Oceanía) y les permite, después de pasar por una auditoría, comercializar sus productos con el sello de certificación de Rainforest Alliance”, explicó Oliver Bach, gerente de normas y políticas de la Red de Agricultura Sostenible (RAS).
 
Con esta iniciativa se busca que los ganaderos apliquen voluntariamente a este reconocimiento internacional para que promuevan la conservación de ecosistemas, eviten la cacería y la contaminación de las aguas, mejoren el bienestar sociolaboral con los trabajadores e impulsen una buena relación con la comunidad.
 
Bach comentó que la sostenibilidad ganadera contribuye a la protección del ambiente y al aumento de la producción. “Desde el punto de vista del consumidor hemos pensado que necesita una opción más para decidir sobre los productos responsables con el ambiente, y es un beneficio para el productor que le interesa una estabilidad económica a mediano y largo plazo”, sostuvo.
 
Menos impacto
 
Queremos incentivar con actividades prácticas para que los finqueros bajen su huella de carbono”, dijo Bach. Entre las modificaciones que plantea la norma se plasma el mejoramiento y diversificación del alimento del ganado, así como una modificación en el tratamiento de los desechos fecales, que emiten metano y contribuyen al calentamiento global. 
 
Adicionalmente, “incentivamos la siembra de árboles nativos de cada zona en las fincas ganaderas o bien en las cercas vivas que los productores estén usando, ya que ofrece un hábitat a los animales de la zona, y provee sombra al ganado, reduciendo el estrés calórico”, añadió.
 
Otro aspecto que buscan impulsar es la supresión de prácticas que causan sufrimiento a los animales y, también, mejorar su método de transportación.
 
De igual manera, promueve la disminución de la erosión y sedimentación de los suelos, así la contaminación de los ríos.
 
Trabajo conjunto
 
En 2007, la Red de Agricultura Sostenible inició una consulta pública, con el apoyo del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie). 
 
En esta iniciativa realizaron talleres con 130 organizaciones de 34 países para recolectar sus criterios sobre el tema, así como los de productores ganaderos, organizaciones gremiales y representantes de universidades y ministerios. Con esos datos se formuló la norma que se publicó a finales de agosto.
 
Dato
 
La organización Conservación y Desarrollo es la encargada en Ecuador de realizar las auditorías e inspecciones de las fincas.
 
Texto original en el siguiente enlace