La alimentación de los novillos para engorde

13 de Mayo 2019
compartir

La ceba de novillos es una actividad dinámica y creciente. La preferencia de los ganaderos por esta empresa se basa en la facilidad de manejo y en los plazos cortos de recuperación de las inversiones.

 

Normalmente novillos adquiridos de 150 kg. son terminados a los dieciocho meses en pastoreo de gramíneas. Si a estos novillos, además de someterlos a pastoreo con gramíneas se les suministra un suplemento energético que satisfaga sus requerimientos, entonces el tiempo de terminación puede reducirse a la mitad. Esto quiere decir que hay ganaderos que pueden hacer 2 cebas en el mismo periodo en que otros hacen una; la razón fundamental, (aunque es importante la raza que se utiliza), esta en la alimentación que reciben los novillos.

 

El mejoramiento alimenticio de los novillos en crecimiento y en fase de terminación, es una necesidad impostergable para nuestros productores. Las ventajas económicas que les ofrece son obvias, al duplicarse los márgenes de beneficios y obtener una mayor rentabilidad. Además, se contribuyen a que las empresas ganaderas sean más eficientes. En este sentido, se obtendrán más quintales de carne por unidad de superficie explotada.

 

Necesidades nutricionales de los novillos

 

Tanto en el periodo de crecimiento (150-350 kg.), como en el de engorde (3n adelante), los novillos necesitan una alimentación que le permita satisfacer sus requerimientos para mantenimiento y ganancia en peso. Los nutrientes dietéticos básicos que deben recibir son: Proteína cruda (12-16 %); energía (0.8-1.4 Mcal./kg.); calcio (0.3-0.6 %) y fósforo (0.2-0.4 %). Normalmente los porcentajes dependerán de la edad del animal, tamaño y taza de crecimiento. Siempre los animales más jóvenes necesitan mayor proporción nutricional que los más viejos, en razón de que hay un gasto energético en la formación esqueletal. Es decir, un consumo de sustancias orgánicas adicionales para la realización de las funciones metabólicas (V.S. carbohidratos, proteínas, grasas, etc.).

 

Alimentando a los novillos con pastos

 

El alimento más barato para el ganado, lo constituye sin lugar a dudas, el consumo de gramíneas. Las gramíneas más utilizadas por los ganaderos son: los pastos espontáneos y los pastos mejorados (Estrella, Africana, Pangola, Guinea, Merker, San Ramón, Sinai, Bermuda, etc.). Los datos nacionales sobre pasturas, indican que el área de pastos espontáneos, representa un porcentaje alto de los 19 millones de tareas de pastos que poseemos.

 

Ello supone un desconocimiento sobre el escaso valor nutritivo de estas pasturas. Es decir, el bajo factor de conversión en producción de leche o carne por unidad de forraje consumido. En cambio, los pastos mejorados responden favorablemente a la producción bovina. La diferencia está en la calidad bromatológica de estos patos.

 

Estos pastos se consideran de alta calidad y valor forrajero por su rendimiento en materia seca, composición química (hay gramíneas que pueden tener hasta un 18% de proteína bruta con fertilización), palatabilidad y sobre todo porque el ganado lo consume. (Lea: Novillos ganan 1 kilo de peso al día en engorde a corral)

 

De nada sirve un pasto con buenas características agronómicas si el ganado a la postre no le gusta, no lo consume. Para conseguir altos rendimientos en los pastos es necesario fertilizar dos o tres veces al año.

 

Cuando los novillos se tienen en estabulación, el pasto o forraje que se ofrece es picado, ya que de este modo se facilita la masticación y deglución del mismo. En varios países se está popularizando el uso de la yerba Merker y la denominada King Grass. Estas variedades de pastos del genero pennsetum, se caracterizan por producir abundante materia seca por unidad de superficie. La disponibilidad de pasto cortado o en pastoreo es de gran importancia para una buena alimentación del animal.

 

Sin embargo, el pasto solo no suministra la cantidad de nutrientes necesarios para un crecimiento acelerado. Algunos investigadores han indicado que ganancias en peso vivo de 1 kg. diario por cabeza, se pueden conseguir durante periodos cortos o en la época de máximo crecimiento del pasto. Las ganancias promedio para novillos alimentados con pastos durante el año, no suelen pasar de 0.6 kg. (1.3 lb.) y normalmente 0.5 kg. (1.1 lb.) diario, aunque con pastos fertilizados y una rotación adecuada, se pueden obtener ganancias diarias de 0.750 kg. a 0.850 kg.

 

Suplementado

 

Para conseguir ganancias en peso que acorten el periodo de terminación, es necesario suplementar. La suplementación consiste en añadir alimentos que aporten energía, para promover el crecimiento. En Dominicana se ha venido suplementado con:

  • Gallinaza: Este suplemento es un sub-producto de la industria avícola. Normalmente está compuesto por residuos de alimentos, viruta, cáscara de arroz u otras pajas. Su contenido proteico es de un 15 a 18 %.
  • Afrecho: Sub-producto obtenido de la molienda del trigo, arroz o cualquier otro cereal. El contenido proteico del afrecho de arroz y del trigo es de 9 y 16 % respectivamente.
  • Melaza de caña: Este sub-producto de la industrialización de la caña de azúcar da buenos resultados en la ceba de novillos. La melaza alimenta casi igual que el maíz en grano. Según estudios, 2 kgs. De melaza por cabeza al día, producen mejor efecto que la misma cantidad de maíz. Su valor proteico es bajo (1 a 3 %) pero su contenido energético es alto.
  • Concentrados: Es el alimento producto de la mezcla de granos y otros ingredientes de alto valor nutritivo (más de 18 %). Esta es la alternativa más costosa como suplemento.

 

Los novillos en ceba

 

Cuando el novillo ha alcanzado los 350 kg. puede ser sometido a un régimen dietética más intensivo. Es decir, suministrarle mayor contenido energético por kg. de materia seca consumido. Normalmente el ganadero formula su ración alimenticia dependiendo de:

  • Disponibilidad del ingrediente.
  • Precio del ingrediente.

 

Hay un tercer factor en la formulación de una dieta que no se toma en cuenta: el contenido energético del ingrediente. Es decir, una materia prima puede ser más costosa en relación a otra por unidad de peso, pero por unidad energética puede ser más económica. (Lea: Novillos de 24 meses se sacrifican con 450 kilos de peso en Colombia)

 

Es frecuente también encontrar en Dominicana ganaderos que sobrealimentan sus novillos y no obtienen más de 0.9 a 1.0 kg./día. Por ejemplo, en algunas fincas de engorde de novillos, se ofrece la siguiente dienta:

  • En la mañana: pastoreo en gramíneas solo.
  • En la tarde: Suplementación, consistente en gallinaza, afrecho, melaza, cáscara de cacao y sal mineral.

 

Con esto se tiene un resultado de una ganancia promedio de 0.9 kg. Desde luego, en estos casos, también hay que considerar en qué nivel de peso se venderán los novillos, porque muchas veces rondan los 500 a 550 kg. Es importante que el ganadero considere que luego de los 450 kg. la eficiencia de conversión alimenticia declina, debido a que el porcentaje de nutrimentos requeridos para mantenimiento sobrepasa el 60%.

 

La regla general recomendada para alimentar novillos diariamente, es suministrar de 2-3% (base seca) del peso vivo del animal. Un novillo de 270 kg. se espera que consuma de 5-8 kg. de materia seca.

 

Implantes

 

Con el objetivo de promover el crecimiento y mejorar la eficiencia alimenticia, algunos ganaderos tratan de estimular las hormonas del ganado vacuno mediante el uso de sustancias denominadas implantes. Los implantes más conocidos incluyen al: Compudose, Ralgro, Synovex, Rumensin. No obstante, el uso de estas sustancias, es aún poco tímida en Dominicana.

 

Conclusión

 

El interés, de todo criador de novillos, es el de poder vender o mercadear en un tiempo corto. La experiencia indica que novillos en crecimiento alimentados con pastos de buena calidad, si se adquieren de 250 kg., estarán para el mercado en doce meses (considerando una ganancia de 0.5 kg./día). En tanto novillos que además de pastos de buena calidad, cuentan con una buena suplementación energética, podrían conseguir ganancias de 0.8 a 1.0 kg./día. Esta ganancia haría que en seis o en ocho meses se alcance el peso de venta (450 kg.).

 

Fuente: agricultura101.com