La salud en la manada del ganado orgánico

01 de Junio 2015
compartir
La gestión de la salud es uno de los principales retos en algunos agroecosistemas.
 
Humedad, largos períodos de lluvias, junto con temperaturas cálidas en primavera e invierno permite la persistencia de parásitos.
 
Los parásitos parecen ser el principal problema en las explotaciones de rumiantes orgánicos, debido a la vinculación entre esta granjas y pastos.
 
Afortunadamente, hay varios factores tales como la mayoría de los microclimas que tenemos en la Península Ibérica, la presencia de estaciones secas y los bajos niveles de las tasas medias de los sistemas agrícolas extensivos, que nos permiten mantener parásitos gastrointestinales bajo control.
 
Así que la salud de los rumiantes orgánico puede ser controlado fácilmente). (especialmente en Extremadura, Andalucía y montados -Sur Península Ibérica.) (Lea: 8 normas a considerar en la producción de ganadería ecológica)
 
El modelo orgánico presenta más dificultades en las granjas lecheras de los países de Europa central y del norte, como Holanda o Dinamarca.
 
Sus climas húmedos y la dependencia de las vacas lecheras en sintéticos químicos hoy en día representan un punto clave y reflejan una fuerte debilidad en la investigación que se debe superar.
 
Estos son problemas que se ven de igual forma en otros países. La salud, por ende, representa un punto clave a considerar en las ganaderías tanto orgánicas como las convencionales. Sin sanidad no hay animales y sin ellos no existe la producción de leche y carne.