8 normas a considerar en la producción de ganadería ecológica

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Mayo 2015
compartir
ganadería ecológica
La ganadería ecológica se certifica cuando cumple con todas las normas exigidas. Foto: www.ecoportal.net.
La ganadería ecológica tiene principios que inician en la agricultura y terminan en el sacrificio de los semovientes o demás especies animales.
 
De acuerdo con Michael Rúa Franco, presidente de la Asociación Colombiana de Ganaderos Ecológicos, Bioganaderos, no se puede confundir la práctica ganadera limpia o verde con la ecológica, debido a que esta última incluye principios que una vez cumplidos facilitarán la certificación del predio como tal. 
 
La motivación que tienen los ganaderos ecológicos al momento de elegir este tipo de producción, según Rúa Franco, es que “se hace importante abandonar prácticas que de una u otra manera llevan al productor a contaminar alimentos con sustancias que se consideran nocivas para el consumidor de leche o carne”.
 
Con base en la premisa que hace viable la ganadería biológica, la Universidad de Córdoba, en España, publicó un documento con las 8 normas para practicarla con eficiencia. Conozca cada una de ellas. (Lea: Finca La Pintura: Así pasó de la ganadería tradicional a la ecológica)
 
Origen de los animales
 
Se escogen las razas evaluando primero su adaptabilidad al medio ambiente y resistencia a patologías. Es por esto que las reses criollas o autóctonas resultan vencedoras frente a las importadas.
 
“Los animales que constituyen la ganadería deben proceder de explotaciones ecológicas y haber cumplido las normas desde su nacimiento, aunque se permiten ciertas excepciones si no se dispone de animales ecológicos, con la autorización previa de la autoridad de control”, explica el documento veterinario.
 
Entre las excepciones están dejar en el predio ecológico animales que ya se hallaban allí cuando comenzó su reconversión, los terneros que se introduzcan para constituir por primera vez la ganadería deberán tener un tiempo máximo de 6 meses de edad. (Lea: Los 10 mandamientos del ganadero ecológico)
 
La reconversión
 
La agricultura es la base para avanzar en el proceso de constitución de ganaderías ecológicas. Con la conversión se transforma la tierra desde la cual se producirán alimentos biológicos.
 
Un suelo ecológico, explicó Rúa Franco, restringe “a casi 0” la fertilización química.
 
Con la conversión de la tierra se logrará obtener la de animales, carne y leche. “Para que los productos puedan venderse como ecológicos, se deben haber criados conforme a las normas durante al menos 12 meses en el caso de equinos y bovinos destinados a la producción de carne y las 3/4 partes de su tiempo de vida”, se destaca en el artículo de la Universidad de Córdoba.
 
En el documento se explica que para constituir un hato destinado a la producción de carne ecológica, el periodo mínimo de conversión hasta el momento de la venta o sacrificio será de 6 meses para terneros y 2 meses para pequeños rumiantes, siempre y cuando procedan de una ganadería extensiva y cumplan las normas “tras el destete y entren en la unidad de producción con menos de 6 meses en el caso de terneros y 45 días para los pequeños rumiantes”.
 
Alimentación
 
La comida que recibe cada bovino siempre será biológica. Además, los rumiantes no pasarán hambre, por el contrario, los forrajes o henos se fabricarán, preferiblemente en la misma finca, y se iniciará con el suministro de leche materna por mínimo 3 meses. (Lea: 'Restauración ecológica, paisajes ganaderos', será un hecho en junio)
 
“Los animales ecológicos mamíferos deben recibir lactancia materna, o a lo sumo de una nodriza, durante un periodo mínimo. Está prohibido el destete precoz”, describe el documento.
 
De igual forma, se aclara que no se permite la alimentación de rumiantes principalmente con concentrados, “como si fueran monogástricos”.
 
Sanidad
 
Se podrán emplear productos homeopáticos, oligoelementos y productos fitoterapéuticos, como extractos y esencias de plantas.
 
“En el caso de que un animal cayera enfermo, y si la utilización de los productos del punto anterior no resultara eficaz, podrán utilizarse medicamentos veterinarios alopáticos, de síntesis química o antibióticos, pero solo como tratamiento curativo”, señaló el archivo de las 8 normas.
 
El presidente de Bioganaderos expuso que la permisibilidad de usar medicamentos convencionales está condicionada y es un médico veterinario con prescripción quien aprueba el suministro de productos no ecológicos para curar semovientes cuando se confirma que es la única alternativa para evitar la propagación de patologías.
 
 “Por encima de todo está el bienestar animal y evitar su muerte. Por eso se aceptan los medicamentos de este tipo solo por prescripción médica. El animal vuelve al predio cuando se recupere”, explicó el dirigente. (Lea: Los nutrientes de los pastos se transfieren al ganado)
 
Prácticas zootécnicas
 
La inseminación artificial se aprueba pero todas las otras formas de reproducción animal están prohibidas. Además no se pueden descornar y atarlos. Estas prácticas tienen excepciones solo cuando se evalúe cada caso. 
 
Transporte y sacrificio
 
En la ganadería tradicional y ecológica se propende por el bienestar animal en la finca y en el transporte donde se deberá reducir el estrés al mínimo mediante la carga y descarga con cuidado, sin hacinamiento y el uso de estimulación eléctrica o de tranquilizantes.
 
Gestión del estiércol
 
El control del estiércol en el predio evitará contaminación en el suelo por nitratos. La norma dice que la cantidad máxima permitida será de 170 kilogramos de nitrógeno por hectárea.
 
La cantidad corresponde a las deposiciones de heces de 2,5 terneras para cría y terneras de engorde, 3, 3 bovinos de 1 a 3 años y 5 reses de menos de 1 año y terneros de engorde. (Lea: Los 3 ejes para desarrollar una ganadería ecológica eficiente)
 
Corrales y alojamientos
 
Los animales criados en predios ecológicos habitan en ambientes de confort, con árboles, arbustos, zonas de aire libre para pastar, sitios con agua limpia para su consumo y solo se encerrarán cuando enferman o el medio ambiente obliga al ganadero a tomar esta decisión, que en todo caso no podrá ser permanente.
 
La limpieza de corrales también se hará con productos biológicos que no representen un riesgo para la salud del animal y con lo que se conseguirá que predios, en cualquier parte del mundo, reciban el sello ecológico.