Manejo de predios pequeños de pastos durante y después de la sequía

28 de Septiembre 2015
compartir
Las parcelas pequeñas de pastos no son una fuente significativa de alimento para los animales en pastoreo, pero pueden ser un lugar períodos cortos de ejercicios.
 
Permitir el acceso ilimitado a los animales a parcelas de pastos sin riego puede dañar severamente la vegetación.
 
Deje los animales en las parcelas solamente por breves períodos.
 
No permita el acceso de los animales cuando las plantas tengan una altura menos de 3 a 4 pulgadas y hasta que las plantas alcancen una altura de 6 a 8 pulgadas. (Lea: ¿Se debe o no sembrar pasto para el ganado en pleno verano?)
 
Mantenga los animales en un ‘área de receso’ cuando las parcelas de pastos no puedan ser utilizadas.
 
Mantener la salud de los pastos en pequeñas parcelas puede ser difícil, aun en años con una precipitación (lluvia y nieve) normal. El clima semiárido de Colorado no permite que los pastos sin riego obtengan el mismo nivel de producción que se observa en otros estados con mayores precipitaciones. Por esta razón, las parcelas de pastos sin riego son más sensibles al pastoreo y al tráfico de animales.
 
Las condiciones de sequía afectan la productividad de los pastos. La falta de humedad detiene el crecimiento de las plantas y retarda el desarrollo de las raíces.
 
Sin un sistema de raíces adecuado, las plantas no pueden extraer agua y nutrientes del suelo, lo cual limita aún más el crecimiento.
 
Para sobrevivir, las plantas dependen de las pocas hojas que tienen para captar la energía solar y producir azúcares en el proceso de la fotosíntesis.
 
Estos azúcares, junto con las pequeñas cantidades de reservas, son utilizados para mantener las funciones básicas de vida.
 
El acceso ilimitado de los animales a los pastos durante la sequía, puede debilitar aún más las plantas.
 
El pastoreo y el tráfico de animales remueven las hojas necesarias para la fotosíntesis. Con el crecimiento limitado por la sequía, las plantas utilizan más las reservas almacenadas para producir hojas nuevas.
 
El uso repetitivo de los pastos eventualmente agota las reservas de energía de las plantas. Esto puede resultar en la muerte o en pocas posibilidades de sobrevivencia de las plantas.
 
Cómo reducir el impacto de la sequía en los pastos
 
En promedio dejar plantas crecer 6 a 8 pulgadas de alto antes de retornar animales a la pastura. Remover animales y dejar descansar la pastura cuando las plantas han alcanzado de 3a 4 pulgadas.
 
En promedio permita a las plantas crecer hasta 6 o 8 pulgadas de altura antes de que los animales entren a la parcela. Remueva a los animales cuando los pastos han sido pastoreados hasta una altura de 3 a 4 pulgadas.
 
Si durante las épocas de baja humedad los pastos son manejados adecuadamente, los efectos de la sequía serán menos severos y los pastos se recuperarán más rápido cuando la precipitación vuelva a ser normal. Por el contrario, si los pastos salen de la sequía en malas condiciones, el tiempo de recuperación será mucho más largo.
 
Vale la pena tener en cuenta que las prácticas de manejo que disminuyen los daños a los pastos durante la sequía son iguales a las prácticas para mantener la buena salud de los pastos en años normales. (Lea: Ganaderos del Cesar sienten alivio tras apertura de bodega ganadera)
 
Disminuir el pastoreo de animales o el tiempo de pastoreo
 
En Colorado, la mayoría de las parcelas de pastos se utilizan en exceso.
 
Cuando se permite un acceso continuo de los animales a las parcelas, el pastoreo y el tráfico excesivo destruyen la vegetación.
 
Esto permite la invasión de malezas y la erosión de la capa superficial del suelo. Además de ser desagradable a la vista, estas condiciones son perjudiciales para el medio ambiente y pueden causar problemas de salud a los animales.
 
Debido a que la sequía debilita las plantas e incrementa los efectos del pastoreo, la clave para el manejo de los pastos es disminuir el tiempo que los animales pasan en las parcelas. No ponga los animales a pastorear por 24 horas al día.
 
En cambio, limite el acceso entre 30 minutos y 2 horas al día. Este es un tiempo más que suficiente para que los animales puedan hacer ejercicio.
 
Si necesita reducir aún más el tiempo de pastoreo o eliminarlo completamente, observe el estado de la vegetación en sus parcelas.
 
Mantener una cantidad adecuada de hojas
 
Durante la sequía, cuando la cantidad de forraje no es suficiente, los animales pastorean los pastos hasta el suelo. Para evitar el sobrepastoreo, retire los animales de los pastos cuando las plantas tengan un promedio de altura de 3 a 4 pulgadas.
 
Mantenga un área foliar suficiente para la fotosíntesis y para ayudar al rebrote de las plantas después del pastoreo.
 
Por otro lado, las hojas también dan sombra al suelo, lo cual reduce la evaporación de agua del suelo.
 
Dar a los pastos largos períodos de descanso
 
Durante las épocas de sequía, los pastos necesitan un tiempo de descanso más largo después del pastoreo y tráfico de animales. No retorne los animales a los pastos hasta que las plantas hayan alcanzado una promedio de altura de 6 a 8 pulgadas.
 
Mantener los animales en un ‘área de receso’
 
Asigne un área pequeña en la finca como ‘área de receso’ para cuando los animales no puedan entrar a los pastos. El ‘área de receso’ puede ser un potrero o un corral pequeño como también afuera de un establo donde la pérdida de la cobertura vegetal no tenga efectos mayores.
 
De esta manera, ésta área protege su pastos contra el sobreuso en tiempos críticos. También, el área facilita flexibilidad para alojar sus animales durante el descanso de los pastos después del pastoreo. Asimismo, este puede ser un sitio centralizado e ideal para el suministro de heno, granos y agua
 
Fuente: por L.K. Warren and P. Aravis. www.ext.colostate.edu/pubs/spanish/06112.html