Para arrear la productividad

02 de Septiembre 2013
compartir
Una regla de oro: tener la mayor cantidad de partos cuando hay mayor oferta forrajera.
 
La Monta Estacional (ME) es una práctica de manejo muy común en países que tienen estaciones. La razón es simple: es la adaptación de la producción bovina a esa condición natural. amén de mejorar los índices de fertilidad de las vacas.
 
Algunos países subtropicales y tropicales han aplicado esta práctica tomando como base los periodos de lluvias y los veranos, con el propósito de incrementar y mejorar el aprovechamiento de los recursos forrajeros en favor de la reproducción, es decir, tener la mayor cantidad de partos cuando hay mayor oferta forrajera. Países como Brasil, México, y Venezuela, registran casos con gran éxito y con importantes ven· tajas para su ganadería.
 
En el país ha sido poco emplea· da en ganado de carne y lo más común es tener durante todo el año vacas concibiendo y pariendo, sin tener en cuenta cuál o cuáles épocas del año estos eventos podrían ser más eficientes. Sin embargo. se encuentran experiencias de monta estacional con resultados prometedores.
 
Cartilla de Monta Estacional
 
Para poner al alcance de muchos ganaderos esta práctica y los correspondientes protocolos para hacerla, la Coordinación de Investigación y Desarrollo de Fedegán -FNG, culminó un trabajo cuyos resultados se pueden consulta en la página web de F'edegán (link publicaciones, cartillas, "Sistema de Soporte de Decisiones para Implementar Programas de Monta Estacional en Empresas Ganaderas de Colombia").
 
El objetivo de esta cartilla, explica Héctor Anzola V ásquez, MVZ, PhD, Coordinador de Investigación y Desarrollo de Fedegán-FNG, "es dar a conocer esas experiencias exitosas, resaltando las condiciones que se de· ben tener, los factores claves en el éxito de la misma, los lineamientos básicos y recomendaciones generales en la implementación de las montas estacionales. Son lineamientos que sirven como orientación para aclarar los conceptos o definiciones, apoyar la toma de decisiones y la metodología de implementación de una monta estacional en una empresa ganadera".
 
En esta cartilla, el ganadero encuentra los protocolos de monta estacional, la metodología de apo· yo para la toma de decisiones y la planeación en la implementación de un sistema de monta estacional para una ganadería, así como una serie de casos.
 
Lo principal
 
Desarrollar una Monta Estacional implica tener presente muchos factores, explica Anzola Vásquez. Se debe tener un adecuado balance nutricional para que la producción bovina se haga más eficiente, sin descuidar otros factores que pue· den influenciar un sistema de producción como los ambientales, sanitarios y de manejo.
 
Por ejemplo, al contemplar la información biológica y fisiológica de la ovulación, se resalta la importancia de condiciones climáticas favorables para una buena producción de pasto, de tal manera que éste oferte las núni· mas condiciones para que el bovino obtenga un balance nutrícional que le permita función hormonal.
 
Condiciones ambientales para una buena pastura
 
Como se señaló al principio, la ME busca obtener partos en los momentos de mayor oferta forra· jera, pero esta biodisponibilidad depende de diferentes condiciones ambientales, como humedad, temperatura, radiación solar, la calidad de los suelos, lo cual influye directamente en la tasa de crecimien· to y aporte nutricional de la planta.
 
De la cantidad de luz depende, por ejemplo, la respuesta rápida de la fotosíntesis, crecimiento de la planta, desarrollo vegetativo y floración de la pastura (Mila P. A, 2009); en tanto que la temperatura afecta los procesos de fotosíntesis, actividad enzimática, absorción de nutrientes y de  agua, transpiración, respiración, metabolismo, crecimiento y grado de suculencia y calidad nutricio· nal de los forrajes (Bernal E. J., 1994).
 
De otra parte, la actividad metabólica de las plantas es regula· da por la humedad pues el agua es responsable de transportar los nutrientes del suelo y llevarlos a la raíz, órganos vegetativos y re· productivos de las pasturas (Mila
P. A, 2007).
 
La humedad de la planta no solo depende de la disponibilidad de agua, sino también de la textu· ra ÍlSica del suelo (Arenosa, Limosa, Arcillosa) que permite una mayor o menor capacidad de re· tención de agua o drenaje a lo que se le llama infiltración.
 
Además de los suelos también se deben tener en cuenta las pérdidas de agua por medio de la evapotranspiración que es el término usado para referirse a la evaporación y a la transpiración. Teniendo en cuenta los factores mencionados anteriormente, los requerimientos de agua semanal según la textura del suelo en clima frío son: para suelos arenosos 25 mm/ semana, limosos 20 mm/semana y arcillosos 15 mm/semana. Sin embargo, ltemperatura ejerce su aetividad evapotranspiradora en climas cálidos.