Planes comunitarios de manejo forestal sustentable

25 de Junio 2019
compartir

El proceso permite la obtención de una licencia de la actividad de manejo forestal, que autoriza el uso del área. Tanto la preparación del plan como su implementación requieren del apoyo de un responsable técnico. Para ello, el Programa financiado por el Banco apoyó a la Secretaria de Medio Ambiente de Acre a difundir esta modalidad entre las comunidades rurales, y en base al interés manifestado por muchas de ellas, promovió reuniones y discusiones con las mismas para evaluar el potencial existente. Asimismo, se apoyó la contratación de asistencia técnica para ayudar a las comunidades en la formulación y ejecución de los planes de manejo forestal.

 

Uno de estos casos, por ejemplo, benefició a la Cooperativa de Productores Forestales Comunitarios (Cooperfloresta), incluyendo a 300 familias de cinco asociaciones en el complejo de Florestas Estaduales de Río Gregorio. El área total incluida en el Plan es de 7.210 hectáreas, siendo el área de efectiva producción de 5.768 hectáreas. La experiencia mostró que cada hectárea de bosque posee una media de 200 árboles maduros y 1000 árboles jóvenes. El plan de manejo forestal implica el corte de entre 4 y 6 árboles maduros por hectárea, lo que en promedio representa entre 15 y 30 metros cúbicos de madera. La explotación se realiza en un ciclo que puede tener entre 20 y 30 años. Esto significa que un área explotada en un año específico, solamente podrá volver a ser utilizada entre 15 y 30 años después, siendo ese el tiempo de recuperación. Una vez completado el ciclo de producción en toda el área, solamente se puede a realizar un nuevo plan de manejo forestal en la misma área, luego de transcurrido un período de descanso.

 

Las familias beneficiadas se caracterizaron por tener ingresos muy bajos y realizar actividades de subsistencia que, en la ausencia de los planes de manejo forestal, incluían la tala ilegal. Con la ejecución de los Planes de Gestión Forestal, el ingreso medio anual por familia participante fue de R$ 26.000 (unos USD 7.000), lo que representó el triple del ingreso antes de la intervención.

 

En total, los Planes de Manejo Forestal Sustentable Comunitario promovidos por el PDSA II incluyen un área de 44.500 hectáreas, beneficiando a 11 asociaciones y 440 familias. Los Planes de Manejo Forestal en Acre muestran que es posible promover mecanismos de uso sustentable del bosque amazónico, que sirven para combatir la deforestación, y al mismo tiempo generan empleo e ingresos.

 

Texto original en el siguiente enlace.