Producción de leche de la mano de la ganadería ecológica

10 de Noviembre 2014
compartir
Una investigación desarrollada por la Facultad de Veterinaria de la Universida de de Santiago de Compostela (USC) destaca que el sistema de producción láctea recogido en el modelo de ganadería ecológica puede proporcionar "beneficios tangibles" al inversor que decida introducirse en él.
 
De este modo, tal y como concluye el veterinario José Antonio Fernández García en su tesis de doctoramiento 'Cambios metabólicos asociados al sistema de explotación del vacuno de leche', uno de los beneficios para el este tipo de animales se percibe en su estado de salud.
 
Según el estudio, estas ventajas "tendrían lugar especialmente en el momento más crítico de la vida productiva de las vacas de leche", como es el denominado período de transición, desde las tres semanas previas al parto a las tres posteriores.
 
Estas se traducirían en el hecho de favorecer una "más que probable plasticidad metabólica" ante enfermedades que ocurren a menudo en el modelo intensivo y que "son causas de grandes pérdidas económicas".
 
Los costes económicos provocados por este tipo de episodios se derivan de varios factores, tales como son la necesidad de comprar y dispensar tratamientos, la disminución de la producción láctea y de terneros, o la eliminación temprana de las vacas de alta producción láctea, conforme recoge Fernández García en su investigación. (Lea: Llega el momento de de estudiar producción agroecológica)
 
Vía para la reestructuración del sector
 
Por otra parte, este investigador señala que el modelo de ganadería ecológica en la producción de leche podría, además, constituir a corto y medio plazo una vía "sólida y factible" para la reestructuración de una parte considerable del sistema lácteo de Galicia, ya que se trata de un modelo que fomenta prácticas productivas acordes a la naturaleza del animal.
 
 "Independientemente de que se trate de granjas ecológicas, tradicionales o intensivas, el hecho de extremar los cuidados en el manejo y bienestar de los animales contribuye de forma notable a mejorar el estado sanitario y productivo de los mismos", indica el estudio que señala que "permite también disminuir la presencia de enfermedades metabólicas, reproductivas o infecto-contagiosas".
 
Para Fernández García el cuidado de la implantación de varios factores, entre los que es necesario tener en cuenta la raza, pero también la alimentación o el control de la producción "son los que deparan granjas con buenos o malos resultados".