Prueba de suelo; un medio para saber la salud del campo

09 de Agosto 2021
compartir

Con el objetivo de mantener la productividad y el alto rendimiento de los terrenos, es necesario realizar con cierta frecuencia una prueba de suelo en el campo. Durante estas pruebas, se toman muestras de tierra y se realizan análisis mecánicos, químicos, agroquímicos, mineralógicos, toxicológicos y microbiológicos para evaluar su fertilidad y contaminación. El pH también es importante para la eficiencia del cultivo, si existe alguna alteración es muy recomendable realizar la prueba correspondiente y corregirlo a tiempo.

 

La importancia de una prueba de suelo

 

El suelo es un sistema complejo de interacciones entre procesos químicos, biológicos y físicos. Estas interacciones deben estar bien equilibradas para permitir el crecimiento y obtener alto rendimiento de las plantas cultivadas.

 

La productividad y rendimiento de los cultivos en gran parte depende de los componentes nutricionales del suelo. La nutrición mineral lógica y fundamentada es la base de un alto rendimiento. Los agricultores a menudo determinan visualmente la necesidad de fertilizantes. Este método obviamente no es el más fiable, ya que las señales externas pueden resultar confusas e, incluso, un especialista muy experimentado puede fácilmente cometer un error. La ausencia o exceso de alguno de los elementos esenciales puede bloquear el flujo de otros elementos vitales.

 

Cuando existe insuficiencia de nutrición mineral, el coste de la producción aumenta de modo significativo, mientras la productividad y rentabilidad de la empresa se reducen. Algunas plantas son muy sensibles a condiciones climatológicas adversas. Si añadimos a esto una mala calidad del suelo, poca absorción de elementos minerales o salinidad y/o agotamiento de este, podemos obtener gran cantidad de enfermedades, lucha contra las cuáles podría no dar resultados positivos. El mejor planteamiento es evitar en la medida de lo posible o minimizar posibles costes extra. Con este objetivo se realiza una prueba del suelo y sus componentes.

 

Métodos de prueba de suelo

 

Una prueba de suelo incluye el estudio de las siguientes características:

 

- Fertilidad (parámetros agroquímicos, fisicoquímicos, físicos y biológicos)

- Contaminación con patógenos (nemátodos, hongos, bacterias, virus)

- Contaminación (residuos de pesticidas, metales pesados, radionúclidos, contaminantes orgánicos)

 

El tipo de prueba de suelo depende del resultado deseado. En otros términos, cada análisis se realiza con el objetivo de identificar ciertos parámetros que puedan afectar de forma negativa o positiva al crecimiento de plantas.

 

Análisis mecánico. Este tipo de estudio a veces se denomina análisis de tamaño de partículas, porque está basado en el cálculo de partículas mecánicas (gránulos) recogidas para el análisis del suelo y su distribución en grupos según diámetro y peso. El resultado del estudio determina cuánta arcilla y cuánta arena contiene el suelo, así como el tipo al que pertenece.

 

Análisis químico. Este test refleja el contenido de varios elementos y puede mostrar cómo de rico es el suelo en nutrientes. Esta prueba revela la capacidad de absorción, la presencia de metales pesados, el nivel de acidez y la necesidad del uso de fertilizantes. Los métodos pueden ser diferentes: fotométricos, cromatográficos o gravimétricos, entre otros.

 

Se obtienen los siguientes datos en el marco de una prueba química:

 

- Concentraciones de metales pesados: como plomo, cadmio, zinc, cobre, níquel, arsénico o mercurio;

- Presencia de benzopireno y productos derivados del petróleo;

- Valor del pH;

- Indicador de contaminación total.

 

A partir del estudio químico del suelo y la comparación de datos con las concentraciones máximas permisibles (CMP) para cada indicador, se extrae una conclusión sobre el nivel de contaminación química (limpio, permisible, moderadamente peligroso, peligroso, extremadamente peligroso).

 

Análisis agroquímico

 

Sirve para determinar el nivel de concentración de varios productos químicos que pueden afectar a los cultivos agrícolas, plantaciones de jardines y el estado de salud de los animales de granja.

 

Análisis mineralógico

 

Con la ayuda de esta prueba, se pueden obtener datos sobre el contenido de minerales primarios y secundarios que constituyen la mayor parte de la Tierra (90-97%).

 

Análisis toxicológico

 

Esta prueba de suelo se utiliza para detectar el contenido de sustancias nocivas, tales como arsénico, plomo, mercurio, productos derivados del petróleo, etc.

 

Estudios microbiológicos

 

Este tipo de prueba tiene la capacidad de mostrar la cantidad de microorganismos que habitan el suelo: bacterias, hongos, algas, protozoos. Después de definir su densidad por gramo de suelo seco, podemos determinar la actividad biológica, el contenido y la presencia de microorganismos patógenos que pueden causar distintas enfermedades en las plantas.

 

Texto original en el siguiente enlace.