¿Qué beneficios ambientales tiene el Pastoreo Racional Voisin?

21 de Diciembre 2020
compartir

El objetivo es lograr que los animales no vuelvan a comer el rebrote de los pastos que ya fueron consumidos.

 

De lo contrario da lugar al enmalezamiento paulatino de los campos y a una menor carga de animales y productividad del campo.

 

En el caso de no pastorear con esta metodología no se utilizan los pastos en su totalidad, por el hecho que los bovinos comen solo de ciertas zonas del campo y no de todo el potrero.

 

Beneficios ambientales

 

Entre los beneficios ambientales se destaca que durante el tiempo de reposo las hojas se encargan de realizar la fotosíntesis, lo cual contribuye a la absorción de dióxido de carbono. En el caso de pastoreos continuos, el pasto no descansa lo suficiente y por ende se secuestra menor volumen de dióxido de carbono.

 

En el ámbito productivo, al realizar el consumo de los pastos en su punto óptimo las pasturas no lignifican, lo cual beneficia a la productividad por el hecho que los animales consumen un alimento de buena calidad proteica y energética.

 

De acuerdo con Schenck (2011) y Harper et. al. (1995; LCPM, 2003) citado por Pinheiro Machado (2011) un bovino emite durante una vida media de 3 años aproximadamente 3.500 kg. CO2, lo cual significaría 1.166. kg. CO2 / año / bovino. Una pastura bien manejada secuestra 14.467 kg. CO2 / ha. / año.

 

Considerando los datos del párrafo anterior, una pastura bien manejada es capaz de secuestrar el dióxido de carbono producido por más de 10 cabezas de ganado, es importante aclarar que tener dicha cantidad de bovinos en una hectárea es muy difícil y solo es posible en terrenos muy fértiles e irrigados.

 

Otro beneficio significativo en cuanto a lo ambiental y productivo al cumplir con el pastoreo rotativo es que no es necesario quemar pastos lignificados en invierno, por ende, no se emanara a la atmósfera gases de efecto invernadero y los suelos no reducirán su fertilidad con el tiempo.

 

La transformación de la materia orgánica fresca, proveniente de los restos vegetales y animales, incorporada al suelo es lo que genéricamente se denomina humificación (Fernández de la Mora, 2004). En el pastoreo racional como los animales permanecen máximo un día en el piquete, bostean cantidades significativas para favorecer la incorporación de materia orgánica al suelo.

 

Al tener los campos materia orgánica, esta actúa como una esponja, reteniendo grandes cantidades de humedad, la que luego es puesta a disposición de las plantas. (Casatti, 2009). La humedad del suelo permite la absorción de nutrientes por parte de las raíces.

 

A mayor cantidad de materia orgánica, ocurre una mayor retención de nutrientes, que luego son utilizadas por los pastos para aumentar la producción.

 

Texto original en el siguiente enlace.