Reforestación controlada en fincas ganaderas, una opción sostenible

29 de Agosto 2016
compartir
La sostenibilidad en las fincas ganaderas es el camino futuro para el ganadero y el agricultor, ya que si no se tiene esta practica en las fincas solo se producirá una vez y lo demás serán perdidas por la erosión del suelo, bajo peso de los animales o la fuga de divisas al tener que comprar insumos fuera de la finca.
 
Una forma para no decir la principal es la siembra de arboles y las practicas de conservación, recordemos que los animales son solo una parte del programa, aunque sean los que mas aportan su importancia se subordina a lo que se haga en la finca, porque si no tenemos una finca en orden, por más vitaminas que pongamos a los animales, todo será perdida. (Lea: Colombia mira hacia la ganadería sostenible)
 
Lo principal que debemos pensar al iniciar el programa de conservación es donde, cuales especies y cuando se sembraran los arboles y el pasto, este ultimo si no lo hubiere, ambos son importantes pero si decidiéramos el orden de importancia, tomando en cuenta la dependencia, pudiéramos decir que el pasto depende tanto de los arboles como el Cacao del Balo. Los arboles aportaran fertilizantes, agua y nutrientes al suelo pastoril, en este caso el trópico es rico en especies forestales diversas, y debemos  pensar en el suelo, no en nosotros ya que por lo general, sembramos especies que luego utilizaremos como leña o postes sin pensar en dejarlos como fuentes de riqueza natural.
 
La mayoría de los arboles nativos en las zonas ganaderas han desaparecido, por lo que comúnmente se plantan arboles  de especies exóticas o exóticas en ese sitio, lo que no ayudara mucho en la sostenibilidad del lugar ya que al final muchos morirán o se utilizaran para otros fines.
 
Lo primero que debemos hacer al proponer proyectos de reforestación en ganaderías es ver  la topografía, afluentes naturales y arboles existentes  y si las hubiere las manchas de bosques intactos, los  dos primeros son para observar erosión hídrica y los dos últimos son para obtener semillas nativas, como mencionamos sin importar importancia forestal, pero poniendo énfasis en las leguminosas, o sea las que tienen semillas en guabas, por su aporte de nitrógeno al suelo. Tenemos miles de especies forestales para reforestar en fincas, pero podemos adelantar algunas especies a utilizar  según el terreno, así  en suelos inundables, dejar las leguminosas nativas  que por lo general conocemos  como Dormideras de la familia Mimoseae, y solo despejar los sitios donde el ganado beba agua, en estos sitios debemos agregar material pétreo para evitar atascamientos o hacer vados  según la conveniencia. En los terrenos cercanos mas firmes se sembraran arboles como Espave (Anacardium excelsium), El Arcabu (Zanthoxylum panamense) y frutales como Árbol del Pan (Artocarpus sp), Mango (Mangifera indica) y Noni (Morinda  citrifolia) entre otras que no contaminen  los cursos de ríos u ojos de Agua.
 
En el centro de la finca, se sembrara haciendo manchas arbóreas para que el animal descanse, estas se deben hacer con distintas especies para agregar diversidad a la finca, en otras palabras, como ejemplo, Un árbol de Mango( Manguifera sp), uno de Noni ( Morinda sp) y uno de Balo ( Gliricidia sepium) o Guachapali ( Pseudosamanea guachapele) otro grupo podría ser Canafistula ( Cassia moschata), Árbol del Pan ( Artocarpus sp) y Guayaba ( Psidiumguayaba) , estos grupos se hacen con un Árbol grande siempre vivo o sea que no pierde las hojas en verano , una leguminosa caducifolia o sea con hojas menudas que caen y otro árbol de fruta de modo que se abone el suelo con hojas , fruta y tengamos sombra. Esto se hará poniendo en ambos extremos un árbol de rápido crecimiento  y en el centro un árbol siempre vivo, de modo que el pasto no se vea diezmado por la falta de luz y los animales no se sofoquen por el calor, tal y como la naturaleza lo hace en terrenos no intervenidos
 
En las zonas más quebradas se debe sembrar  arboles igualmente  de diferentes especies  tanto en la ladera, arriba y en el fondo, de modo que las de arriba se conviertan en rompe vientos, las del centro detengan la escorrentía y las del fondo mantengan recto el suelo, lo que contribuirá con el mantenimiento de este, recordemos también hacer ciertas construcciones de conservación como terrazas, diques entre otras.
 
El pasto se sembrara en las planicies, sin abuso de fertilizantes ni agroquímicos y luego de establecido utilizar, métodos de pastoreo, como el Boisin para evitar maltrato del suelo y la erosión, además de los programas de sanidad establecidos para cada tipo de animal y actividad. Las pasturas son cultivos y como esta deben ser tratadas, y son plantas exóticas, porque no son de nuestros bosques, recordando que las pasturas naturales en el trópico solo existieron en la era Glaciar hace diez milenios y hoy están bajo el agua en el caso de Panamá.
 
Luego de haber leído lo anterior, le puedo escribir que los arboles que nunca debemos utilizar como mejoradores o reforestadores en nuestras fincas, son el Eucalipto, La teca y los especies de clima frio, porque solo serán absorbentes de nutrientes, inhibidor de otras especies como lo es el eucalipto y provocar daños en el suelo como lo hace la  teca, cuya hojas ahogan otras especies, como le dije anteriormente, utilicen plantas nativas, no exóticas ya que como lo pueden observar  en los bosques tropicales, son  almacenes de vitalidad sostenible, aportando y distribuyendo nutrientes a través del suelo, esto ya lo sabían nuestros antepasados y es por ello que existe la Terra Petra ( terreno de gran profundidad productiva hecha por aborígenes en Brasil, utilizando sus desechos orgánicos) modelo renovable de productividad  tropical.
 
La sostenibilidad  no es lo contrario la la ganadería, la sostenibilidad es lo mismo que la productividad agropecuaria por lo que su implementación no es un lujo sino una necesidad. (Lea: ¿Pueden ser los sistemas ganaderos sustentables?)
 
Autor: Olmedo Quintero
 
Texto tomado del siguiente enlace.