Tipos de queso: guía para ser un experto roedor

20 de Septiembre 2021
compartir
¿Qué preferirías? ¿Vivir toda una vida sin queso o vivir toda una vida sin chocolate? Los amantes del salado lo tienen claro. Si eres de los que no renunciaría al queso ni por todo el oro del mundo, este es tu post. Lo cierto es que con tanta variedad de quesos que existen, es muy difícil que alguno no te agrade o guste. Hoy te mostramos los tipos de queso más famosos.
 
El queso es un manjar gastronómico, sin embargo, existen tantos tipos que a veces es imposible elegir entre uno u otro, captar los matices y detalles de las diferentes variedades o saber con qué alimentos combina mejor.
 

Todo el mundo sabe que la leche es el ingrediente básico para elaborar queso. Su composición nutricional esta basada en proteínas y grasas, además de contener muchos minerales como el potasio, sodio y calcio y vitamias A, B, D y E, según el blog vitonica. Esta es la ficha o el patrón común de los quesos. Sin embargo, dependiendo de la composición y proporción de los nutrientes que contenga y del animal de donde proviene la leche, tendremos unos tipos de queso u otros.

 

Tipos de queso según el animal del que procede la leche

 

- Queso de oveja: Una de las variedades más comunes, populares y conocidas. Con leche de oveja se elaboran quesos de la talla del Roquefort, el Pecorino, el Manchego, el Idiazabal o La Serena. La textura de estos quesos es fina y suave. Son más grasos y densos que el resto y tienen más vitaminas, por los que aportan mucha energía a nuestro organismo. Su olor es muy característico y su sabor intenso. Es bastante jugoso, incluso aceitoso.

 

- Queso de cabra: Dentro de esta variedad se encuentran los quesos mas fuertes en cuanto a sabor se refiere. Podemos destacar el Valençay, el Queso de los Ibores o el Cabécou. Normalmente tienen una naturaleza ácida y una textura cremosa y blanda. Su sabor puede ser incluso picante. En muchas ocasiones, se envuelven en hierbas y especias para darles otros matices.

 

- Queso de vaca: Es considerablemente menos fuerte que el queso de cabra. Suelen ser quesos de pasta blanda y prensada. Entre ellos podemos encontrar el Pasiego, el Gouda, el Provolone, el Cheddar o el Morbier. Su sabor es delicado y suave, incluso podríamos hablar de dulce. Son bastante cremosos, además de ser más económicos que los dos anteriores.

 

- Queso de búfala: Es un queso suave, muy popular en la cocina italiana en forma de mozzarella. Su sabor es muy ligero, perfecto para combinar con ensalada, tomates y pesto. Es más nutritivo que el queso de vaca, además de más graso y proteico.
 
 
- Queso de camella: Es menos habitual, aunque la leche en crudo de este animal también se utiliza para el consumo humano. La variedad más conocida es el Caravane. La leche de camella es más difícil de cuajar que las anteriores, por ello se utiliza menos.
 
 
Tipos de queso según el tiempo de curación/maduración
 
 
- Frescos: tienen un periodo de maduración inferior a una semana.
 
- Tiernos:su periodo de maduración dura entre 10 y 54 días.
 
- Semicurados: estos quesos maduran entre 45 días y 3 meses.
 
- Curados: en este caso el periodo de maduración dura entre 3 y 7 meses.
 
- Viejo: el máximo tiempo de maduración del queso viejo es 1 año y el mínimo 7 meses.
 
- Añejo: madura durante más de un año.
 
 
Tipos de queso según el proceso de cuajado y maduración
 
 
- Quesos frescos: Como ya hemos dicho, son quesos con un periodo corto de maduración. Son quesos húmedos, con un periodo de conservación corto. Destaca el queso de Burgos, la mozzarella de Búfala, la burrata o el queso fetta. Se utilizan habitualmente en ensaladas.
 
 
- Quesos de pasta blanda y corteza enmohecida: Se elimina el suero sin haber trabajado la cuajada . Se crea una pasta que posteriormente se mete en moldes a los que se le aplican mohos para que formen la corteza. Por estos mohos el sabor del queso es tan peculiar. Detacan el Camembert, el rulo de cabra o el Brie.
 
 
- Queso de pasta prensada: Para su elaboración se elimina el suero de la cuajada de forma mecánica y luego se prensa. Puede ser más o menos curado dependiendo del tiempo de maduración. Los más famosos son el Manchego, el Parmesano, el Pecorino el de Mahón o el Idiazabal.
 
 
- Queso de pasta cocida: La eliminación del suero se hace mediante el calentamiento de la cuajada a unos 50 grados de temperatura. Tienen un regusto dulce y capacidad para fundirse fácilmente. Algunos ejemplos son el Emmental, el Gouda o el Edam.
 
 
- Quesos de corteza lavada: Se maduran con salmuera u otros ingredientes, como cerveza o incluso vino. Por destacar alguno, hablaremos del Chimay, lavado con cerveza.
 
 
- Quesos de torta: El queso con más detractores debido a su fuerte olor. Incluso algunos amantes del queso lo rechazan por su sabor amargo y su textura líquida. Los más conocidos son La Torta del Casar o La Torta de la Serena.
 
 
- Quesos azules: Forma mohos de color verde en su interior. Su sabor es muy intenso y solo apto para paladares exquisitos. También se suelen derretir para elaborar salsas. Los más conocidos son el Cabrales, el Roquefort, el Gorgonzola o el Fourme d’Ambert.
 
 
Artículo tomado del siguiente enlace.