Carne y leche: ¿Afectan realmente el sistema cardiovascular?

Por: 
Augusto Beltrán Segrera
27 de Octubre 2013
compartir
Es ampliamente reconocido y hasta aceptado en la mayoría de los casos, una alta responsabilidad del consumo de carnes rojas y lácteos en problemas cardiovasculares.
Sin embargo, recientemente el doctor Aseem Malhotra, quien goza de alto prestigio y reconocimiento en el Reino Unido, ha publicado a través de la revista “British Medical Journal” un estudio mediante el cual afirma que entre los verdaderos responsables de los problemas cardiovasculares no se encuentra ni el consumo de carne roja ni de productos lácteos.
 
Tal afirmación la fundamenta, entre otros, en el hecho que el 75% de los pacientes con problemas cardiovasculares que acuden al hospital en un escenario de infarto, lo hacen con niveles de colesterol absolutamente normales.
 
Por tanto, la pregunta gira en torno entonces a identificar los verdaderos responsables de los problemas cardiovasculares. Y en este sentido vale la pena destacar el impacto que tiene en los organismos el cambio en la dieta alimenticia que desde hace algunos años vemos a diario, orientándose a una sustitución por alimentos considerados como “Productos Light”, los cuales al excluir el uso de las grasas, estas deben ser reemplazadas por azúcares añadidos para compensar el sabor de los alimentos, los cuales a la postre terminan siendo mucho más perjudiciales. (Lea: Informe especial: carne de res, cerdo o pollo, ¿qu{e prefieren los colombianos?)
 
Adicionalmente, no hay que dejar de lado la diferenciación entre los diferentes tipos de grasas, por un lado se identifican las denominadas “Grasas Trans” las que se encuentran en productos de pastelería, la margarina y las comidas rápidas, y por otro lado las grasas contenidas en la leche, el queso y la carne, que no representan ningún riesgo para la salud humana, e inclusive la leche aporta vitaminas A y D, calcio y fósforo que aportan en la reducción de la presión arterial y riesgos cardiovasculares.
 
Por tanto, y con base en la experiencia y evidencia válida recolectada y analizada por el doctor Malhotra, se podría llegar a afirmar, haciendo referencia a la vieja sabiduría popular que: “El remedio es peor que la enfermedad”, pues si seguimos sustituyendo las tan necesarias grasas de la carne y la leche por productos con alto contenido de azúcares y preparados químicos, el efecto será perjudicial para la salud cardiovascular. (Lea: Cuando comprar carne se convierte en todo un arte)
 
Es importante resaltar que para el sector ganadero colombiano, las oportunidades de crecimiento están a su favor, no solo por incrementos en la demanda agregada jalonada por la tendencia creciente en el ingreso de la población, sino particularmente por qué, el tipo de alimentación a base de pasturas y la desmitificación de este tipo de ideas preconcebidas desde hace décadas entre otros, permitirá que la carne bovina se convierta nuevamente en el principal proveedor de proteína animal en los hogares colombianos.