Cauca: ¡mal diagnóstico y mala medicación, llevarán a una guerra!

Por: 
Álvaro Ramirez Gonzalez
17 de Agosto 2022
compartir
La presencia del Presidente Petro en Cali, donde afrontó el tema del conflicto de tierras en el norte del Cauca, en vez de aclarar la situación, la complicó mucho más.
La presencia del Presidente Petro en Cali, donde afrontó el tema del conflicto de tierras en el norte del Cauca, en vez de aclarar la situación, la complicó mucho más.
 
 
Fue manifiesta la intención de Petro de defender los derechos de los indígenas invasores y no la propiedad de los propietarios invadidos.
 
 
¿Por qué Petro no mira el problema con más profundidad e imparcialidad?
 
 
¿Por qué Petro no revisa y acepta el hecho de que los indígenas en el Cauca tienen ya 1.300.000 hectáreas en su poder y quieren además apropiarse por la fuerza de 30.000 hectáreas ajenas y productivas en el norte del Cauca?
 
 
Escuché la descripción del problema según Petro y me parece, equivocada, injusta, cómplice e incendiaria!
 
 
Diseña Petro, una hipótesis que no se compadece, ni se parece a la realidad.
 
 
Dice que los “capitalistas, le han entregado las tierras a los Afros, para usarlos, ¡por qué no les interesa la propiedad sino lo que esas tierras producen!”
 
 
¿Desde cuándo a los finqueros, no les interesa la propiedad de sus fincas?
 
 
Esa hipótesis es peregrina y fabricada, para maquillar un problema real y muy grave que va a desembocar en una violencia brutal que no imaginamos.
 
 
Maquillar una enfermedad y no atacar su causa es perder el tiempo, y permitir que la enfermedad acabe con el cuerpo.
 
 
¿Y dónde queda presidente Petro, el derecho constitucional a la propiedad privada?
 
 
¿Cómo es posible que la fuerza pública no salga bajo su mandato a defender esa propiedad privada?
 
 
¿Cómo es posible igualar las ambiciones de los invasores con los derechos legales de los propietarios?
 
 
La intervención de Petro en Cali fue un claro mensaje a los propietarios de que el gobierno no los va a apoyar. Y si va a estar del lado de las ambiciones territoriales violentas de los indígenas.
 
 
Las tierras del norte del Cauca, no son de terratenientes. Son de muchas personas blancas y negras.
 
 
Y cada vez son tierras más pequeñas en tamaño y crece exponencialmente el número de propietarios, por la lógica de las herencias y los herederos.
 
 
Y no son de los negros. Allí conviven propietarios de todas las razas.
 
 
Pero si es claro que los municipios del norte del Cauca tienen unas mayorías negras. Y que en esas tierras, trabajan con los Ingenios, o con los propietarios o con los contratistas y proveedores externos, decenas de miles de trabajadores negros. Y han sido ellos los que han salido a enfrentar a los Indígenas caucanos que llegan a invadir y a destruir los cultivos de caña y todos los demás.
 
 
¿Quién tiene allí la razón?
 
 
Pues nada más claro que los propietarios que tienen los títulos de las tierras que compraron o heredaron.
 
 
Y los Afros, que ven en los invasores Indígenas, el fin de sus empleos, por que estos invasores, solo se apoderan de las tierras.
 
 
Pero no las cultivan!
 
 
Cuando Petro se pone del lado de los Indígenas invasores qué ya tienen 1.3 millones de hectáreas, y abandona a los propietarios y a sus trabajadores, está echándole gasolina a una guerra que se ve ya muy próxima.
 
 
Cuando el Estado no defiende los derechos y la propiedad privada, quien lo hará?
 
 
Cuando la propiedad privada es atropellada por la violencia y el Estado no hace nada, no es obvio que la reacción de los atropellados será igualmente violenta?
 
 
Las cosas están así, propietarios, trabajadores y contratistas que han manejado esa región, contra los invasores indígenas que resolvieron en él gobierno Petro, era el momento para invadir tierras ajenas, y productivas
 
 
¿No es eso terrorismo?
 
 
¿Y no es la posición de Petro, ponerse del lado de los terrorístas?
 
 
¡Ahí van viendo el talante de este gobierno!