No les saque toda la leche a sus vacas cuando las esté ordeñando

Por: 
Mariana Navarro Sanint
25 de Septiembre 2018
compartir
Cuando usted hace ejercicio hasta quedar agotado, coloquialmente diríamos ‘mamado’, es difícil recuperarse. Lo mismo pasa con la ubre de su vaca, exprimirla hasta que no quede una gota le hace daño y es un riesgo para la salud.
Cuando usted hace ejercicio hasta quedar agotado, coloquialmente diríamos ‘mamado’, es difícil recuperarse. Lo mismo pasa con la ubre de su vaca, exprimirla hasta que no quede una gota le hace daño y es un riesgo para la salud.
 
La mastitis es una de las enfermedades que más perdidas causa en las empresas lecheras, algunas veces está presente sin ser notada. Prevenir la mastitis es evitar tener pérdidas del 30 % en la producción de cada vaca que sufre la enfermedad, un tratamiento exitoso salva la vaca pero no es posible evitar la caída en la producción después de haber sufrido la inflamación.
 
La ubre es una glándula exocrina productora de leche, constituida por cuatro glándulas mamarias conocidas como cuartos. Cada uno tiene alveolos excretores, ductos, cisterna glandular y la cisterna del pezón que almacenan la leche para ser posteriormente expulsada por el canal del pezón. El músculo del esfínter del pezón, es el encargado de dilatarse o contraerse para permitir la salida de la leche y evitar la entrada de organismos indeseados. 
 
Existe la falsa creencia de aumentar la mastitis si las vacas no quedan bien exprimidas en el momento del ordeño. Fisiológicamente, mientras la vaca este en producción, los alveolos están continuamente secretando leche a los conductos que van a la cisterna, donde se almacena la leche que saldrá en el momento del ordeñe o el amamantamiento.
 
Cuando la máquina de ordeño sigue ejerciendo presión sobre el musculo para dilatar el canal, y la cantidad de leche que llega al conducto no es suficiente para salir sin interrupción, existe el riesgo de un retorno negativo que va a permitir la entrada a presión de organismos no deseados que pueden afectar el cuarto. Además, es posible que se cree una irritación en el esfínter y por lo tanto cuando se termina el ordeño el esfínter queda abierto para la entrada de las bacterias causantes de la mastitis.
 
Los retiradores automáticos que usan en los ordeños mecánicos especializados, retiran la máquina de ordeño con un cálculo según la cantidad de leche que fluye por la maquina durante un tiempo definido. No es en el momento de cero eyección de leche, es cuando se calcula que la producción de leche es inferior a la que fluye por el canal del pezón.
 
El sobre ordeño además de hacerle daño a la ubre de sus vacas también se lo hace a su bolsillo. Calcule cuanto tiempo de más está prendido el equipo de ordeño y los empleados ordeñando.
 
Además de disfrutar del olor y el sonido de un ordeño, también es agradable observar la leche pasar por la máquina. Sus vacas se lo agradecerán.
 
Mariana Navarro Sanint. Médico Veterinario Zootecnista
Universidad Tecnológica de Pereira