Resiliencia en nuestros campos

Por: 
Remberto Burgos De La Espriella
01 de Abril 2020
compartir
Que época tan difícil nos ha tocado vivir. Una pandemia que nadie alcanzó a imaginar. Unas medidas donde se pone a prueba el talante de los gobiernos y los dilemas que deben elegir: la supervivencia de sus ciudadanos o la viabilidad económica de su país.

…un ambiente hostil para el individuo con un panorama oscuro donde su familia, su trabajo y su seguridad económica están en la cuerda floja. Unas medidas de higiene básica que debemos obedecer y un enclaustramiento para córtales las alas a un enemigo que apenas estamos conociendo. Tan parecido a los ataques terroristas en cadena: hacen daño y se van a otro sitio para repicarlo. Un entorno de terror. Sufrimiento, ansiedad y adversidad.

 

Todo el cerebro trabajando bajo el influjo de los mensajeros del miedo: cortisol, adrenalina y noradrenalina. Las decisiones bajo la tiranía de las emociones negativas. El sistema de recompensa cerebral arrestado y su llave, la dopamina, perdida.

 

Tenemos un mecanismo como los boxeadores, nos permite levantarnos del tinglado, y superar esos malos momentos. Afrontar los hechos y desaparecer esos transmisores de emociones negativas. Como los metales, esquivar esos jabs perturbadores y recuperar nuestra flexibilidad. En neurociencias se conoce como resiliencia. Es la capacidad de sobreponernos superando la adversidad y la situación de estrés. Es robustecer la fuerza interior y buscar las nuevas oportunidades.

 

Salta desde mi alma de ganadero los módulos de rotación, en donde a nuestro hato lo vamos cambiando para que siempre coman pasto biche y verde. Esta simple movilización nos permite tolerar el verano del trópico y conservarle su peso. La geometría de ellos poco importa, lo fundamental es agua y pasto tierno. Evitamos el pisoteo y la compactación del suelo. Cuando uno de los módulos está en malas condiciones, le damos mayor tiempo de descanso, revisamos que no tenga plaga y lo abonamos. Los otros lo reemplazan.

 

Así deber ser nuestro cerebro en la vida y su manejo resiliente en los momentos de adversidad. Ser ecuánime en su análisis, buscar objetivamente las plagas o causas, abonarlo con dopamina y los nutrientes del día buscarlos en otro modulo que este en mejor estado para que nos de aliento y calorías.

 

Que cercano debemos comportarnos a nuestras practicas ganaderas. Esa es la vida: un módulo. La rotación de potreros, uno de ellos. Para ser ganadero y mantenerse en el ring hay que ser valiente y optimista. Es la única forma de superar el verano, la caída de los precios, el cierre de las exportaciones y la iliquidez. Resistente a las ignominias. ¡Ser resilientes!

 

Para derrotar el COVID 19 debemos comportarnos igual que los ganaderos.

 

Remberto Burgos de la Espriella

Bogota, 28/03/2020