Pastoreo rotacional, clave para optimizar la actividad ganadera

Por: 
Andrés Moncada
01 de Abril 2013
compartir
La ganadería mejora gracias al pastoreo rotacional
Gracias a esta técnica de pastoreo, se benefician los indicadores de estructura y calidad del forraje. Foto: CONtexto Ganadero.
Gracias a este sistema alternativo, que requiere manejos en los periodos de descanso de la pradera y de la carga animal, se logran optimizar las propiedades y cualidades de las reses en hatos de todo el país.
 
Hace más de 60 años, el francés Andree Voisin, quien murió en 1964, creo una tecnología que podría duplicar la capacidad de las reses por cada hectárea. Es decir, cuando se domina la técnica, llamada pastoreo rotacional, se pueden tener 8 animales de 350 kilos, en una misma parcela, ya sean hembras o machos.  
 
Frente a esto, diferentes científicos de la Universidad Nacional de Colombia, con sede en Palmira, Valle, comenzaron a analizar este sistema de pastoreo y  encontraron que es un método de alta densidad que favorece tanto a la calidad del pasto como al rendimiento por res y por hectárea.
 
El propósito fundamental de esta técnica es mantener una alta producción de pastos de calidad durante el mayor periodo de tiempo y sostener un balance favorable entre las especies forrajeras como gramíneas y leguminosas, las cuales son el alimento de los animales. De esta forma, se logra tener una producción ganadera más rentable.
 
No obstante, en cualquiera de los sistemas de pastoreo utilizados, la res, en menor o mayor magnitud, influye negativamente durante el proceso, ocasionando problemas como la compactación de suelos, diferentes lesiones mecánicas en las plantas y un desperdicio del material vegetativo por efecto del pisoteo, de la orina y de las heces. (El consumo voluntario, clave en el cuidado de los animales). 
 
Por esto, el grupo de investigadores del claustro universitario, evaluó el sistema de pastoreo rotacional como una alternativa al uso razonado de los forrajes que permita alcanzar una alta capacidad de carga por unidad de área.
 
 
“El establecimiento de este sistema de pastoreo rotacional en diversas franjas diarias, cede que el ciclo de pastoreo esté conformado por un día de ocupación y entre 34 y 41 días de descanso. Esto, genera una sostenibilidad en la productividad y en la vida útil de la pastura, en cuanto a la cantidad y calidad requerida de biomasa forrajera se refiere, lo que terminarà beneficiando los diferentes parámetros productivos del animal”, aseguró el profesor Luis Miguel Ramírez Náder, director de la investigación.
 
Los científicos realizaron el experimento en el municipio de La Victoria, ubicado al norte del departamento del Valle del Cauca, donde pastorearon consecutivamente las franjas en las cuales estaban situadas 29 vacas mestizas en estado reproductivo activo y con similar condición corporal. (¿Cuáles son los principios que debo tener en cuenta al alimentar mi ganado?). 
 
Lo que hicimos fue realizar dos ordeños y darle a las reses un suplemento alimenticio con concentrado comercial, el cual contiene un nivel de proteína del 18%, en una relación de un 1 kilogramo de concentrado por cada cinco litros de leche, y un suministro de 200 gramos de sal mineralizada al 10%”, afirmó Ramírez Náder.
 
Un sistema que favorece a la calidad forrajera
Con este estudio, los investigadores de la Universidad Nacional encontraron que en épocas de bajo crecimiento de pastos, como los diferentes inviernos o los intensos periodos de sequía que azotan al país, los descansos deben ser más largos que en épocas de rápido crecimiento. Es decir, cuanto más breve sea el tiempo de permanencia de los animales por franja, mayor y más uniforme será la producción animal.
 
Esta técnica de pastoreo rotacional en franjas diarias se plasma como un método de alta densidad que beneficia los indicadores de estructura y calidad del forraje, sin implicar la producción de biomasa y estabilidad del pasto. Con ello, se logran mayores utilidades por animal y por hectárea”, agregó el director de la investigación.
 
Asimismo, los resultados admitieron identificar que el conocimiento de las fases de la lactación de la cría es importante para desarrollar programas de nutrición que permitan proveer una alimentación apropiada y acorde con los requerimientos del bovino. (Cultivos hidropónicos, alternativa de alimentación bovina en verano). 
 
La implementación del sistema rotacional en franja demanda un manejo en los periodos de descanso del hato y de la carga animal, lo que está influenciado, primariamente, por el tipo de pradera, por el nivel de fertilidad de los suelos y el comportamiento de las condiciones climáticas.
 
Carlos Osorio, gerente técnico de Fedegán y Héctor José Anzola Vásquez, coordinador de Investigación y Desarrollo, también de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aseguraron en un estudio realizado para la publicación bovina Carta Fedegán, que “la mejor forma de manejar los potreros, es haciendo un pastoreo rotacional, es decir, teniendo varios potreros y rotando los animales entre ellos”.