El documental web que retrata un día en una granja lechera en Francia

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Abril 2018
compartir
Documental A l’heure du lait, ganadería leche Francia, producción de leche en Francia, ganadería Francia, documental sector lechero Francia, Leche Francia, Crónica productor leche en Francia, ganaderos Francia, ganadería Francia, producción de leche francesa, CONtexto ganadero, noticias ganaderas Colombia
Bruno Martel (foto) es el dueño de la granja Bainsoise junto con Jean-Marc Riot y Julie Collin Renard. Foto: Foto: sweetpunk / Cniel
Con el fin de difundir conocimiento sobre la producción de leche y sus derivados, el Centro Nacional Interprofesional de la Economía Lechera (Cniel) desarrolló el documental web “A la hora de la leche” que muestra cómo es un día común en una explotación en Francia.
 
Bruno Martel es un productor de leche proveniente de la región de Bretaña al noroeste de Francia. Su predio está ubicado en zona rural de Bains-sur-Oust, una comuna del distrito de Redon en el departamento de Ille-et-Vilaine.
 
Su padre fue agricultor, así como su abuelo, así que Martel decidió continuar con este oficio y dedicarse también a la ganadería, como lo hacen la gran mayoría de agricultores del distrito de Redon. (Crónica: El Paraíso, finca que produce más leche en menos hectáreas)
 
Junto con sus socios Jean-Marc Riot y Julie Collin Renard, dirigen la explotación Bainsoise, una granja de 200 hectáreas que alberga a 120 vacas donde cada una produce un promedio de 30 litros de leche diarios, con alimentación basada en forrajes y con un amplio uso de la tecnología.
 
Su granja es la protagonista del documental web ‘A l’heure du lait’ (‘A la hora de la leche’), una propuesta del Cniel como un “dispositivo innovador, digital, pedagógico para explicar el saber hacer lechero en Francia”.
 
Esta herramienta presenta la rutina de la Bainsoise en un video que retrata un día en la vida de la finca dividido por capítulos, acompañados por 13 fichas pedagógicas y datos ilustrativos de las generalidades del sector lechero francés, así como secuencias de video en 360°.
 
Este documental lo puede encontrar en la página web www.ferme-laitière-france.com. CONtexto ganadero lo invita a observar el video, aunque solo tiene subtítulos en inglés. Sin embargo, para que no deje de consultar esta herramienta, aquí le presentamos algunos fragmentos traducidos.
 
 
Un día en una granja francesa
 
Aunque la hora del amanecer varía de acuerdo a la época del año, la rutina de Martel y su equipo inicia con el despunte del sol a las 6 de la mañana. Los trabajadores comienzan a llevar a las vacas a la sala de ordeño.
 
Nuestras vacas son Prim’Holstein (o Holstein), una de las 3 razas lecheras de Francia junto con Montbéliarde y Normando. Nosotros las heredamos, mis padres tenían las mismas vacas, el mismo color, y tradicionalmente se adaptaron poco a poca a nuestro ambiente”, asegura Martel en el video.
 
El primer ordeño ocurre hacia las 7 y media de la mañana. La sala cuenta con un equipo para ordeñar 17 vacas al mismo tiempo. La higiene es fundamental en el proceso: primero se limpia el pezón y se ordeña de forma manual las primeras gotas para garantizar que la leche sea de excelente calidad. Luego se instala la pezonera en la ubre.
 
En Francia, la leche se paga por calidad. Es el reflejo del estatus sanitario del ganado y un criterio importante del pago que puede representar hasta el 10% del total del precio”, agrega. (Lea: 10 datos sobre la ganadería de Francia, destino de Gira Técnica de Fedegán)
 
Posteriormente, a las 9 y 30 am, las vacas son conducidas para “el desayuno”. Según Martel, cada una consume entre 60 y 80 kg de forraje por día, de los cuales el 95% son producidos en la finca.
 
En primavera, los animales comen pasto, y en verano se complementa con ensilaje y cereales. En cambio, durante el invierno, cuando las praderas se quedan sin hierba, consumen ensilaje de maíz, de pasto y avena.
 
En este punto, el productor manifiesta que trabajan con la naturaleza con el objetivo de reducir el impacto en el medio ambiente. Por ejemplo, almacenan las heces para fertilizar la tierra, reciclan el agua y producen energía gracias a paneles solares instalados sobre los establos.
 
“La naturaleza está bien hecha. Las plantas alimentan a las vacas, las vacas nos dan la leche y fertilizan el suelo. Es el ciclo de la vida. Los ganaderos son como los jardineros del paisaje, que modifican el terreno”, declara Martel.
 
Como cualquier otro negocio, la granja dispone de una oficina donde se lleva la contabilidad, los datos de reproducción, el seguimiento sanitario de los animales, los registros veterinarios y todo el conjunto de análisis.
 
En este aparte, Martel recuerda que la explotación aplica las Buenas Prácticas Ganaderas, que en Francia lo hacen 9 de cada 10 granjas. Igualmente, están comprometidos con el bienestar animal y la implementación de la trazabilidad, con chapetas electrónicas y podómetros.
 
Para procurar su confort, las vacas están en el exterior la mayor parte del día, excepto en verano o invierno, cuando son resguardadas en el establo. La preocupación por su bienestar es tal que los propietarios diseñaron los establos orientados al este para aprovechar el sol de la mañana.
 
De igual modo, cada vaca cuenta con su cama propia y cama de paja, que los trabajadores (incluido Martel) limpian 2 o 3 veces por día para mayor comodidad de las reses. (Lea: Acuerdo en Francia entre Lactalis y productores sobre el precio de leche)
 
En cuanto a las crías, son alimentadas mecánicamente con el calostro de la madre y luego con leche durante 2 o 3 meses. La Bansoise conserva la genética por generaciones, sin adquirir animales nuevos sino reteniendo a las terneras de sus propias novillas.
 
“La leche del ordeño es continuamente refrigerada, y pasa de 37 grados a 3 lo más rápido posible para preservar todas sus cualidades. Es recogida cada 2 días por un lechero que conocemos bien, desde hace más de una década, es el mismo y tenemos una relación privilegiada con él”, agrega.
 
El recolector lleva la leche para ser convertida en queso, mantequilla y otros productos lácteos. En Francia, hay más de 650 empresas transformadoras, que han ubicado sus centros de acopio en sitios cercanos a las fincas porque saben que manejan un producto muy delicado.
 
Finalmente, el segundo ordeño se efectúa hacia las 6 de la tarde. Aquí los trabajadores aprovechan para acercarse a las reses y verificar su comportamiento mientras son ordeñadas, en un proceso que dura alrededor de 5 minutos con cada una.
 
 
El objetivo del documental
 
Esta herramienta se diseñó con el fin de dar a conocer el oficio de la lechería en el público francés, pues solamente 1 de cada 2 franceses conocen una granja, si bien el mismo número desea conocer más sobre su funcionamiento.
 
Para difundirlo, se montó en Internet, y con la idea de hacerlo sencillo y fácil de acceder, tanto para los nativos digitales como los menos avezados. (Lea: Cómo hacer una lechería apoyada en la tecnología)
 
Esta documental fue presentado en el pasado Salón de la Agricultura en Paris, el evento del sector agropecuario más importante de Francia. Actualmente, ya ha recibido 3 reconocimientos por su diseño digital y audiovisual.
 
También fue traducido al inglés con el propósito de que personas del extranjero conozcan de manera precisa un modelo de la explotación lechera francesa. El Cniel manifestó que están preparando otro documento digital adaptado a los países en los cuales está presente, como Japón, China y Estados Unidos.
 
“Nada se deja al azar, desde la alimentación hasta el bienestar de las vacas, pasando por la higiene y el medio ambiente. Esta armonía entre el terreno, la vaca y el ganadero que hace la calidad de la leche francesa y su reconocimiento más allá de la frontera”, concluye Martel.