Aprenda a aplicar el pastoreo de ultra alta densidad

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Diciembre 2016
compartir
Pastoreo ultra alta densidad, pastoreo ultra alta densidad colombia, recomendaciones pastoreo ultra alta densidad, experto pastoreo ultra alta densidad, pastoreo racional voisin, pastoreo voisin ultra alta densidad, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
El pastoreo de ultra alta densidad se emplea de manera temporal para limpiar el potrero. Foto: engormix.com.
Este tipo de pastoreo intensivo puede complementar el pastoreo racional Voisin. Cumple varios objetivos, como la estimulación a los animales a consumir más alimento y limpia el potrero de malezas.
 
El pastoreo de ultra alta densidad, UAD, se ha desarrollado como alternativa para estimular el consumo de pasto. Se desarrolló en Zimbabwe en 2001 y empezó a aplicarse en Estados Unidos en 2006 y en México en 2007.
 
Diego Arciniegas, gerente de la empresa ganadería Tierra Buena, advirtió que no se trata de una técnica que se deba emplear de manera prolongada, sino como un “momento” que complementa al sistema de Pastoreo Racional Voisin, PRV. (Lea: Las leyes Voisin mejoran la ganadería en todo el mundo)
 
Para el experto, el pastoreo UAD se emplea sobre todo para limpiar el potrero, contrario a la manera tradicional y más agresiva, que consiste en pasar máquina y quemar malezas para renovar pasto.
 
“Este manejo tradicional trae unos problemas gravísimos al suelo, al medio ambiente, a la arborización, a la liberación de carbono. Con el pastoreo de ultra alta densidad se hacen divisiones pequeñas donde se meten los animales por poco tiempo, una, 2 o 3 horas y se van rotando”, explicó.
 
Arciniegas precisó que se puede introducir todo el ganado en un espacio menor a una hectárea, hasta 500 animales en una hectárea o incluso en 0,5 ha. (Reportaje: Rotación de potreros, herramienta para incrementar la producción)
 
Esta altísima carga animal en un espacio tan pequeño genera una competencia entre los bovinos que los hace más voraces y se coman todo lo que crece en el potrero, mientras que las plantas que no se consumen son aplastadas por la cantidad de patas pisando el suelo.
 
Con esto se logra una limpieza natural del suelo, para hacer una renovación de la pradera o para emplear en fincas que tienen problemas de malezas durante mucho tiempo y necesitan eliminarlas.
 
El gerente de la empresa Tierra Buena explica el pastoreo de ultra alta densidad
 
El gerente de Tierra Buena insistió en que este debe ser un manejo complementario al PRV, que debe aplicarse solamente unos cuantos días y cada cierto tiempo, para evitar maltratar demasiado la tierra y generar mucha ansiedad en los animales. (Lea: Pastoreo energético, estrategia para aprovechar mejor los nutrientes)
 
De otro lado, el productor mexicano Jaime Elizondo Braun expuso en un artículo para el portal Engormix que el pastoreo UAD aumenta la eficiencia de utilización, mejora el potencial de crecimiento de la planta y el ciclo de nutrientes del suelo, y permite hacer rotaciones de potreros más largas.
 
Si bien los animales consumen alimentos pobres en nutrientes porque la alta competencia los obliga a comer de todo, consumen diversidad de plantas que no rechazarán más adelante y además eliminan plagas por el pisoteo de malezas y otras plantas.
 
“La otra gran ventaja es que ese potrero queda lleno de estiércol y de orina, lo que ayuda a la vida del suelo de una manera muy importante. Hablaríamos de una fertilización orgánica concentrada que devuelve la vida al suelo, activando los microorganismos y generando un mejor ciclaje de nutrientes, para que las praderas nuevas salgan con mayor vigorosidad”, indicó.
 
Algunos expertos han señalado que esta práctica puede acarrear compactación del suelo o el deterioro de las praderas, pero tanto Arciniegas como Elizondo Blum manifestaron que el pisoteo ayuda a oxigenar la superficie de la tierra, dando como consecuencia la germinación de más semillas. (Lea: Con silvopastoreo racional, ganaderos pueden conservar sus bovinos)
 
También se deben tener en cuenta la inversión en mano de obra que deben estar vigilando al ganado para trasladarlos de parcela y los cuidados para manejar una cantidad tan alta de rumiantes.