¿Cómo puede contribuir un ryegrass híbrido al rendimiento forrajero?

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Abril 2018
compartir
Pasto ryegrass, pasto raigrás, ryegrass diploide, ryegrass tetraploide, ryegrass húbrido, tipos ryegrass, ryegrass Colombia, pastos óptimos para ganadería, elección de pastos para ganadería, cómo elegir pastos para ganadería, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Un ryegrass híbrido (Lolium híbrido) goza de buena resistencia al frío y de un alto rendimiento. Foto: imporalaska.com
Este forraje es una gramínea que proviene del cruce de pastos ryegrass, principalmente entre el tipo inglés y el italiano. En Colombia, las casas comerciales ofrecen varias mezclas de este forraje para ayudar en la nutrición del ganado y el mejoramiento de praderas.
 
Jorge Mario Noreña, ingeniero agrónomo y docente de pastos y forrajes de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, explicó que un pasto híbrido es la combinación de 2 o más especies para lograr un tipo de mejoramiento genético.
 
Un ryegrass híbrido se va mejorando en el tiempo de acuerdo a las características específicas de una especie, y con base a ello, se puede incrementar la calidad nutricional o la resistencia a plagas y enfermedades”, indicó. (Lea: Aprenda las diferencias entre los ryegrass diploides y tetraploides)
 
Esta tecnología se ha aplicado en otros géneros como brachiarias y guineas. En todos los casos, la hibridación se aplica también para aumentar la resistencia a condiciones de estrés abiótico, con factores negativos como los fríos intensos (heladas).
 
El ryegrass híbrido (Lolium hybridum), también conocido como ryegrass tetraploide, se produce de manera natural en lugares donde se encuentran las especies L. perenne (ryegrass inglés) o L. multiflorum (ryegrass anual o italiano), donde el primero aporta la perennidad y el segundo, el crecimiento rápido. 
 
Tiene un vigor híbrido del 10-15 % mayor que los progenitores y tiene una alta calidad, persistencia y menor formación de tallos florales. (Lea: Forrajes híbridos y mejorados, opción frente al cambio climático)
 
Según el experto en forrajes, con el ryegrass tetraploide, se puede pasar de una proteína del 8 % al 12 o incluso 16 %, elevar la producción de biomasa y mejorar el contenido de fibra para lograr mejores rendimientos en leche y carne.
 
“Las especies diploides tienen una resistencia natural, es decir, tienen un grado de rusticidad mucho más alto. En cambio, una especie cuando se mejora, se vuelve más exigente al manejo. Por ejemplo, no se pueden tener en suelos con pH muy ácido”, aclaró Noreña.
 
Su empleo comenzó en Nueva Zelanda, llegando a Europa y a países como en México, Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Se dan a una altura entre los 2.200 y 3.200 msnm, adaptándose a climas fríos y húmedos. (Lea: Pastos tetraploides: los híbridos que nutren bien al ganado de leche)
 
En promedio, tiene una densidad de siembra de 75 a 100 lb/ha, un primer pastoreo o corte de 65 a 90 días, un tiempo de rotación de 28 a 30 días y una duración de la pradera de 3 a 4 años. Se establecen en suelos con pH de 5 a 8 y precipitaciones de 100 mm por mes.
 
En Colombia, las casas comerciales como Sáenz Fety o Agro Global S.A. ofrecen diversas variedades, dependiendo de las necesidades de cada terreno.