"Ganadería contribuye más al medio ambiente que agricultura": Rua Franco

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Enero 2018
compartir
Ganadería vs Agricultura, ganadería regenerativa, ganadería regenerativa Colombia, normas ganadería regenerativa, Buenas prácticas ganaderas, Ganaderia Huella Carbono, Ganaderia GEI, ganaderia emisión gases efecto invernadero, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
El campesino colombiano se dedica a la ganadería y la agricultura por igual. Foto: ruedalaprensa.com - colombia.com
Tras la lluvia de críticas que ha recibido la ganadería, CONtexto ganadero consultó a Michael Rua Franco, gerente de Cultura Empresarial Ganadera, sobre la idea (y la inconveniencia) de cambiar la cría de bovinos por la agricultura con el fin de mitigar el impacto al medio ambiente.
 
La avalancha de críticas a la ganadería no cesó en 2017, que desde hace varios años ha sido el blanco de diversos frentes (desde políticos hasta grupos ambientalistas) que la tachan como una de las actividades más contaminantes del planeta.
 
A pesar de los esfuerzos de productores y expertos de señalar que la tenencia de ganado no es por sí misma contaminante, esta idea ha quedado en el imaginario colectivo, que parece reforzarse con cada nueva noticia. (Lea: La importancia de implementar la ganadería regenerativa)
 
De acuerdo con la experta María Cristina Amézquita, PhD en Ciencias Ambientales de la Universidad de Wageningen en Holanda, todo comenzó con la publicación de un informe de la FAO en 2006.
 
“(Allí) consignó una frase que divulgaron todos los medios de comunicación sin mayor análisis fue que la ganadería podía ser responsable del 18 % de gases de efecto invernadero (GEI) del mundo, mayor que las emisiones de los vehículos”, aseguró para este medio.
 
Un segundo informe en 2009 precisó que la ganadería y la agricultura generaban del 10 al 12% de GEI, y un tercero en 2013 hizo una mayor diferenciación sobre este impacto. (Lea: INFORME: Técnicas para mitigar la emisión de GEI en fincas ganaderas)
 
Rua Franco, quien ha defendido la cría de bovinos como actividad amigable con el medio ambiente, lamentó que se haya generalizado la idea de que solamente tener animales y producir alimentos sea nocivo para la naturaleza.
 
Hay bastante manipulación de la información que circula en los medios. Por ejemplo, El Espectador ha venido publicando cosas con relación al posible impuesto a la producción de carne, que empieza a generar especulación. También hay un documental de unos ambientalistas holandeses que han investigado la contaminación a la hora de obtener carne”, dijo.
 
El experto también crítico el hecho de querer reemplazar la actividad pecuaria con la agrícola, que sin embargo han estado ligadas por los siglos y que hoy en día muchos campesinos ejercen de forma conjunta.
 
Según él, la agricultura no representa ningún cambio si se siguen prácticas industriales, e incluso señaló que la ganadería resultaría más beneficiosa para recuperar al medio ambiente. (Reportaje: “Mi lucha es a favor de la vida”: Dr. Luiz Carlos Pinheiro)
 
El ganado produce desechos orgánicos, como heces y orina, cuyos componentes serán integrados al suelo. Por ejemplo, sustancias nitrogenadas de la orina se volatilizan, pero otras caen y alimentan las plantas, por lo cual se trata de un fertilizante natural”, indicó.
 
Destacó que las plantas también tienen una leve huella de carbono, pues durante la noche expulsan dióxido de carbono, por lo cual no se puede achacar todo el problema a las vacas.
 
El experto abogó por la producción de alimentos inocuos para el ser humano, tanto de origen animal como vegetal. Para esto, se puede implementar técnicas como el sistema de pastoreo PRV así como la eliminación gradual de sustancias químicas que puedan tener un efecto nocivo más inmediato en el suelo y en las plantas.
 
Hay malas prácticas de la ganadería que han llevado a la contaminación, pero hay buenas prácticas que pueden revertirlo. Por ejemplo, la incursión en sistemas silvopastoriles permite que haya un mayor control de los parásitos”, concluyó.