5 problemas que afectaron la ganadería de Bolívar en 2016

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Diciembre 2016
compartir
Balance Bolívar ganadería 2016, ganaderos Bolívar 2016, ganadería Bolívar 2016, afectaciones Bolívar fenómeno de El Niño, afectaciones ganadería Bolívar fenómeno de El Niño 2016, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Sequía, inundaciones y robo de ganado son algunos problemas que han enfrentado los ganaderos de Bolívar. Foto: RegionCaribe.org / www.corporacionpba.org / CONtexto ganadero.
Los productores del departamento vivieron serias dificultades este año por cuenta de sequías e inundaciones. También los perjudicaron las plagas, les incumplieron en la entrega de silos y maquinaria, les robaron ganado y a algunos les quitaron sus tierras.
 
Como en el resto de la región Caribe, 2016 inició con un Bolívar gravemente afectado por el fenómeno de El Niño y la intensa sequía. La escasez de agua y de pastos para los animales generó enormes pérdidas y perjudicó sobre todo a los pequeños y medianos productores.
 
Gabriel García, presidente del consejo administrativo de la Cooperativa de Productores de Leche de Mahates, manifestó que se sentían “asfixiados” por la falta de alimento bovino. (Lea: Sequía afecta de forma dramática a ganaderos del norte de Bolívar)
 
Las aguas han sido escasas, los pastos se han ido secando y las temperaturas muy fuertes. No tenemos las condiciones adecuadas en la finca para soportar los cambios de temperatura porque somos pequeños productores”, señaló.
 
El verano se prolongó más allá del tiempo habitual y solamente a partir de mayo iniciaron algunas lluvias esporádicas en ciertos sectores de Bolívar. El norte y el sur del departamento vivieron un fuerte contraste: mientras que en el segundo hubo reportes de afectaciones por el invierno, en municipios cercanos al mar apenas caían algunos aguaceros.
 
La primera temporada invernal del año duró poco y hacia principio de junio volvió el calor, que en la región Caribe se conoce como “veranillo de San Juan”. Como las fuentes hídricas ni los pastos tuvieron tiempo suficiente para recuperarse, los ganaderos volvieron a sufrir por falta de alimento.
 
Este verano intenso provocó la aparición de plagas como el gusano trozador y el Mión de los pastos. A diferencia de otros años, los productores tuvieron dificultad para eliminar estos animales que proliferaron por la escasez de lluvias, que se los llevan arrastrados cuando caen de forma continua.
 
Muchas praderas que apenas estaban recuperándose de la sequía sucumbieron al ataque de estas 2 plagas, un hecho que agravó aún más la falta de comida para alimentar al ganado.
 
Afortunadamente, en septiembre y octubre, comenzó una segunda temporada invernal que vino con mayor intensidad y permitió la recuperación de la mayoría de predios en Bolívar. Pero el agua arreció y en diciembre la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres departamental decretó la medida de calamidad pública en 16 municipios por el invierno.
 
José Arzuaga, presidente del Comité de Ganaderos de San Juan de Nepomuceno, señaló que parte de las instalaciones del gremio se inundaron y que tuvieron dificultades para adelantar el II Ciclo de vacunación contra fiebre aftosa. (Lea: Invierno les juega una mala pasada a los ganaderos de Bolívar)
 
Incumplimiento del MinAgricultura
 
Los ganaderos de Bolívar expresaron su malestar con la cartera agropecuaria porque hubo varios incumplimientos a las promesas hechas por el titular, Aurelio Iragorri Valencia.
 
Muchos se quejaron por la forma como se distribuyeron las ayudas de suplementos bovinos que repartió el Ministerio a través de entidades del sector público y privado. Varios productores hablaron sobre demoras, incumplimientos y costos elevados por el transporte del material.        
 
Ángel Moreno, gerente de la Cooperativa de Productores Lecheros de Mahates, anunció que solo llegaron 35 toneladas de las 100 que estaban esperando. Por su parte, Ignacio Becerra, ganadero del municipio de Córdoba, afirmó que debían pagar hasta $170 mil de transporte por cada tonelada.
 
Anunciaron que iban a mandar 30 toneladas de silo y que había que pagar $5 millones por el transporte. Aquí nadie está en condiciones para pagar eso, además la comida tampoco iba a alcanzar para toda la región. Por eso la alcaldesa decidió no seguir adelante con esa ayuda”, precisó.
 
De otro lado, Alfredo José Flórez del Campo, presidente de la Corporación de Ganaderos del Gran Caribe, Caribegán, aseguró que esperaron durante más de 8 meses un banco de maquinaria para hacer ensilaje de maíz y pacas de heno que el Ministerio aprobó en octubre de 2015.
 
Relató que tuvieron muchas dificultades para obtener los equipos, pues primero hicieron el contrato por Pacto Agrario y luego por el Fondo de Fomento Agropecuario, y que cuando los aprobaron, esperaban recibirlos en febrero.  (Lea: Ganaderos de Bolívar lamentan incumplimientos del Ministerio de Agricultura)
 
Tenemos 2 años de estar esperando las máquinas. Siempre sale un pero o hay algo que corregir. No queremos que se forme problema porque estamos esperando que salga esa plata, aunque la verdad, la espera ha sido muy larga”, confesó Flórez del Campo.
 
Finalmente, en junio de este año, pudieron acceder a los 14 tractores con los cuales sembrarían 120 hectáreas para henos y 100 hectáreas de maíz y sorgo para silos, por un valor de $2.400 millones.
 
Robo de ganado
 
CONtexto ganadero conoció varias denuncias de abigeato hechas por los productores del departamento. Según explicaron, los robos se deben a la falta de vigilancia de las autoridades.
 
El productor Albeiro Gómez señaló que de su finca ubicada en Magangué, delincuentes hurtaron 12 novillas tipo lechería de la raza Gyr a principios de este año. Lo peor era que se estaban preñadas, lo que aumenta notablemente su valor.
 
Cansados de la inseguridad, una asociación de pequeños ganaderos del mismo municipio decidió hacer vigilancia nocturna. Vidal de la Ossa Atencia, representante legal de la asociación del corregimiento La Ventura, indicó que 2 personas vigilan durante toda la noche y son relevados al día siguiente por otras 2.
 
Nosotros nos reunimos y nos estamos turnando para vigilar toda la zona de noche. El abigeato ha disminuido un poco porque estamos cuidando y cuando la gente escucha que están pelando, dan el aviso y están más pendientes”, afirmó.
 
Problemas por la Ley de restitución de tierras
 
Aunque este problema afecta a campesinos y propietarios de fincas de todo el país, en municipios como Carmen de Bolívar y San Jacinto se ha hecho más notoria las falencias en la aplicación de la Ley de Restitución de tierras.
 
Enuar Redondo Martínez, agricultor y ganadero, representante de la Asociación Nacional de Despojo del Estado, Asovides, ha sido el vocero de los pequeños propietarios que han sido víctimas de atropellos del Estado, que los han despojado de sus tierras en procesos donde no tienen en cuenta las pruebas que demuestran que son dueños legítimos del terreno.
 
Las quejas van desde los abusos cometidos por las autoridades a la hora de desalojar a los campesinos como a la forma en que se realiza el proceso judicial. Según dijeron, el Estado parece no reconocer que los segundos ocupantes también han sido víctimas del conflicto.
 
“Nos resistimos a dejarnos robar por el Estado. Esta es una situación terrible y dolorosa. Aquí en la zona estamos viviendo momentos peores de los que pasamos con la presencia de los grupos al margen de la Ley”, aseveró.