Avanza consolidación de franja sanitaria para contener la PC

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Abril 2014
compartir
Palma de aceite
Para esta iniciativa el comité administrativo del convenio se acordó asignar $2.000 millones adicionales. Foto: CONtexto ganadero.
La Pudrición del Cogollo ha ocasionado pérdidas entre las que se cuentan más de 8.000 empleos en Puerto Wilches, Santander, Cantagallo y Bolívar, y más de $5,5 billones entre quienes se dedican a esta actividad.
 
Con una inversión que asciende a $3.500 millones, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Madr, y la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Fedepalma, han establecido un área de aislamiento, erradicando más de 1.900 hectáreas de palma de aceite afectadas por la Pudrición del Cogollo en Santander.
 
Estas acciones se han desarrollado en la zona limítrofe entre Puerto Wilches y Sabana de Torres en Santander, como parte de un trabajo conjunto adelantado entre el gremio, el MinAgricultura y el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. El convenio busca establecer un área de aislamiento entre la zona altamente afectada por la PC y aquellas que hoy presentan incidencias manejables de la enfermedad. (Lea: Presentan campaña de lucha frontal contra la pudrición del cogollo)
 
El convenio también cuenta con la participación de los productores que están ubicados en la zona límite de la explosión epidémica y que voluntariamente decidieron eliminar las palmas como preámbulo a la renovación de sus cultivos.
 
De acuerdo con Fedepalma estas acciones buscan reducir los niveles de dispersión de la PC, la cual ha cobrado cifras económicas de alta envergadura: pérdidas para la economía general que superan los $5,5 billones y específicas de los inversionistas en palma de aceite por valor de $2 billones. En Puerto Wilches, por lo menos 8.000 empleados dedicados a esta actividad se han visto obligados a conseguir un nuevo trabajo .
 
En la reunión del comité administrativo del convenio se acordó asignar $2.000 millones adicionales para continuar con la labor de erradicación y construcción de la franja sanitaria, la cual pese a haber empezado a dar resultados positivos requiere de un trabajo sostenido, máxime cuando se acerca la temporada de lluvias, la cual favorece, de manera significativa, la diseminación de esta enfermedad.
 
Estamos convencidos de la necesidad de mantener este trabajo y seguir adelante en nuestra intención sanitaria de aislar las zonas más afectadas de las 80 mil hectáreas hoy sembradas en el Sur del Cesar y Bolívar, Sabana de Torres y Barrancabermeja, en donde no podemos bajar la guardia ni permitir que se repita la historia de Puerto Wilches”, dijo Alexander Cooman, gerente de Manejo Sanitario de Fedepalma. (Lea: “Tendremos cero tolerancia con la Pudrición del Cogollo”, Jens Mesa)
 
Por su parte el viceministro de Agricultura Hernán Román Calderón, manifestó el compromiso del Gobierno nacional con este proceso. “Vamos a asegurar los recursos que nos permitan garantizar la continuidad de esta labor”, precisó.
 
“Los productores involucrados en este proceso están viendo una alternativa real: eliminar para luego renovar, sin embargo; requerimos que los demás productores que no se encuentran dentro de esta franja y no se han beneficiado de este recurso para erradicar, inicien sus procesos de eliminación y que se les brinden condiciones más favorables para acceder a los beneficios que ofrece el Gobierno a través del Incentivo a la Capitalización Rural expedido para las zonas declaradas en emergencia por la PC, es decir el ICR Fitosanitario”, dijo Cooman.
 
Voceros de Fedepalma y del Ministerio hicieron un llamado a los productores a utilizar este mecanismo que pone a disposición de los productores más de $20 mil millones para la renovación de cultivos y ofrece alternativas financieras que permitirán la reactivación económica de la región.
 
Finalmente, Fedepalma indicó que con la erradicación de las palmas afectadas, también avanza la campaña de comunicación ‘De la mano contra la PC’, con la cual se ha transmitido a los productores palmeros los conocimientos necesarios para enfrentar esta situación y se les ha enseñado a prevenir y controlar la enfermedad en aquellas regiones en donde hoy el flagelo no ha cobrado dimensiones importantes. (Lea: Investigadores australianos ratificaron teorías sobre la PC)