Avanza consolidación del Plan de Ordenamiento Productivo de la Cadena de Maíz

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Junio 2022
compartir
Cultivo de maíz
El Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena del maíz fija las directrices para los siguientes 30 años. Foto: upra.gov.co

Los actores de la cadena de maíz en Colombia, liderados técnicamente por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra) avanzan en la construcción del plan de ordenamiento productivo de la cadena.

 

El Plan de Ordenamiento de la Cadena de Maíz busca contribuir a mejorar la productividad agropecuaria, la seguridad alimentaria, la competitividad y la seguridad jurídica sobre la propiedad de la tierra, bajo principios de responsabilidad social, compromiso ambiental y desarrollo económico.

 

Se trata de un ejercicio participativo que ha contado con los aportes de 41 representantes de gremios de la producción, empresas públicas y privadas, productores, transformadores y academia, entre otros.

 

Según el Director cadenas agrícolas y forestales del Ministerio de Agricultura, Camilo Ernesto Santos, “desde el gobierno se ha venido trabajando en paralelo en una serie de acciones. El mercado se está reacomodando de muchas maneras, empiezan a salir nuevos actores y nuevos retos y ejercicios como este que se hacen de manera articulada”.

 

Por su parte el director de la Upra, Felipe Fonseca, señaló que el Ministerio a través de la Upra presentó al grupo base y al ampliado la primera versión del plan de acción del plan de ordenamiento productivo de la cadena, fruto de un trabajo de más de dos años. (Lea: Nuevas estrategias para el manejo del maíz)

 

Se tiene la hoja de ruta, el conjunto de estrategias, de programas, proyectos y acciones que conforman el plan de acción para la cadena del maíz

 

Sostuvo que se ha avanzado el tres de las cinco fases del plan como son el análisis situacional, escenarios prospectivos y lineamientos de política.

 

Actualmente avanza la fase del plan de acción con el grupo base y el ampliado los cuales fueron priorizados por su importancia estratégica y han estado liderando la construcción, conservación y retroalimentación del plan.

 

Entre tanto el gerente de Fenalce, Henry Vanegas Angarita, manifestó que es un plan indicativo que busca trazar los lineamientos de política a 30 años para poder tener una hoja de ruta que le sirva tanto al sector público como al privado para orientar las inversiones y volver a ser competitivos y autoabastecernos como se hacía hace 30 años.

 

“Este es un proceso de construcción colectiva donde el gremio es un actor principal porque tiene la percepción de lo que se está viviendo en el campo y lo que los productores manifiestan en cuanto a limitantes y fortalezas que se pueden tener para poder incentivar el cultivo. Por eso se ha trabajado de la mano con la Upra y es un plan que va a servir a todos”, dijo. (Lea: Identifican factores que afectan rendimiento del maíz)

 

A su vez, el director del programa de estudios económicos de Fenavi, Fernando Ávila Cortés, indicó que “pensar en el desarrollo de un plan de maíz en Colombia es más que oportuno y la ventaja es que se hace una lectura rigurosa de los aspectos técnicos, identificando a todos los actores que están involucrados en la cadena. Es un plan que dará las guías de cómo desarrollar la potencialidad y la riqueza que se tiene en el territorio nacional”.

 

En la etapa de consulta pública se recibieron sugerencias que permitieron mejorar los lineamientos de la política. Según Fonseca entre los principales aportes hay observaciones sobre agricultura de mediana y gran escala, la integración y las alianzas entre productores y procesadores, condiciones de seguridad jurídica y estabilidad para las inversiones a distinta escala que permitan proyectar actividades en el mediano y largo plazo para lograr esa viabilidad y sostenibilidad económica y una observación importante tiene que ver con la rotación de los cultivos y la incorporación de prácticas de conservación ambiental para promover un desarrollo sostenible.

 

Por su parte, Pedro Antonio Valderrama, coordinador de lineamientos y plan de acción Upra, expuso los cuatro ejes estructurales del plan.

 

Eje 1 Competitividad, productividad y especialización regional: con los programas de incremento del consumo de maíz nacional; mejoramiento productivo del cultivo del maíz; y, generación y consolidación de encadenamientos regionales para la cadena de maíz.

 

Eje 2 Gestión ambiental. Allí los programas son mejora de la gestión del agua y del suelo en el cultivo de maíz; y fortalecimiento de la gestión ambiental en la cadena maicera. (Lea: 16 % del área del país es apta para el cultivo comercial de maíz)

 

Eje 3 Desarrollo social. Los programas son contribución al mejoramiento en las condiciones de vida de las poblaciones vinculadas a la cadena de maíz; y, contribución al ordenamiento productivo y social de la propiedad rural) y

 

Eje 4 Capacidades institucionales. Programas: fortalecimiento del desarrollo tecnológico y la innovación en la cadena de maíz; y, fortalecimiento de la gestión institucional de la cadena de maíz.

 

Ahora se viene socializando y construyendo con los actores de la cadena la estimación de costos de implementación y fuentes de financiación, las dichas de resúmenes de los proyectos y el cronograma de implementación.