El sector maicero necesita infraestructura adecuada para poscosecha

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Junio 2022
compartir
Maiz infraestructura adecuada para poscosecha
Los medianos productores tienen la posibilidad de lograr cosechas mecanizadas, con implementos que permiten el desgranado y, posteriormente, medios de almacenaje protegidos de las condiciones medioambientales. Foto: Juan Carlos Domínguez / IICA

El fomento y la adopción de tecnologías, prácticas y mecanismos para la poscosecha del maíz, es el eje de una Carta de Entendimiento firmada entre el IICA y Fenalce, con el propósito de garantizar la inocuidad del mismo dentro de la cadena alimenticia.

 

La adopción de prácticas, tecnologías y mecanismos de gestión durante las fases de poscosecha del maíz, y así reducir los riesgos asociados a la pérdida de calidad e inocuidad del grano, es una de las conclusiones que arrojó la cooperación técnica adelantada por la Representación en Colombia del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Soya (Fenalce).

 

Gracias al proyecto conjunto de las entidades anotadas, que este año le ha dado prioridad al tema de poscosecha, es decir, asociado al secado, empaque y almacenamiento del grano, volvió a quedar claro que la infraestructura para estos procesos sigue teniendo falencias significativas dentro de la cadena productiva de este cereal en Colombia.

 

En una evaluación inicial en la zona productora de El Espinal (Tolima) se evidenció la necesidad de hacer ajustes a la infraestructura disponible, ya que hay un notable desbalance entre aquellos productores catalogados como grandes, que cuentan con instalaciones que tienen mejores ventajas competitivas, frente a los medianos y pequeños.

 

Este primer diagnóstico realizado allí presentó ventajas iniciales como el hecho de que aún se tenía maíz guardado de la cosecha anterior, facilitando así el análisis y la aplicación de una ‘Lista de chequeo’, con la que se ha venido haciendo el levantamiento de la información de estos procesos productivos.

 

Pero la problemática más visible que ha arrojado este proceso de investigación, y por supuesto convertido en el reto más importante que se desprende del mismo, está en garantizar que independiente del sistema y condiciones de almacenamiento del maíz (silos, sacos o a granel) los medianos y pequeños productores puedan encontrar mejores condiciones, con oportunidades de mejora, haciendo ajustes a la infraestructura disponible, y garantizando además, condiciones mínimas para evitar que las plagas entren a las áreas donde se seca o almacena el maíz.

 

El proyecto establecido en esta Carta de Entendimiento de Cooperación Técnica continuará este mes, y bajo los mismos parámetros, en las otras zonas de producción de maíz priorizadas, ubicadas en Cereté (Córdoba) y Granada (Meta).