Fertilización biorgánica, método de prevención contra plagas en el plátano

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Diciembre 2012
compartir
Con esta técnica se logró mejorar la calidad física, química y biológica del suelo. Foto: Agencia de Noticias UN.
Con esta técnica se logró mejorar la calidad física, química y biológica del suelo. Foto: Agencia de Noticias UNAL
Científicos del Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, evaluaron esta técnica de control biológico e identificaron que mitiga la aparición de enfermedades en este producto.
 
Según lo afirman varios cultivadores de plátano en el país, gracias a una técnica de control biológico realizada por investigadores de la Universidad Nacional con sede en Palmira, Valle del Cauca, es altamente viable reducir el uso de químicos en sus cultivos.
 
De acuerdo con la Federación Nacional de Productores de Plátano, Fedeplátano, este ha sido un sector de gran relevancia socioeconómica para la seguridad alimentaria y la generación de empleo en el campo colombiano, pues unas 57.000 familias viven de él.
 
El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural indican en sus datos que de las 395.431 hectáreas sembradas durante el 2002, el 3,5%, es decir, 13.899 corresponden a siembras para exportación y el resto, el 96,4%, a cultivos para consumo interno.
 
No obstante, pese a su productividad, las dificultades fitosanitarias y los bajos niveles de inversión en el cultivo afectan su rendimiento y comercialización, pues la falta de adecuación en diferentes predios y la forma de fertilización actual, ocasionan un detrimento de competitividad en los mercados internacionales.
 
Es por ello que científicos del Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, y de la Universidad Nacional con sede en Palmira, evaluaron la fertilización biorgánica, FBO, la cual consiste en una práctica agrícola que usa métodos preventivos biológicos para limitar la aparición de enfermedades y plagas.
 
Según Fedeplátano, este tipo de biofertilización logró reducir en un 30% el uso de fertilizantes de síntesis química y nematicidas. Asimismo, los investigadores constataron un incremento de la diversidad de la macrofauna de 600 a 2.600 en el número de individuos por metro cuadrado. Así, mejoraron la calidad física, química y biológica del suelo.