Hay alerta en el Cesar por plaga que amenaza siembra de algodón

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Noviembre 2022
compartir
Picudo
La plaga del picudo se reportó por primera vez en el país en 1951. Foto: NaturaLista Colombia - iNaturalist

Los productores del Cesar llevan décadas padeciendo en sus cultivos de la plaga del picudo, sin embargo, el fortalecimiento de la siembra que se estaba dando en el último año, vuelve a ser víctima de la plaga.

 

Los cultivos de algodón del departamento del Cesar han padecido la plaga del picudo desde hace más de 70 años, sin embargo, tras un aparente control de la plaga, evidenciada el año pasado, este insecto vuelve a preocupar a las autoridades por su incremento. En 2019, el Cesar apenas contaba con 246 hectáreas de algodón, cifra que cayó aún más llegando a 203 en 2020. Sin embargo, para 2021, las siembras aumentaron y llegaron a 1.300. Pero, según el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), para la cosecha de 2022 se registran aproximadamente 1.137 hectáreas, una disminución del 13 % comparado con el año pasado.  

 

Por esta razón, la gerencia seccional Cesar del ICA emitió una alerta temprana para el establecimiento de nuevas siembras, ante los altos índices de capturas registrados en la red de trampeo instalada en el norte del departamento para el control de la plaga.

 

Por eso, la recuperación de las siembras de algodón que había alcanzado el departamento, podría verse frustrada por la presencia del picudo algodonero (Anthonomus grandis), también conocido como gorgojo del algodón. Este insecto, de alrededor de 6 milímetros de largo, se alimenta de los brotes y las flores del algodón y es conocido como la plaga más peligrosa del cultivo de algodón en toda América ya que causa graves daños a la producción.

 

 

Desde cuando la plaga del picudo está en Colombia

 

Según un documento del ICA, que cita investigaciones llevadas a cabo en 1980 y 1990, la plaga del picudo se reportó por primera vez en el país en 1951, y se ha constituido desde hace varios años como la más grave del algodón en Colombia.

 

Cifras del ICA muestran que, actualmente, el manejo del picudo representa 8,4% de los costos de producción y el 52% del valor total del control de plagas. Además, “sus daños ocasionan pérdidas entre 300 y 500 kilos de algodón-semillas por hectárea, en los que las medidas de prevención y control son inoportunos e ineficientes”.

 

 

La era dorada del algodón en Colombia

 

En Colombia, el cultivo moderno del algodón se remonta a 1948, cuando, por decisión del Gobierno, se creó el Instituto de Fomento Algodonero (IFA). A través de su labor de investigación, este organismo participó en el mejoramiento del cultivo y su rendimiento. Por eso, alcanzó un desarrollo significativo en las décadas siguientes y en 1977 reportó los mayores niveles de producción registrados. La producción de algodón en rama pasó de 16.777 toneladas, en 1951, a 475.925 en 1977.

 

Por su parte, la superficie sembrada aumentó significativamente, al pasar de 37.900 hectáreas a 377.246 hectáreas en el mismo periodo, según un documento del Banco de la República.

 

No obstante, después de 1977, y pese a las fluctuaciones, la producción algodonera colombiana comenzó a reportar una tendencia a la baja. En 2007, esta había caído por debajo de las 100 mil toneladas y en 2020, la Confederación Colombiana del Algodón (Conalgodón) registró una cifra mucho más baja, de 7.276 toneladas.

 

Sin embargo, al cierre del 2022, Conalgodón estima que la producción aumentará a 17.545 toneladas, con un incremento de 123% frente a las 7.880 toneladas que se produjeron en 2021.